Retrasos Madurativos Psicológicos (apunte)

Es posible clasificar las diversas teorías que explican el concepto de los retrasos madurativos según la importancia que le otorguen a los procesos biológicos o a las condiciones ambientales como determinantes de la madurez. Sin embargo existen algunas características que son comunes a todas estas teorías, las cuales se exponen a continuación:

Ciertas capacidades y funciones psicológicas se desarrollan a un ritmo determinado, cuya curva de crecimiento no es fácil de modificar mediante la experiencia o el aprendizaje específico, lo que quiere decir que ciertos procesos no pueden ser acelerados aunque se someta a los niños a determinados conocimientos o experiencias.
Por ejemplo Aunque a un niño de seis meses se le rodee de un ambiente que otorgue experiencias que le acerquen a la lectura, como es poner a su alcance libros y revistas, éste no aprenderá a leer hasta que sus funciones cerebrales se desarrollen de acuerdo al ritmo determinado que está establecido, el cual le prepararía para este conocimiento a una edad que se aproxima a los cinco años.
Las progresiones en el desarrollo son relativamente espontáneas e invariables en todas las áreas, salvo en circunstancias excepcionales y con uniformidades básicas sea cual sea el ambiente en el que el crecimiento tiene lugar. El entorno apoya, modula, modifica las progresiones, pero no las determina ni las genera.
En algunos niños el desarrollo es más lento que en otros por razones diversas. En las posiciones madurativistas más rígidas, se asume que las causas son genéticas. También se acepta, aunque de forma limitada, que circunstancias perjudiciales durante la gestación, o que sufrimientos severos padecidos inmediatamente después del nacimiento puedan alterar el curso natural del desarrollo. En posiciones más flexibles, que utilizan preferentemente el concepto de “disposición”, mediante el cual se afirma que la exposición de las personas a situaciones críticas y relativamente estables durante los primeros años de la vida afecta al desarrollo.
Los retrasos en el desarrollo son cognitivos y están presentes desde antes de que las personas se enfrenten a los procesos sistemáticos de enseñanza y aprendizaje escolares. Las dificultades de aprendizaje se manifiestan cuando se les exige a los alumnos que realicen aprendizajes para los que por su desarrollo, todavía, no están capacitados.
Quienes poseen dificultades de aprendizaje no obtienen puntuaciones en los tests de coeficiente intelectual significativamente más baja s que las personas sin dificultades de aprendizaje. Y cuando reciben las atenciones psicopedagógicas adecuadas las dificultades de aprendizaje desaparecen, o se limitan sus efectos de tal modo que sus aprendizajes alcanzan niveles semejantes a los de las personas sin dificultades de aprendizaje.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: