Tratamiento en el Autismo

Los niños autistas carecen de los componentes de acción y reacción necesarios para el desarrollo de relaciones personales recíprocas con los demás.
La carencia de participación de los niños autistas en la experiencia social conlleva un fallo relacionado con reconocer a otras personas como personas con sentimientos, pensamientos, deseos, intenciones, etc. y una grave alteración en la capacidad de abstraer y en la de sentir y pensar simbólicamente.

Los niños con Autismo tienen dificultades en apreciar, entender y aprehender las claves que regulan las relaciones interpersonales. Estas claves se caracterizan por ser sutiles, complejas, pasajeras y variadas y los niños normales parecen venir biológicamente preparados para comprender estas claves. Los niños autistas, por el contrario, no comprenden estas claves, sólo entienden las que ofrece el mundo físico: claves concretas, simples, permanentes y constantes.

Literalmente podemos leer que “Peter Hobson, de acuerdo con los experimentos sobre reconocimiento de emociones, ha sugerido que la ausencia de una teoría de la mente en Autismo es el resultado de un déficit más básico, ‘un déficit emocional primario’, en la relación interpersonal. Para Hobson, el problema del Autismo no está causado por una inhabilidad para acceder a las metarrepresentaciones; dicha incapacidad es considerada por este autor como una consecuencia importante, aunque secundaria. Un déficit emocional primario podría provocar que el niño no recibiera las experiencias sociales necesarias en la infancia y la niñez para desarrollar las estructuras cognitivas de la comprensión social. La empatía es un mecanismo psicológico a través del cual el bebé se vincula con los padres. El contacto empático no está mediado por representaciones. A través de la empatía, el bebé percibe actitudes en las personas a las que más tarde atribuirá estados mentales. El reconocimiento de las actitudes de los otros y el desarrollo de la imitación posibilitan el acceso a la mente del otro. Desde esta concepción, en el Autismo parece existir dificultades con el procesamiento de estímulos afectivos.”
“La teoría propuesta por Hobson mantiene importantes similitudes con la explicación original de Kanner y cuenta con un amplio conjunto de resultados empíricos a su favor …Este autor sugiere que la ausencia de participación en la experiencia social intersubjetiva que presentan los niños con Autismo conduce a dos consecuencias especialmente importantes:
1. Un fallo relativo para reconocer a las personas como sujetos con sus propios pensamientos, deseos e intenciones, y
2. Una dificultad grave en la capacidad para abstraer, así como para sentir y pensar simbólicamente.

Por lo tanto, las secuelas cognitivas de la llamada teoría afectiva son similares a las descritas en las teorías con déficit en la metarrepresentación.”
“Otros investigadores como Mundy o Sigman han sugerido que el Autismo podría ser el resultado de un doble proceso evolutivo alterado en el que, en primer lugar, pueden observarse anomalías neurobiológicas en los mecanismos de autorregulación del arousal que dificultarían las respuestas adecuadas a los estímulos sociales y ambientales … En segundo lugar, existirían alteraciones específicas en las habilidades de representación que, combinadas con las anteriores, provocarían un déficit en la atención conjunta, el cual implica ya una integración del afecto propio y ajeno, así como de la cognición de los objetos. La incapacidad de los sujetos autistas para establecer patrones de atención conjunta limitaría gravemente la capacidad de estas personas para desarrollar las habilidades sociales que precisan la comprensión de las señales que informan socialmente del afecto y de las capacidades cognitivas que requieren una experiencia compartida. La referencia social temprana y la atención conjunta conllevan tanto factores emocionales, como cognitivos.”

Tratamientos en el autismo

hoy en día, se utilizan una serie de tratamientos para dar respuesta a la sintomatología del autismo. El objetivo que se persigue es el de ofrecer otro punto de vista respecto a la intervención con las personas autistas, recogiendo otros modelos de intervención que pos sus características pretenden dar un enfoque distinto al educativo, analizado en otros artículos. Aún así, conviene indicar que resulta difícil ofrecer una clasificación de los distintos tratamientos que no incluya modelos o estrategias basadas en contextos educativos, por razones del todo obvias, por lo que se recogerán los más importantes con los enlaces que sean oportunos.

Tratamientos bioquímicos

-Vitamina B6. Bernard Rimland ha seguido esta línea de investigación. Junto con la vitamina B6 se suele administrar Magnesio. Se ha sugerido que esta combinación reduce la hiperactividad y las conductas obsesivo/compulsivas en los autistas.
-Dimertilglicina (DMG). También investigada por Bernard Rimland. Se señala que algunas veces ayuda a los autistas en la mejora del lenguaje verbal y la capacidad de atención. El DMG no requiere receta en los EEUU, ya que se considera un suplemento a la alimentación (se llamó vitamina B-16, pero dejo de ser considerada vitamina ya que no se le asocian trastornos médicos a su déficit).
-Dieta de eliminación del Gluten/Caseina. Para algunos niños, el efecto de estas dietas son evidentes para sus padres desde las primeras horas o días. Los niños que parecen responder mejor a las dietas sin productos lácteos suelen tener un historial con infecciones del oído, llanto inconsolable, poco dormir, y un excesivo consumo de leche u otros derivados lácteos. La intolerancia al Gluten se identifica generalmente por pérdida de deposiciones y/o el aumento del deseo por el pan o la pasta. La dietas sin Gluten no comportan riesgo y deben ser por tanto probadas cuanto antes para ver si mejoran los síntomas. Si así fuera, se recomienda una exploración mas detallada de posibles tratamientos bioquímicos.
-Fenfluramina. Un medicamento que disminuye la concentración de la serotonina en la sangre. Algunos autistas presentan una concentración alta de serotonina y con este medicamento se ha experimentado para ver si los síntomas de estos autistas. El Dr. Edward R. Ritvo, que ha seguido esta línea de investigación, ha informado de algunos éxitos con su aplicación.
-Periactin (AKA ciproheptadina). Otro medicamento que disminuye la serotonina. Se administra normalmente como antiestamínico pero también se ha probado con autistas como regulador del exceso de concentración de serotonina.

Tratamientos neurosensoriales

-Entrenamiento de Integración Auditiva (AIT). Un método que cambia la sensibilidad de las personas a los sonidos en las diferentes frecuencias. Fue inicialmente desarrollado para combatir la aparición de algún tipo de sordera, pero fue aplicada a una niña autista y la curó. Desde entonces no se ha informado de ninguna otra curación, pero se le acredita algún tipo de mejoría en algunos síntomas autistas. En especial, los autistas que muestran un desagrado, incluso aversión, por algún tipo de sonido pueden mejorar en sus síntomas con el AIT. Existen dos versiones de este método, el Método Tomatis y el de Bernard. Son tan distintos que podrían ser consideradas como terapias diferentes.
-Terapia de Integración Sensorial. Es un método de ayudar a los autistas con hipersensibilidad en los 5 sentidos, aplicándoles experiencias sensoriales, como por ejemplo balanceos, saltos, vueltas, etc. Lo suelen aplicar sólo terapeutas ocupacionales que han aprendido la metodología.
-Comunicación Facilitada. Terapias integradas en el entorno familiar.

Tratamientos psico-dinamicistas

-Terapia de Abrazos (HT). Martha Welch es su defensora principal al argumentar que el autismo esta causado por la falta de vínculo maternal con el niño. El niño es abrazado a la fuerza por la madre. Tanto Temple Grandin como Bernard Rimland opinan que esta terapia procura simplemente una estimulación sensorial, pero que no tiene base psicogénica. Temple Grandin indica que el abrazo forzado no es necesario. Si esto fuera cierto, la HT debería ser clasificada como una clase de estimulación sensorial.

Tratamientos conductuales

-Terapia Conductual. Entre otros “Método Lovaas”, “Intervención Conductual”, “Análisis Conductual Aplicado” (ABA), “Enseñanza de Ensayos Increméntales” (DTT). Hacen uso de la modificación de la conducta, desarrollada originalmente por B.F. Skinner. Lovaas y otros psicólogos lo adaptaron como un método de terapia educacional para los niños autistas. El libro de Catherine Maurice “Let Me Hear Your Voice” es un relato de la recuperación de dos niños autistas con dicho método. La terapia conductual tiene muchos adeptos que proclaman que es el único que posee un estudio (completo con grupos de control) que documenta el porcentaje de éxito. Programa TEACCH de Carolina del Norte.

Otros tratamientos

-Lentes Irlen. Desarrollado para tratar la dislexia y otros trastornos parecidos. La utilización de lentes coloreadas para corregir dificultades de la visión en individuos con autismo en bastante reciente (1994). Donna Williams la ha hecho popular (autora de “Nobody Nowhere” y “Somebody Somewhere”).
-Educación de Habilidades Sociales y Relatos Sociales. Educación de autistas con lenguaje verbal, enseñándoles las reglas sociales no escritas, la gesticulación corporal que se utiliza durante la conversación y la interacción social. Carol Gray utiliza una técnica llamada “Relatos Sociales” para ayudar a ilustrar las reglas sociales en cualquier circunstancia y las respuestas adecuadas. Los Relatos Sociales y los “Guiones” se utilizan con individuos sin habla para enseñarles las respuestas apropiadas y adaptar al individuo a los cambios. En los niños pequeños, los guiones pueden ser en forma de fotografías o dibujos.
-Terapia con Delfines (DAT o DT). Se bañan a los niños con delfines para estimular la comunicación del autista con ellos. Usado en casos de autismo, Síndrome de Down, ADD, etc. Algunos investigadores de renombre en este campo son los Dr. Betsy Smith (Florida International University) y Dr. John Lilly.

Tratamientos farmacológicos
A lo largo de los últimos 35 años, se han venido administrando una muy diversa gama de medicamentos psicotrópicos a las personas que presentan Trastornos Generales del Desarrollo.
Sin embargo, no existe ningún tratamiento medicamentoso específico para el trastorno autista. Se utilizan fármacos psicotrópicos para combatir determinados síntomas o grupos de síntomas y los trastornos comórbidos de cada paciente. Cada sujeto presenta un perfil de respuesta que le es propio y no es extraño que el fármaco que produce una respuesta excelente en algún paciente produzca en otro respuestas paradójicas. Se aconseja empezar siempre por la mínima dosis para ir progresivamente aumentado hasta encontrar la dosis mínima eficaz. Tras algunos meses de tratamiento siempre se debería efectuar una retirada del medicamento (salvo los anticomiciales) para evaluar la respuesta al tratamiento.
Actualmente se piensa que la medicación psicotrópica es en algunos casos necesaria y nunca suficiente y que la prescripción debe combinarse con otros métodos de intervención.
Cada caso concreto se convierte en un caso único pues de entrada y ante los problemas planteados por un paciente con autismo no se dispone de la información necesaria para asegurar que un determinado medicamento va ser eficaz. Igualmente en el proceso evaluativo de la eficacia y seguridad del medicamento sería útil que algunos de los observadores, en la medida de lo posible, desconocieran que el niño está recibiendo el medicamento pues de esta forma se evitaría la subjetividad del observador.
Los medicamentos más utilizados en las personas con autismo son los neurolépticos, substancias que producen un bloqueo de los receptores dopaminérgicos. De entre ellos el más empleado es el haloperidol que a dosis bajas se ha mostrado útil para promover el aprendizaje, controlar síntomas conductuales y reducir los niveles excesivos de actividad. Algunos neurolépticos más recientes como la Risperidona parece más beneficiosa en algunos pacientes al mismo tiempo que se tolera mejor y tiene menos riesgos. Lo que si parece quedar claro es que los efectos beneficiosos aparecen a dosis medio-bajas.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: