Retrasos en el Desarrollo de procesos Básicos como Perceptivo, Motrices, espaciales y Psicolingüísticos (appunte)

Los retrasos en el desarrollo tanto de la maduración perceptiva visual y motriz como de las nociones espaciales referidas al propio cuerpo y al entorno, afectarían fundamentalmente al aprendizaje de la lectura y la escritura provocando un trastorno en el área del lenguaje, aunque incidirían también sobre el resto de los aprendizajes escolares como en las matemáticas, las ciencias y, en general , sobre la adaptación del alumno a la escuela.
Por ejemplo:

El trastorno denominado “inversiones” , que consiste en errores frecuentes en el aprendizaje de la lectura que los niños cometen (confundir letras, como “b” por “d”, “p” por “q”, etc., o posiciones en las sílabas, como “s e” por “es”, “ni” por “in”, “los” por “sol”, etc). Estos errores indican una fuerte tendencia a percibir como idénticas las figuras que representan una simetría derecha-izquierda.
Las inversiones son consideradas un estadio normal del desarrollo de la percepción, ellas irán desapareciendo forma progresiva, de modo que a los seis o siete años de edad no debiesen presentarse.
Los retrasos en el desarrollo perceptivo y psicomotriz afectan a funciones tales como:

  • Percepción y discriminación figura-fondo;
  • Percepción de la forma;
  • Posiciones en el espacio y relaciones espaciales;
  • Progresión izquierda-derecha
  • Coordinación dinámica general
  • Motricidad gruesa y fina, motricidad buco-facial y ocular (movimiento ocular)
  • Coordinación viso-manual.

En el caso de los retrasos en el desarrollo de los procesos psicolingüísticos básicos de recepción, organización y expresión, se puede indicar que estos afectan a la discriminación visual y auditiva, a la integración visual y auditiva, a la expresión verbal y al uso inadecuado tanto de la estructura fónica como de la segmentación de las palabras, por lo que inciden sobre todos los aprendizajes escolares, aunque preferentemente sobre la lectura y la escritura.
Por ejemplo: Los retrasos en la ejecución lingüística eficiente (trastornos de tipo fonológico causados por retrasos en el habla y errores en la pronunciación) que algunos niños presentan en el segundo ciclo de la educación preescolar y en los primeros años de la educación básica, se señalan como causas de sus problemas para el aprendizaje de la lectura.
Si se administraran regularmente pruebas de lenguaje a los niños con dificultades para el aprendizaje de la lectura, se descubrirían retrasos expresivos o receptivos del lenguaje muy sutil, aunque en algunos casos no serían muy sutiles. El desarrollo más lento del lenguaje dificulta también la adquisición y el uso de estrategias de aprendizaje con base verbal (como las estrategias de organización o de repetición), debido a que los componentes de las habilidades han de ejercitarse antes de que puedan integrarse en patrones de conductas complejas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: