TDAH de subtipo Combinado

Este subtipo presenta síntomas atencionales e hiperactivo-impulsivo.

Aspectos Evolutivos:
Es necesario observar cómo se

manifiestan estas características en las distintas etapas del desarrollo, lo que nos va a permitir tener una visión comprensiva del Problema y por tanto facilitará la promoción de acciones preventivas al respecto.
Son niños que empiezan a mostrar conductas llamativas tempranamente, siendo lactantes. En muchos casos los padres refieren que desde los primeros meses notan al niño más irritable, difícil de consolar, con alta reactividad a pequeños estímulos (con llanto o mayor movilidad en su cuna), presenta con mayor frecuencia trastornos del sueño y se muestran problemáticos al momento de alimentarse. Este componente temperamental debe ser analizado en interacción con los elementos ambientales que se le van agregando en la crianza.
Estas características si se presentan en forma muy intensa pudieran alterar la relación madre – hijo, ya que éstas sufren un desgaste con su propósito de calmar a su niño.

Edad preescolar:
*Al llegar a la edad preescolar el niño ya camina y corre: su actividad motora gruesa se hace mayor que la esperada, desorganizada y caótica, esto en situaciones de juego libre y en ambientes más estructurados, nivel de concentración casi nulos, su impulsividad e intolerancia a las frustraciones hace que comience a relacionarse conflictivamente con sus pares, pelea frecuentemente en los juegos, no espera turnos, arrebata juguetes, tiene pataletas y rabietas con mayor frecuencia e intensidad a la esperada.
*Le cuesta adaptarse a ambientes nuevos y es.
*Muy poco tolerado por otros adultos, esto genera: Dificultades en la interacción social de la familia, sintiéndose los padres evaluados en su desempeño, por el comportamiento inadecuado de su hijo en otros ambientes sociales.
*No mide el riesgo de sus conductas y debe ser vigilado en forma permanente ya que puede caerse, atravesar la calle sin mirar, intentar saltar de alturas, echarse a la boca medicamentos, jugar con fuego, trepar murallas, etc. Esto naturalmente es interpretado por sus padres o cuidadores como conductas provocativas de la autoridad sin serlo (recordemos el carácter no intencional de sus acciones por lo tanto no modificables voluntariamente), por lo cual son objeto de permanentes recriminaciones y castigos.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: