Sugerencia de Actividades Preventivas que Benefician la Salud Mental

A continuación, se mencionan una serie de estrategias a seguir con los estudiantes y los

padres

  1. Con Estudiantes:

• Aprenderse el nombre de cada niño y llamarlo por su nombre y no por su apellido.

  • Entregar responsabilidades: el libro, la puerta, la pizarra, encargado de disciplina, etc.
  • Permitir a los alumnos expresar emociones positivas y negativas frente a una situación o hecho, sin ser criticado por sentir así.

  • Motivar a los niños a hablar de sus temores, culpas, miedos, penas, alegrías.
    Ejemplo: A través de un cuento o relato donde el protagonista es un niño de su edad preguntarles:

Claudia venía triste de la escuela, ¿qué le había pasado?

Juan estaba aburrido, ¿por qué sería?

  • Tener una conversación individual profesor – alumno en momentos distintos a la clase, por lo menos 2 veces en el año.
  • Reconocer la presencia y la individualidad de cada alumno: referirse a sus cambios físicos (de puesto, de corte de pelo, peinado, de lápiz, de bolso, de estatura, de peso, etc).

  • Dar oportunidad a los alumnos para que puedan elegir entre distintas actividades a realizar.

  • Permitir y estimular a los niños para que emitan opiniones acerca de distintas situaciones de la vida escolar, por ejemplo: cambio de una prueba, suspensión de una actividad, etc. Favorecer que se pongan en distintos puntos de vista, especialmente si son adolescentes.

  • Expresar afecto con gestos verbales y no verbales.
    Ejemplo: sonrisa, mirada, petición de ayuda, etc.

  • • Observar quiénes son rechazados por el grupo, quiénes se automarginan por tener pocas habilidades, o son poco atractivos para sus pares. Entregar guías sugerencias de conducta al niño que sufre esta situación, para que visualice otra posibilidad de actuar con sus pares.

    • Realizar dramatizaciones y/o juegos, donde se pueda tratar una situación difícil para cualquier niño: salir a la pizarra, leer en voz alta, ser vacunado, disertar delante del curso, etc. A través del juego se pueden, anticipar reacciones, intentar nuevas formas de reacción y enseñar nuevas conductas.
  • Enseñar a los niños pautas de interacción básica en la sala de clases: cómo preguntar, cómo hablarle al profesor, cómo salir a la pizarra, cómo comunicar un recado de la casa al profesor, cómo pedir permiso para ir al baño, cómo decir que no estoy de acuerdo, entre otras.

  • Hacer notar y valorar los esfuerzos del niño por adquirir nuevos dominios y destrezas, no sólo en lo académico, sino también en lo afectivo-social.

  • Observación:
    Es importante tener presente que el cumplimiento, por parte del alumno, de las normas dictadas por el profesor, tienen mucho que ver con:

    • La valoración del profesor hacia el niño.
  • Significado de la norma y el significado del cumplimiento o no de éstas.

  • Es decir, el niño con mayor probabilidad de acatar una norma, es aquel que siente que su profesor lo estima, entiende el “sentido de la norma”, y lo que ésta significa.

    • Relatar cuentos, conocer mitos y fábulas, comentar noticias o programas de televisión, puede facilitar el desarrollo de la comprensión de valores, tales como respeto hacia los demás, empatía, tolerancia, solidaridad, entre otros.
      Las actividades lúdicas en general, favorecen el aprendizaje, la comunicación y la resolución de conflictos. Dentro de los juegos se pueden incorporar actividades lúdicas de imaginería y relajación, especialmente apropiados para evaluaciones, entrega de notas, vísperas de un acto o celebración, etc.
    1. Con Padres:
      Al igual como lo hicimos con los estudiantes, ahora le ofreceremos algunas actividades y sugerencias para promover hábitos protectores de la salud mental en los padres. entre ellas podemos mencionar las siguientes:
    • La participación activa de los padres en las actividades de la escuela, es un factor protector que ayuda a la adaptación del niño y a su rendimiento académico.
  • Cuando la familia participa, puede ayudar más efectivamente al niño en sus actividades escolares.

  • Si los padres aprenden a ayudar al niño en los primeros cursos, podrán ayudarlo adecuadamente durante toda su escolaridad.

  • Además, es frecuente que teman que les digan que los niños tienen problemas y que los responsables de éstos son ellos.

  • Por otro lado, algunos de los padres reaccionan, a su vez, responsabilizando al profesor por los mismos problemas.

  • ¿Cómo planificar las reuniones de apoderados?

    a) Establecer un sistema eficiente de comunicación con las familias, proporcionando información suficiente y clara acerca de la escuela y de sus normas: de los derechos y responsabilidades de los niños, padres y profesores, y de sus posibilidades como lugar de encuentro.

    b) Desarrollar metodologías participativas en las reuniones, de tal manera que los apoderados sean gestores de los acuerdos y decisiones tomadas.

    c) Reconocer a los padres que tienen problemas específicos, para abordarlos en privado, o para programar actividades grupales con temas específicos.
    Ejemplo: apoyo y orientación para las familias en que el padre no vive con el niño, etc.

    d) Promover la participación de la familia en otras instituciones u organizaciones de los servicios que existen en la comunidad. Para esto es importante entregar información actualizada acerca de las actividades existentes.
    La participación de la familia en las organizaciones locales, es un factor protector de la salud mental de los niños. Es importante enfatizar este contenido, si en el curso son muchos los niños cuyas familias no participan socialmente.

    Déjanos tu comentario en nuestras entradas y de esta manera seguir avanzando juntos en el camino del saber

    WhatsApp chat
    A %d blogueros les gusta esto: