Sugerencias de Estimulación del Área Cognitiva (0 a 12 meses)

Recordar que los ejercicios están graduados de acuerdo a la edad de desarrollo evolutivo del niño, y alguno de estos tiene sus pasos o secuencias las que deben ser divididas en el programa individual semanal.

De 0 a 6 meses :
1. Coloque al niño o niña acostado boca arriba; a 30 cm de distancia frente a su cara, haga sonar un silbato en forma repentina y fuerte, solamente en dos ocasiones seguidas; y varíe el sonido del silbato por una palmada o por un golpe entre dos objetos. El niño o niña cambiará su conducta de activa a pasiva, o viceversa; después de que el niño cambie su conducta de pasiva a activa o viceversa, al escuchar el sonido repentino y fuerte, háblele con calma y acarícielo suavemente para tranquilizarlo, dos veces seguidas; pero si observa que no responde, hágalo una vez más. (Este ejercicio muestra la respuesta refleja necesaria, para que el niño o niña preste atención a los diferentes objetos que lo rodean).

  1. Acueste al niño o niña boca arriba, y muy cerca de uno de sus oídos, haga sonar un sonajero hasta que voltee ligeramente hacia la fuente del sonido. Recuerde que siempre debe felicitarlo, acariciándolo(a), besándolo(a) y hablándole con suavidad cuando realice la conducta deseada. Continúe con este ejercicio retirando poco a poco el sonajero hasta hacerlo sonar a 30 cm de distancia a su izquierda o derecha, para que voltee al menos dos o tres ocasiones seguidas.
  2. Recueste al niño o la niña sobre una almohada para levantar ligeramente su cabeza, y a 30 cm frente a su cara, mueva ligeramente de un lado a otro una linterna hasta que siga con la vista la luz u otro objeto brillante. Para no lastimar su vista, utilice un trozo de papel de celofán sobre la luz. Realice esta actividad hasta que el niño o niña siga con la vista la luz o el objeto brillante que se desplaza de un lado a otro a 60 cm de su campo visual. Una vez que observa la trayectoria de la luz de un lado a otro, continúe trabajando en forma semejante, pero ahora mueva la luz de arriba abajo y viceversa.

  3. Recueste al niño o niña en posición supina sobre una almohada para levantar ligeramente su cabeza, frente a él sujete un cascabel en cada mano y hágalas sonar alternadamente, hasta que indique la fuente del sonido dirigiendo su vista hacia el cascabel que esté sonando. Varíe los materiales continuamente, para llamar la atención del niño o niña, repita este ejercicio las veces necesarias durante el transcurso del día, hasta que el o ella dirija, en dos o tres ocasiones seguidas, su mirada hacia el objeto que esté sonando en ese momento.

  4. Minutos antes del baño o la muda, si no hace frío, sáquele toda la ropa y déjelo moverse. El propio cuerpo es el primer juguete del niño o la niña. Usted misma podrá ver cuánto le gusta patalear, tomarse los pies, mirarse los dados. Este ejercicio es muy necesario y le hará muy bien.

  5. Coloque al niño o niña acostado en posición supina (de espalda), y ponga sobre su cara un pañuelo durante unos segundos, si observa que no se lo quita, diríjale una de sus manos para que lo sujete y lo tire poco a poco hasta quitárselo. Repita este ejercicio varias veces disminuyendo en cada ocasión la ayuda proporcionada, hasta que el niño o la niña por sí solo se quite el pañuelo de la cara rápidamente después de ponérselo.

  6. Cuando lo deje solo o sola, preocúpese de dejar algunas cosas cerca para que se entretenga. Le gustara tener un móvil o gimnasio para bebés; los podrá tomar y retomar después. Entre estos objetos debería haber algunos que el niño o la niña pueda chupar y morder.

  7. Siente al niño en su falda y frente a usted sobre una mesa, muéstrele un juguete que llame su atención. Cuando él o ella muestre interés por el objeto, cubra éste parcialmente con un pañuelo pequeño en presencia del niño y pídale que lo encuentre quitando el pañuelo. Si se le dificulta este ejercicio, entonces retire el pañuelo para que lo observe y después él lo haga solo, pero si aún así se le dificulta, guíe su mano para que sujete el pañuelo y lo quite. Repita varias veces el ejercicio durante diferentes momentos del día cambiando el juguete para interesar al niño o la niña, y disminuya en cada ocasión la ayuda prestada hasta que lo haga solo(a).

  8. Proporciónele al niño o a la niña un juguete que sea de su agrado y deje que lo explore, ya sea llevándoselo a la boca, golpeándolo contra otro objeto o su propio cuerpo, y sacudiéndolo, entre otras formas de exploración. Si el niño o la niña no realiza el ejercicio de exploración, muéstrele usted cómo hacerlo; hágalos sonar, golpéelos rítmicamente contra otro objeto, haga que ruede o gire, para iniciar o impulsar su curiosidad, y anímelo(a) a que lo haga por si mismo(a).

  9. Coloque al niño o la niña en posición sentado(a) o semi sentado(a), frente a él o ella deje caer un globo para que vea como cae. Si no le presta atención, utilice varios globos pequeños o papelitos brillantes. Trate de agarrar los globos cuando caen, para que el niño o la niña lo observe y lo imite. Felicítelo(a) y acarícielo(a) cuando intente tomar un objeto liviano al verlo caer.

  10. Siente al niño o niña en su falda frente a una mesa, coloque un juguete dentro de una caja (no muy grande) y tápela parcialmente, muéstrele cómo destapar la caja y tomar el juguete. Vuelva a colocar el juguete dentro de la caja y tápela parcialmente. A continuación pida al niño o a la niña que destape; si no lo hace, guíe su mano para que la destape, para hacer más atractiva la búsqueda del objeto puede guardar en la caja un juguete que realice algún movimiento o tenga sonido. Continúe trabajando variando los juguetes y recipientes o cajas, pero luego tape totalmente la caja o recipiente, para que el o ella la destape y encuentre el objeto.

De 7 a 12 meses :
1. Coloque en la mano del niño un cascabel u otro juguete que emita sonidos al moverlo, muévaselo para que éste suene, tápelo con un pañuelo. Podrá así tocar el juguete y escuchar su sonido si se le mueve la mano, pero no verlo. Observe si levanta el pañuelo y lo busca. De no ser así ayúdelo(a) poniendo el otro extremo de la tela en la otra mano y haga que tire suavemente de la misma hasta descubrir totalmente el juguete.

  1. Muéstrele al niño o a la niña un juguete que tenga movimiento como un animal o medio de transporte a cuerda, páseselo para que lo explore, luego pídaselo y mientras lo mira tápelo con un pañuelo e incite al niño o a la niña a descubrir el juguete escondido mientras éste se desplaza.
  • Juegue con el niño en el suelo utilizando algún juguete que se mueva rápidamente, como un auto a fricción. Llame su atención hacia el desplazamiento del juguete, procurando que lo siga con la vista en todas sus dirección. Si el objeto desaparece del campo visual del niño o de la niña, pregúntele de forma expresiva ¿dónde está el…..?, ¡No está!, ¡se ha ido!. Observe que hace el niño o la niña y ayúdele a mirar el lugar por el que desapareció el objeto, mostrándoselo de nuevo.

  • Mientras juega con el niño o la niña, ofrézcale su juguete favorito o uno nuevo y novedoso. Cuando intente tomarlo, escóndalo detrás de otro juguete o debajo de un paño. Ayude al niño o niña físicamente a encontrar el objeto escondido y anímelo(a) a que lo busque por si mismo(a).

  • Envuelva en una servilleta o pañuelo un juguete llamativo o que produzca sonido. Pásele el juguete al niño o la niña para que lo desenvuelva, trate al principio de hacer una envoltura simple para que no le cueste demasiado encontrar el juguete.

  • Coloque un cordón a un juguete y demuestre al niño o a la niña cómo puede tirarlo para alcanzarlo su juguete favorito. Realice los movimientos lo más lentamente posible y cuide de que el niño observe; háblele y dígale, por ejemplo: “Mira, tiremos el juguete y así lo alcanzamos”. Ahora pídale al niño o la niña que haga lo mismo que usted. Si no realiza ningún movimiento, tome suavemente su mano y guíela a que tire el cordón, para alcanzar el juguete. Otra forma de ayudarlo(a) es colocar cascabeles al cordón, para captar la atención del niño o niña.

  • Coloque sobre una silla un pañal o trozo de género; sobre un extremo del mismo ponga un juguete y muéstrele al niño o a la niña cómo puede tomar el objeto que desea tirando suavemente de una punta del género, esto le permitirá ir resolviendo problemas que se le presentan.

  • Muestre un juguete como bloque o pelota u otro juguete y un recipiente plástico, cuando el niño o la niña lo observe, meta el juguete dentro del recipiente lentamente y después muéstrele como se puede sacar. Luego vuelva a meter el juguete en el recipiente asegurándose que el niño o la niña lo ve y pídale entonces que saque el juguete. Si no realiza la conducta guíelo(a) para sacar el juguete, poco a poco elimine la ayuda. Recuerde variar el juguete y el recipiente para evitar que se acostumbre a responder a determinados estímulos.

  • Deje que el niño o la niña explore diferentes objetos y materiales. Pásele trozos de género de diferentes texturas, peluches, crema, y permita que se los pase por diferentes partes e su cuerpo (manos, cara, pies, guatita) aproveche mientras lo (a) baña o muda, pasarle por su cuerpo crema, colonia, guantes de diferentes texturas y observe su reacción frente a estas, si nota que rechaza habitualmente alguna de estas sensaciones, observe cual es y utilícela habitualmente hasta acostúmbralo.

  • Juegue con el niño o la niña con un juguete de mascota que más llame su atención. Cuando el niño o la niña esté interesado en el juego, imite la onomatopeya correspondiente; por ejemplo, si está jugando con el perro, ladre como ellos. Observe la reacción del niño e estimúlelo (a) entonces que haga lo mismo. Realice la misma actividad con los demás juguetes de mascotas.

  • Siente al niño o la niña en sus piernas o en el suelo y muéstrele un juguete atractivo moviéndolo lentamente frente a él o ella a una distancia de 30 cm espere unos segundos a que voltee y mire el juguete. Si logra seguir la trayectoria del juguete felicítelo(a) y páseselo. Si no puede hacerlo, ayúdele tomando suavemente su cara y guiándola para que vea hacia donde está moviéndose el juguete. Poco a poco retire la ayuda.

  • Cuando el niño o la niña tenga un juguete en la mano, observe sus conductas para ver lo que hace con él. Aunque la acción de llevar el objeto a la boca puede ser natural como una forma de exploración, procure que no sea éste el único medio, ya que debe comenzar la exploración activa de los objetos. Por tanto, anímelo(a) a que mueva el objeto, lo agite, lo golpee contra el suelo o contra una superficie. Entréguele, por lo tanto, objetos que hagan ruido al ser agitados o golpeados para estimularlo.

  • Ayude físicamente al niño o a la niña a que explore manualmente el objeto que tiene cogido: que le dé vueltas mientras lo mira, que lo toque con la otra mano, que hurgue sus detalles con el dedo índice, etc. Disminuya progresivamente esta ayuda física y ofrezca juguetes llamativos y que sean funcionalmente diferentes (un papel de aluminio o bolsas de plástico que hagan ruido; muñequitos de goma que piten al ser apretados; cajas pequeñas objetos que rueden, etc.) De esta forma, el niño irá aplicando esquemas diferentes según los objetos que tiene en sus manos.

    No te olvides de dejarnos tu comentario en nuestras entradas

    WhatsApp chat
    A %d blogueros les gusta esto: