Síndrome de Rubéola Congénita

¿Qué es la Rubéola?
La Rubéola, también conocida como Sarampión Alemán, es un virus. La infección en niños o adultos usualmente causa una enfermedad benigna y auto-limitada, caracterizada por salpullido, ganglios inflamados, fiebre baja, ojos lagrimosos, dolor de cuello y de las articulaciones. En algunos casos, la infección puede ser muy suave y por lo tanto no notarse.

¿Qué es el Síndrome de Rubéola Congénita (SRC)?
Si una mujer embarazada contrae la rubéola, el virus puede infectar su feto. Tal infección es especialmente dañina en los primeros cuatro meses de embarazo, ya que puede afectarlos órganos que se están desarrollando. Después de este tiempo, el feto puede generalmente resistir la infección con algún o ningún efecto adverso. Aunque alguna parte del cuerpo pueda estar afectada, los ojos y los oídos parecen ser los más susceptibles a dañarse por una infección de rubéola.
Los bebés que nacen con SRC son muy diferentes unos a otros. Algunos tienen discapacidades significativas mientras que otros están afectados escasamente. Por lo tanto, los niños con SRC son más diferentes uno de otro de lo que tienen en común. Esa es la razón por la cual resulta difícil presentar un panorama típico del SRC. No hay un panorama típico.

¿Por qué el SCR es único?
En los aspectos médicos del SRC hay dos fases:

 Problemas tempranos del SRC.
 Problemas tardíos del SRC
Mientras que hay muchos profesionales de la salud que son conocedores de los problemas tempranos del SRC, los problemas tardíos que ocasionalmente se desarrollan no son ampliamente conocidos. Los problemas tardíos hacen que el SRC sea único.

Problemas tempranos del SRC
Algunos niños con SRC tienen solo un problema. Otros tienen algunos problemas. Y otros tienen muchos. En general, aquellos órganos que se están desarrollando en el momento de la infección son afectados en su mayoría. La siguiente lista (con la terminología médica en itálica) enumera los problemas que están algunas veces asociados con el SRC:

Problemas Auditivos: Esta es la discapacidad más común de SRC e incluye pérdida auditiva de diferentes grados (pérdida auditiva sensorioneural).
Problemas Visuales: La visión de los niños con SRC va de normal a ceguera total. Los problemas incluyen cataratas (uno o ambos ojos); inflamación de la retina (retinopatía); problemas en el movimiento de los ojos (nistagmus); y ojos pequeños (microftalmia). Los problemas menos comunes incluyen atrofia óptica, opacidad corneal* y glaucoma.
Problemas Cardíacos: Esto incluye ductus arteriales permeables; estenosis de arteria pulmonar; estenosis de válvula pulmonar y defecto ventricular septal.
Problemas Neurológicos: Los problemas neurológicos o daño cerebral pueden o no existir. Cuando ellos están presentes, el daño puede ir de moderado a muy severo. Los problemas pueden incluir cabeza pequeña (microcefalia); mollera abierta (fontanella no soldada); letargo*; irritabilidad*; problemas de aprendizaje; retraso mental (leve, moderado, severo o profundo); problemas de movimiento (parálisis cerebral, diplegia espástica, hipotonía); equilibrio y postura pobre; falta de coordinación; y convulsiones.
Problemas de Crecimiento: Niños de bajo peso* (retraso en el crecimiento intrauterino).
Problemas Genitourinarios: Testículos que no descienden (criptorquidea); hernia (hernia inguinal); hipospadia.
Otros Problemas (Menos Comunes): Glándulas inflamadas* (adenopatía); inflamación de hígado* (hepatitis); poca cantidad de glóbulos rojos y/o hemoglobina* (anemia hemolítica); baja cantidad de plaquetas* (púrpura trombocitopénica); neumonía* (neumonía intersticial); lesiones óseas* (degeneraciones de la estructura base del hueso); pliegues anormales en las palmas.

¿Cuáles son las manifestaciones tardías del SRC? Ellas incluyen:
Diabetes
Los niños y jóvenes tienen mayor riesgo de contraer diabetes (Diabetes Mellitus Insulino Dependiente). Algunos estudios han estimado que el 20% de los jóvenes con SRC desarrollarán diabetes.

Síntomas: sed excesiva, orina excesiva, pérdida de peso, irritabilidad, insomnio, vómitos, dolor abdominal persistente, deshidratación.

Tiroides
Las personas con SRC pueden desarrollar tanto una glándula tiroides demasiado activa (hipertiroidismo) o una glándula tiroides pasiva (hipotiroidismo). Síntomas: sensación excesiva de frío o calor, ritmo cardíaco lento o acelerado, pérdida o aumento de peso, irritabilidad, letargia, debilidad, sudoración, sequedad en la piel, cambios en la voz.

Crecimiento
Las personas con SRC raramente muestran deficiencia en la hormona del crecimiento.

Síntomas: crecimiento pobre en altura.

Visual
Glaucoma: Si bien el glaucoma no es frecuente en niños con SRC, puede aparecer tardíamente especialmente si se ha realizado una cirugía de cataratas.

Síntomas: ojo protuberante, ojo persistentemente enrrojecido, ojo lagrimoso, dolor, irritabilidad, aumento de frotarse o golpearse los ojos, golpearse la cabeza, pérdida de la agudeza visual.
(Nota: algunas veces los síntomas no se presentan hasta que se nota el deterioro de la visión)

Otros daños oculares: Si bien la mayoría están presentes en el nacimiento, hay algunas causas de problemas oculares que emergen más tarde en la vida de la persona (ej., desprendimiento de retinas) especialmente si hay conductas de golpearse o hurgarse el ojo.

Audición
Cambio en la Habilidad Auditiva: Tanto la ganancia como la pérdida auditiva se han registrado después de los primeros años de vida.

Sistema Neurológico y Conducta
El SRC se puede caracterizar por cambios pobremente entendidos en el sistema neurológico.
Síntomas: apariciones o cambios en las convulsiones, cambios en el tono, postura, coordinación y fuerza.
Ocasionalmente se desarrollan cambios en la conducta o conductas nuevas.

Síntomas: déficit en la atención, impulsividad, autoagresión, conductas autistas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: