Trastorno del Déficit Atencional en Adolescentes (apunte)

el trastorno del Déficit Atencional ha sido un gran tema que se ha investigado a lo largo del tiempo; existen aun muchas dudas frente al tema, sin embargo, dejo una par de ellas para que podamos resolver nuestras inquietudes.

¿Cómo se comportan, como viven y qué se puede esperar de un adolescente con TDAH?

La llegada o entrada en la adolescencia produce cambios en la expresión síntomática del paciente con TDAH infantil: la hiperactividad motora se mitiga, aunque persisten la impulsividad y el déficit de atención.

En el caso de que se generen expectativas no realistas, es probable que estos jóvenes no puedan cumplirlas. Las metas propuestas deben tener en cuenta las singularidades reales de los adolescentes en su medio ambiente para poder ser alcanzadas. Las características de la adolescencia genera dificultades adicionales en poder percibir los signos específicos del TDAH, ya que resulta fácil confundirlas con las actitudes propias de esta etapa de la vida o bien con otros trastornos, sean estos emocionales, de aprendizaje, por uso de sustancias o de personalidad.
Es esencial que estas dificultades atencionales, la dispersión, la incompleta realización de las tareas, la dificultad para planificar los tiempos se hayan presentado desde la infancia, ya que en caso de TDAH estos síntomas pueden ser rastreados desde etapas muy precoces. Ahora en adolescentes, estas alteraciones del TDAH pueden aparecer en distintas áreas del comportamiento: los olvidos, desorganización, la impulsividad, accidentes frecuentes, actuar de forma irreflexiva, postergar tareas (especialmente aquellas que comportan dificultades que ponen de manifiesto su problema), y bajo rendimiento académico, por debajo de su capacidad potencial. Adicionalmente, esto da lugar a pérdida de autoestima, conductas más negativistas o desafiantes, lo que aumenta las mentiras, el abuso de sustancias, los ocultamientos y también la ansiedad y la angustia. Incluso si tienen un nivel intelectual alto, si padece este trastorno, habrá en ellos un sobreesfuerzo constante para mantener su rendimiento.

¿Cuál es la forma de presentación del TDAH en un adolescente cuando no ha sido diagnosticado en la infancia?
Recordar que debe existir la posibilidad de un diagnóstico retrospectivo de TDAH infantil. Los síntomas en esta etapa adolescente consisten, fundamentalmente, en bajo nivel de rendimiento académico, deserción escolar, tendencia a la distracción en las actividades habituales, falta de organización en las tareas, descuidos y negligencias, aburrimiento, ansiedad, depresión, baja autoestima, cambios de humor, problemas laborales, exceso de movimiento, problemas de relaciones con los demás, abuso o adicciones tanto a sustancias (alcohol y otras drogas) como adicciones comportamentales: Internet, juego patológico etc.

¿Cómo y qué aconsejar a un adolescente con TDAH?
• Preparar cada proyecto de una manera estructurada, eliminando los sentimientos de frustración.
• Elegir un tutor (padre, amigo, educador) que ayude a la organización de actividades y de ánimos.
• Hacer ejercicio físico, tiempo libre. Utilizar agendas, listas, notas.

¿Cómo y qué se puede aconsejar a los padres cuando conviven con un adolescente con TDAH?
• Demostrar que se aprecian las conductas adecuadas y los logros por pequeños que sean.
• Organizar tareas conjuntas y actividades. Planificar horarios.
• No dejarse contagiar de su inquietud. Controlar y contener la propia angustia y no depositarla en el adolescente.
• Educar la autoestima y los niveles de frustración.
• Establecer directrices educativas de manera clara y constante.
• Comprender su trastorno.
• Utilizar refuerzos positivos ante una conducta inapropiada. No son útiles las discusiones ni regañinas.

¿Presentan las mujeres diferente sintomatología que los varones con TDAH?
En general, la mayoría de la literatura científica sobre el TDAH ha sido basada en estudios en varones, mientras se piensa que las chicas son mal y poco identificadas y como consecuencia no tratadas. Un metaanálisis reveló que, al igual que los varones, presentan altos niveles de impulsividad, peor rendimiento académico y social. Sin embargo, las chicas presentaron mayor déficit intelectual, menores porcentajes de alteraciones conductuales y mayores porcentajes de problemas afectivos-ansiosos que los varones. Sin embargo, existen estudios de seguimiento con adolescentes mujeres durante cinco años que revelan que la presencia de TDAH da lugar, al igual que en los varones, a peores resultados vitales, a la existencia de gran comorbilidad con trastornos por uso de sustancias (22% de chicas frente a controles), además de trastornos depresivos y de ansiedad14. Otro aspecto que señalan estudios controlados entre ambos sexos en adolescentes15 es que entre las niñas, el 75% presentaba el subtipo de falta de atención, el 25 % el subtipo combinado y no hubo adolescentes femeninas que presentaran el subtipo hiperactivo/impulsivo. Otro aspecto interesante con las diferencias de género es el hecho que los estrógenos actúan como facilitador de la liberación de dopamina, especialmente en áreas asociadas a funciones ejecutivas. Así se ha observado la presencia o exacerbación de trastornos atencionales en mujeres durante la menopausia.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: