Trastorno de Habilidades Motoras

Trastorno del desarrollo de la coordinación motora
Es una alteración significativa en el desarrollo de la coordinación motora (Kaplany Sadock, 1999).

Síndrome caracterizado por habilidades motoras imprecisas y torpes, aunque no estén gravemente alterada.
La ejecución de las actividades que requieren coordinación motora es muy inferior a la esperada. S

Se hace evidente en la infancia, cuando el niño afectado comienza a intentar tareas que requieren mayor control psicomotriz.

Causa del Trastorno

Se desconocen las causas precisas.
Hipótesis etiológicas: causas orgánicas y del desarrollo.
Factores de riesgo: prematuridad, hipoxia, malnutrición perinatal y bajo peso al nacer
También se han sugerido: anomalías neuroquímicas y lesionas del lóbulo parietal.
Posiblemente tenga un origen multicausal.

Datos Epidemiológicos
Prevalencia: 5% (aprox) de los niños presenta deterioros importantes de las funciones motoras finas o gruesas.

Diagnóstico
El diagnóstico sólo se establece si interfiere significativamente con el rendimiento académico o las actividades de la vida cotidiana.

Además, se diagnostica si las dificultades no se deben a enfermedad médica (parálisis cerebral, hemiplejía o distrofia muscular) y no se cumplen los criterios del trastorno generalizado del desarrollo.

Síntomas
Varían en función de la edad y el estadio evolutivo:

En niños pequeños: inquietud o torpeza, que se traduce en dificultades para seguir el ritmo de aprendizaje del curso y de integración al sistema escolar por lentitud, impulsividad y problemas de relaciones interpersonales.
También se ven afectadas la memoria de tareas motoras y la integración de funciones motoras.

Síntomas asociados
Se asocia con muchos trastornos psicológicos (DEA, TEL y TDAH, Sd.Down).
Generan reacciones en el niño y su medio, que pueden influir a su vez en el desarrollo de la personalidad:
Es frecuente encontrar en estos niños autoestima disminuida con sentimientos de inseguridad, incapacidad y rechazo hacia las actividades escolares en general, y en especial aquellas en que se ponen en juego estas habilidades.

CLASIFICACIÓN DEL TRASTORNO DEL DESARROLLO DE LA COORDINACIÓN

1.- Torpeza Motora:
Lentitud o dificultad en el movimiento de las articulaciones; implica una disrupción en la integración de los grupos de músculos agonistas y antagonistas.

Se aprecia en actividades motoras simples y básicas, y también puede reducir la capacidad para realizar tareas motoras más complejas (p.e.montar en bicicleta o dibujar).
La torpeza puede darse sola, con asociación con el TDAH, trastornos del aprendizaje o retraso mental (especialmente en la trisomia21 Síndrome de Down).
Los niños presentan una fluctuación en su eficacia motriz, según la circunstancia, lo que tiende a generar ansiedad e inseguridad en su desempeño.

Movimientos involuntarios que tienen lugar durante movimientos voluntarios.
Este exceso de movimientos puede incluir movimientos en espejo o movimientos que se observan en grupos de músculos que no están relacionados (p. ej. Abrir la boca al correr).
Se incluyen: sincinesias, tics, temblor o corea.
Clínicamente, los movimientos adventicios pueden observarse mientras el niño realiza tareas específicas que requieren de control voluntario.

2.- Movimientos Adventicios

Se relaciona con una perturbación mayor de la organización del esquema corporal y de la representación espacial. Determina una incapacidad para aprender la ejecución de movimientos secuenciales voluntarios (en relación a la edad o la inteligencia verbal).
La dispraxiase puede explorar clínicamente pidiéndole al niño que imite algunos movimientos de la mano o los dedos poco comunes o imitando algunas tareas secuenciales cotidianas (coger una botella del refrigerador, abrirla, verter su contenido y beber del vaso).

3.- Dispraxia

Entre los trastornos asociados más comunes se incluye el TDAH, y entre las complicaciones más frecuentes se observa una tendencia a convertirse en el “blanco” de las bromas entre sus compañeros, con el subsiguiente deterioro de la autoestima y una conducta de evitación con respecto a los deportes.

Pronóstico

En general evolucionan favorablemente, aunque con lentitud, pudiendo dejar secuelas en el desarrollo de la personalidad, lo que va a depender del manejo y apoyo ambiental que se haya realizado a su debido tiempo.

Tratamiento
El tratamiento de estos trastornos, debiera incluir apoyo psicológico, así como educación psicomotriz para lograr una mejor estructuración del esquema corporal y la representación espacial.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: