Terapia de la Voz (parte III)

RESPIRACION
El trabajo respiratorio es una parte esencial de la terapia de voz. La respiración es responsable de procesos vitales en el cuerpo. El sistema nervioso vegetativo está estrechamente unido a la respiración. A través de la respiración se puede lograr la relajación. Por el contrario una respiración corta desata frecuentemente malestar. Para la vocalización es indispensable la respiración abdominal; para el habla, el ritmo respiratorio adecuado. Para lograr un cambio o corrección en la respiración hay dos caminos: el terapeuta puede influir directa o indiractamente en el proceso respiratorio. Para el procedimiento directo se tematiza concientemente la respiración; para el indirecto,

intencionalmente no. En el transcurso de una terapia llegan por lo general ambos caminos como apoyo, según sea el caso, si se va a trabajar concientemente en la relajación, por ejemplo, o inconcientemente en el intervalo respiratorio.

  1. APRENDIZAJE DE LA RESPIRACION NASAL
    La respiración nasal es usada muchas veces insuficientemente en la fase de descanso. Congestiones y alergias limitan la respiración nasal por un tiempo y el paciente se acostumbra luego a una respiración bucal. Escaso cierre de la boca e incompetencia de los labios fomentan de igual manera la respiración bucal. A través de diferentes ejercicios de olfateo y husmeo pude ser lentamente reactivada la respiración nasal. Antes de esto, naturalmente, debe ser posible el cierre de la boca y la ventilación nasal. Dirigida en forma central, la respiración nasal conlleva la actividad del diafragma, por lo cual la respiración nasal se hace indispensable para la respiración profunda.
    • ejercicios para la respiración nasal intercambiada
    • ejercicios de olfateo, etc.
    • ejercicios de husmeo

  2. GUIA HACIA LA RESPIRACION PROFUNDA
    La respiración abdominal, del diafragma e intercostal son el objetivo de la terapia de respiración. En este lugar se requerirá que la corriente de espiración y las cavidades respiratorias puedan ser percividas, que se alcanza suficiente relajación, que la zona inferior abdomen-pelvis fue sufiecientemente dilatada y soltada, que la percepción de la tonicidad en la zona inferior del abdomen-pelvis se desarrolló. El cambio desde una respiracion elevada a una abdominal tiene que ser trabajado paso a paso.
    • ejercicios para lograr la respiración abdominal, lentamente, de tendido y con espiración alargada
    • ejercicios para posibilitar la respiración intercostal
    • ejercicios respiratorios de sentado
    • ejercicios respiratorios de pie
    • ejercicios respiratorios en el movimiento

  3. DESARROLLO DEL RITMO RESPIRATORIO FISIOLOGICO
    En la fase de descanso y en la de fonación es importante desarrollar el ritmo respiratorio fisiológico. La ampliación del suplemento del ritmo respiratorio reflejo debe avanzar paso a paso. Es importante que se acostumbre a la pausa después de la espiración y que recién después de una pequeña pausa entre aliento, para así evitar llenarse con aire innecesario y agobiante. El ritmo respiratiro fisiológico y el suplemento respiratorio reflejo se regulan solamente a través de un tratamiento indirecto. A través de los correspondientes ejercicios de relajación puede ser admitido el intervalo respiratorio cada vez con mayor frecuencia. Contener concientemente el intervalo respiratorio provoca miedo y hace crecer una sensación de sofocamiento. De igual manera, el suplemento respiratorio reflejo se desarrolla más fácilmente en forma indirecta a través de ejercicios de movimiento.

  4. EJERCICIOS PARA LA DISTENSIÓN
    Estos deben fomentar la movilidad de la pared abdominal y con ello también el diafragma. Al final de una fase de habla se suelta la tensión de la musculatura abdominal y el diafragma se recoge a su lugar de partida, después de una pequeña realjación (comienzo de la inspiración). El paciente necesita un tiempo para que la musculatura sea móvil y para que el procedimiento de distensión pueda ser logrado sin gastos de energía. El paciente experimenta la distensión con mayor facilidad en posición de cuatro patas, ya que aquí la pared abdominal cae por si sola. El orden de los siguientes ejercicios debería ser trabajado, según sea el caso, primero en posición de cuatro patas, luego de pie o de sentado.
    • ejercicios de distensión después de espiración alargada
    • ejercicios de distensión después de espiración corta, forzada
    • ejercicios de distensión después de sonidos finales oclusivos
    • ejercicios de distensión con medios de ayuda como elástico, lanzamiento del balón, golpe de manos, presión de mano o pie

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: