Trastornos del Habla y la voz

Este artículo que alude a los trastornos del Habla y la Voz.

Trastornos del habla y la voz
Las alteraciones del habla hacen referencia a todos aquellos trastornos que afectan a la correcta articulación de los diferentes sonidos y palabras o al ritmo y fluidez de la expresión verbal. Dentro de esta tipología, podemos incluir:

 Disglosia

Alteración de la articulación debida a la malformación (anatómica y/o fisiológica) de los órganos fonoarticulatorios (cavidad bucal, paladar, lengua, dientes, labios y cavidad nasal). Los tratamientos de la Disglosia son variados atendiendo a las diferentes causas que pueden determinar el trastorno en la articulación. Por parte del logopeda, el objetivo del tratamiento es corregir y/o minimizar los efectos derivados de la malformación a través de la ejercitación, fortalecimiento y coordinación de los órganos afectados.

 Disartria

Trastorno de la articulación causado por lesiones del sistema nervioso (central y/o periférico) que impiden un adecuado control muscular de los órganos que intervienen en el procesos fonoarticulatorios. El tratamiento de los sujetos disártricos por parte del logopeda está encaminado a tratar los síntomas derivados de la falta de control muscular, centrándose en aquellos que sean importantes para facilitar el proceso de comunicación, del sujeto concreto que presenta el trastorno. “Los cambios a conseguir en los síntomas van dirigidos a los siguientes campos: postura, tono y fuerza muscular, respiración, fonación, resonancia, articulación y prosodia”. (Bagunyá y Sangorrín, 1994).

 Dislalia o Dislalia funcional
Trastorno de articulación que no tienen una base orgánica conocida. La dislalia supone un problema de pronunciación de determinados fonemas sin que exista lesión en el SNC ni malformación de los órganos de fonación. No se conoce con exactitud cuál es su etiología, aunque se apuntan una serie de factores:

• Permanencia de esquemas de articulación infantiles
• Déficit en la discriminación auditiva.
• Movilidad deficiente de la lengua.
• Hábitos de deglución atípicos.
• Déficit en la orientación del acto motor lingual.
• Predisposición genética.
• Incidencia psicosocial.” (Bruño y Sánchez, 1994)

Issler (1983) clasifica las dislalias en dos grupos en función de los procesos que se ven afectados en el habla: Fonológicas (discriminación auditiva, conceptualización de los sonidos y relaciones entre significantes y significados) y fonéticas (procesos fisiológicos de insensibilización orgánica e incoordinación motriz).
 Disfemia
Trastorno en la fluidez del habla no existiendo anomalía en los órganos de fonación. En los sujetos con estos trastornos, también denominado tartamudez, se observa una alteración en ritmo del discurso, junto con una deficiente coordinación fono-respiratoria. Su etiología tiene un carácter multifactorial, pudiendo estar implicados factores genéticos, emocionales y psicosociales. Algunos autores incluyen dentro de esta tipología a las disprosodias, que se caracterizan por un aumento o disminución importante de la velocidad del habla.
Los trastornos de la voz pueden ser:
 Disfonía
Trastorno de la emisión vocal, caracterizado por una alteración, temporal o permanente, de alguna de las características acústicas de la voz (intensidad, tono y timbre). Atendiendo a su etiología las disfonías pueden ser orgánicas, psicógenas y funcionales. En los procesos de rehabilitación de la voz se deberá atender la postura, relajación, respiración, resonadores, articulación y voz.
 Afonía
Pérdida total de la voz.
Existen diversos programas que nos pueden ayudar en los procesos de intervención de los trastornos del habla, estos programas denominados de forma genérica “Visualizadores del habla” utilizan espectogramas y otros recursos gráficos para analizar las características de la voz y como medio de retroalimentación en el proceso de intervención logopédica.

Bibliografía
Bagunyá; Sangorrín. 1994: “Disartrías”. En Peña J.(Ed.): Manual de logopedia. Barcelona, Masson.
A continuación, les dejo este artículo que alude a los trastornos del Habla y la Voz.

Trastornos del habla y la voz

Las alteraciones del habla hacen referencia a todos aquellos trastornos que afectan a la correcta articulación de los diferentes sonidos y palabras o al ritmo y fluidez de la expresión verbal. Dentro de esta tipología, podemos incluir:

 Disglosia

Alteración de la articulación debida a la malformación (anatómica y/o fisiológica) de los órganos fonoarticulatorios (cavidad bucal, paladar, lengua, dientes, labios y cavidad nasal). Los tratamientos de la Disglosia son variados atendiendo a las diferentes causas que pueden determinar el trastorno en la articulación. Por parte del logopeda, el objetivo del tratamiento es corregir y/o minimizar los efectos derivados de la malformación a través de la ejercitación, fortalecimiento y coordinación de los órganos afectados.

 Disartria

Trastorno de la articulación causado por lesiones del sistema nervioso (central y/o periférico) que impiden un adecuado control muscular de los órganos que intervienen en el procesos fonoarticulatorios. El tratamiento de los sujetos disártricos por parte del logopeda está encaminado a tratar los síntomas derivados de la falta de control muscular, centrándose en aquellos que sean importantes para facilitar el proceso de comunicación, del sujeto concreto que presenta el trastorno. “Los cambios a conseguir en los síntomas van dirigidos a los siguientes campos: postura, tono y fuerza muscular, respiración, fonación, resonancia, articulación y prosodia”. (Bagunyá y Sangorrín, 1994).

 Dislalia o Dislalia funcional
Trastorno de articulación que no tienen una base orgánica conocida. La dislalia supone un problema de pronunciación de determinados fonemas sin que exista lesión en el SNC ni malformación de los órganos de fonación. No se conoce con exactitud cuál es su etiología, aunque se apuntan una serie de factores:

• Permanencia de esquemas de articulación infantiles
• Déficit en la discriminación auditiva.
• Movilidad deficiente de la lengua.
• Hábitos de deglución atípicos.
• Déficit en la orientación del acto motor lingual.
• Predisposición genética.
• Incidencia psicosocial.” (Bruño y Sánchez, 1994)

Issler (1983) clasifica las dislalias en dos grupos en función de los procesos que se ven afectados en el habla: Fonológicas (discriminación auditiva, conceptualización de los sonidos y relaciones entre significantes y significados) y fonéticas (procesos fisiológicos de insensibilización orgánica e incoordinación motriz).
 Disfemia
Trastorno en la fluidez del habla no existiendo anomalía en los órganos de fonación. En los sujetos con estos trastornos, también denominado tartamudez, se observa una alteración en ritmo del discurso, junto con una deficiente coordinación fono-respiratoria. Su etiología tiene un carácter multifactorial, pudiendo estar implicados factores genéticos, emocionales y psicosociales. Algunos autores incluyen dentro de esta tipología a las disprosodias, que se caracterizan por un aumento o disminución importante de la velocidad del habla.
Los trastornos de la voz pueden ser:
 Disfonía
Trastorno de la emisión vocal, caracterizado por una alteración, temporal o permanente, de alguna de las características acústicas de la voz (intensidad, tono y timbre). Atendiendo a su etiología las disfonías pueden ser orgánicas, psicógenas y funcionales. En los procesos de rehabilitación de la voz se deberá atender la postura, relajación, respiración, resonadores, articulación y voz.
 Afonía
Pérdida total de la voz.
Existen diversos programas que nos pueden ayudar en los procesos de intervención de los trastornos del habla, estos programas denominados de forma genérica “Visualizadores del habla” utilizan espectogramas y otros recursos gráficos para analizar las características de la voz y como medio de retroalimentación en el proceso de intervención logopédica.

Bibliografía
Bagunyá; Sangorrín. 1994: “Disartrías”. En Peña J.(Ed.): Manual de logopedia. Barcelona, Masson.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: