Variables que dependen netamente del Niño cuando padece Trastorno del Déficit Atencional

En el estudio del niño con dificultades escolares es necesario considerar los siguientes aspectos:

Historia escolar.
Historia personal.

Presencia de trastorno de aprendizaje;

Este aspecto es muy importante destacar, ya que muchas veces por distintas razones no se hace el diagnóstico de la presencia de un Trastorno específico del aprendizaje, quedando el niño sin la ayuda psicopedagógica que le es indispensable para resolver su problema, arrastrando así por años un déficit de lectura, escritura o cálculo, que le significará un desmedro al finalizar su ciclo escolar en relación a los que sí recibieron el apoyo psicopedagógico que requerían .

Presencia de signos de Déficit atencional; que deben ser oportunamente derivados y tratados en forma cooperativa, por profesores, profesionales del área de la Salud Mental Infantil, y los padres. A esto debemos agregar que un porcentaje alto de niños con S. de Déficit Atencional también son portadores de Trastorno Específico del Aprendizaje, lo que complica más el pronóstico y confunde a los profesores a cargo y requieren cada uno de un tratamiento específico.

Habilidades, i ntereses, motivaciones, aptitudes

Características de personalidad tales como adecuación a los cambios, nivel de actividad e impulsividad, introversión, extroversión, etc.

Características del niño antes de presentar los problemas de rendimiento escolar, la evolución de estos y el manejo realizado hasta la fecha. Problemas de salud.

Pueden presentarse problemas en el rendimiento asociado a dificultades socio-emocionales como:

Bloqueo o inhibición emocional que interfiere en su actividad intelectual. Inseguridad y temor al fracaso, en niños que presenten una actitud perfeccionista, inculcada por padres exigentes.

Respuesta hostil-pasiva frente a grandes exigencias de los padres en la socialización.

Falta de autonomía y disciplina personal, asociado a personalidad dependiente en hijos de padres sobreprotectores.

Rechazo al colegio asociado a ingreso prematuro, por no tener madurez escolar suficiente para enfrentar exigencias académicas.

Insuficiencia de la disciplina y del control de impulsos.
Inquietudes y motivaciones personales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: