Psicopatología del BebÉ (APUNTE)

Definición
Su unidad de intervención diagnóstica y terapéutica es la díada madre – bebé ( 0 a 36 meses). El significado de los síntomas se apoya en la interdependencia de esta díada y su incidencia cronológica en el bebé. Al ser síntomas somatopsíquicos requieren intervención multidisciplinaria.

Modelo de vinculación y neurobiología del desarrollo: Al nacer el bebé posee competencias sensoriales e interactivas para vincularse y promover las conductas de maternaje (ambos fenómenos observables) y así desarrollar su yo emergente (personalidad sana). De no darse esta sintonía se genera tensión y desconfianza.
La disponibilidad y competencia materna están influenciadas por aspectos psicológicos (conflicto bebé real – imaginario, hijo no deseado, rol del hijo y expectativas puestas en él), relación con los abuelos, recursos materiales, red de apoyo social, etc.
Las conductas de vinculación madre – bebé estarían en los genes tempranos de adaptación ambiental y su expresión influenciada por estímulos afectivos, que generaran circuitos neuronales (base de las conductas de adaptación).
Vínculos seguros ( niños sanos; Vínculos ansiosos o desorganizados ( patología.

Evaluación psiquiátrica del bebé
Observación multidimensional y evolutiva de las características del, de su madre, de la relación madre – bebé, rol del padre y familia. Síntomas desde el nacimiento como tensión, rechazo alimentario, evitación de la mirada son signos de angustia psicológica. La díada o tríada deben atenderse juntos, poniendo atención tanto al relato de los padres como a la interacción padres – bebé.

Características del bebé
Examen físico, del desarrollo y comportamiento: Movimientos, organización en el espacio, desplazamiento, estado anímico, juegos, respuesta a estímulos sensoriales, comunicación (leguaje, contacto visual, gestos), relación con los padres, el profesional y objetos (vocalizaciones, mirada tonalidad afectiva, placer, apatía, excitación, etc).
La información “subjetiva” proporcionada por los padres de los síntomas de su hijo debe confrontarse con la observación “objetiva” de la conducta del niño.

Interacción entre el bebé y la madre
Es la secuencia de conductas socialmente orientadas para contactarse y comunicarse. Tiene un componente concreto observable (diálogos visuales, tónicos y auditivos) y un componente imaginario (la madre atribuye un significado y sobreestima el elemento intencional en la conducta del bebé).
Para comprender una interacción disfuncional hay que decodificar la articulación entre el componente concreto y el imaginario.

Características de la madre
Inciden en el bebé por ser la figura primordial del vínculo y por la interdependencia psíquica entre madre y bebé (que suele ser el sustrato de la psicopatología del bebé).
Hay que evaluar su identidad materna, su relación con el bebé, el padre, los abuelos, y los conflictos en torno a las vivencias de la maternidad.
La mayoría de las madres, luego del nacimiento del bebé, entran en una nueva y única organización psíquica llamada Constelación Materna, que es temporal y durante meses o años es el principal ordenador de la vida psíquica de la madre, sus conductas y fantasías. No es innata, se observa en sociedades occidentales e incluso puede desarrollarse en el padre, y hace referencia a cuatro preocupaciones fundamentales:

• Vida y crecimiento: Puedo mantener con vida y hacer crecer a mi bebé?
• Relación primaria: Puedo relacionarme afectivamente con mi bebé y garantizar su desarrollo psíquico para que sea como yo lo deseo?
• Matriz de apoyo: Puedo crear los sistemas de apoyo para cumplir estas funciones?
• Reorganización de la identidad: Puedo transformar mi propia identidad para permitir y facilitar el desarrollo de mi bebé?

Rol del padre y la familia
La influencia del padre en el desarrollo del niño puede ser directa, a través de la madre o por ausencia.
La estructura y funcionamiento de la familia y la red social regulan la disponibilidad física y psicológica de la madre hacia el bebé y el grado de protección de la díada.

A.- TRASTORNOS DEL VÍNCULO

    • Trastornos del proceso de Vinculación:
      a) Por ausencia de la madre o sustituto maternal.
      b) Por discontinuidad de la relación con el objeto de vinculación.
      c) Por trastornos cuantitativos (hiper o hipoestimulación): Alteran adaptaciones a la cantidad de comunicación. También procesos de formación del autoestima e individuación.
      d) Por trastornos cualitativos: – Interacción Disarmónica: Madre responde de mala manera a las señales del bebe ( Proceso de vinculación inadecuado ( ( Probabilidad de trastorno del tipo Vincular. Lo normal son las Interacciones armónicas, donde cada bebe presenta umbrales propios de estimulación.
  1. – Trastornos del tipo vincular:
    a) Vinculo ansioso ambivalente: Niño duda de disponibilidad de padres ( Angustia de separación ( limitación de la exploración.
    b) Vinculo ansioso evitativo: Niño crea expectativas negativas hacia la disponibilidad parental tal como una Negligencia emocional.
    c) Vinculo desorganizado:. Frente a la figura de vinculación, el niño muestra conductas de miedo, confusión, desorientación, apego y desapego.

Criterios Diagnostico: Observación en “situación extraña”, que consiste en separar a los niños (entre 12 y 15 meses de edad) de sus madres por tres minutos y observar sus reacciones al separarlos y al reunirlos. En el tipo desorganizado también se observa la conducta del niño en presencia de la madre.

B. MODALIDADES DE EXPRESIÖN SINTOMÄTICA (no implica etiología y pueden asociarse).

    • Trastornos de expresión somática:
      a) Cólico de los tres primeros meses: En bebes hipertónicos con mamas ansiosas.
      Dg: * Inicio en 2 o 3era semana; * Crisis frec. post-prandiales; *Peso y apetito normales; * Examen clínico y lab. Normales; * Crisis mejoran al separarlo de la madre: * Crisis se calman con movimientos rítmicos que disminuyen contracción visceral.
      b) Trastornos del sueño:
      1- Insomnio del primer semestre: – Insomnio Calmo: (severo) Niños permanecen gran parte de las 24 Hrs con ojos abiertos y grandes.

– Insomnio agitado: Alternan períodos breves de sueño con vigilia. Irritables, lloran.
2.- Insomnio del Segundo Semestre: insomnio de conciliación por angustia de separación.
c) Trastornos de la alimentación:
Trastorno somático más frecuente en 1º año de vida, aislado o asociado a otro trastorno, esto dado por la importancia de la relación madre-hijo.
Los principales trastornos son: anorexia, vómitos, rumíación e hiperfagia.
Anorexia: es él más frecuente, especialmente en el 2º semestre de vida.
Anorexia mental del 2º trimestre: se divide en:
– Anorexia simple reaccional: se produce por el cambio de alimentación (destete), perpetuándose por la oposición del bebé a la nueva comida y la presión ejercida por la madre. La madre debe dejar de forzar al bebé y rápidamente desaparece el trastorno.
– Anorexia compleja: más intensa y resistente. Se observa desinterés por la comida. Formas severas pueden asociarse a depresión (acompañadas de apatía, desinterés por el mundo exterior y tristeza). Puede existir compromiso vital si se asocia a incompetencia parental.
Vómitos: más frecuente en2º semestre, puede asociarse a situaciones traumáticas o asociarse a anorexia. (Vómitos sustituyen la anorexia).
Rumiación: aparición entre los 6 y 8 meses (regurgitaciones y masticaciones repetidas de alimentos). En casos graves se puede llegar a la desnutrición severa.

d) Trastornos dermatológicos:
La piel es fiel reflejo de influencias psíquicas por el fenómeno galvánico ( alteración emocional del potencial eléctrico). Las manifestaciones más frecuentes son: urticaria, eczema, y psoriasis.
Eczema: aparece a los 5- 6 meses, desaparece a los 18- 24 meses. Asociada a asma futura. Madres con altos niveles de hostilidad o ansiedad pueden activarlo en bebe susceptibles.

e) Trastornos respiratorios:
Apnea emocional: entre el 2º semestre y los 36 meses. Ocurre con el llanto, si se prolonga pueden producir pérdida del conocimiento o convulsiones.
La ansiedad provocada en los padres los lleva a ser más permisivos, lo que aumenta la intolerancia a la frustración, aumentando los cuadros.
Forma cianótica más frecuente y en niños activos. Forma pálida menos frecuente.

2- Trastornos de la expresión motora.

La impresión y expresión corporal de la emoción aparece en los 1º días de vida a través del holding y el halding materno (diálogo tónico de Wallon).

Trastornos del Tono: hipotonía en él bebe carenciado e hipertonía en el muy solicitado.
Descargas motoras: rítmicas, exploratorias, auto agresivas y auto eróticas.
Trastornos globales de la motricidad: hiperactividad y agitación o pasividad y apatía.
La importancia de éstos se da cuando son de gran intensidad, alta frecuencia o en concomitancia con otros síntomas. Hay correlación con trastornos psicomotores ulteriores.

3- Trastornos de expresión mental

a) Depresión: cuadro de mayor frecuencia.
Depresión anaclítica: en mayores de 6 meses asociados a separación de la madre. Con relación madre-hijo previa normal. Spitz describe la sgte. evolución:
– primer mes: niño se vuelve exigente y llorón, tiende a asirse con el observador cuando éste logra hacer contacto con ellos.
– 2º mes: de llanto a gemidos. Baja de peso y detención del desarrollo.
– 3º mes: niegan el contacto, pasan acostados, bajan de peso, aparece insomnio y enfermedades intercurrentes. Retraso motor severo e inicio de rigidez facial.
– 4º mes en adelante aparece letárgia y decrece el índice de desarrollo.
Existe un periodo de 2 meses donde el cuadro puede revertir, pero igual deja secuelas.
Separación mayor a 5 meses cuadro irreversible, con altas tasas de mortalidad.
Depresiones menores aparecen en cuadros de mala interacción madre-hijo (depresión puerperal)
Criterios diagnósticos
– Humor disfórico: indiferencia, inexpresividad, apatía. No como tristeza.
– Trastorno de la psicomotricidad: inercia motriz, mímica pobre, movimientos disminuidos y lentos.
– Pobreza interactiva: disminución de las demandas de interacción y de las respuestas a interacciones solicitadas. Esto empeora por el menor interés que se va creando en el cuidador por el pobre resultado de las interacciones.
– Pueden asociarse síntomas de expresión somática.

b) Fobias: se presentan después de los 6 meses. Pueden ser a objetos, a ruidos, a la alimentación, a la defecación, e incluso masivas. Se produce una inhibición de la curiosidad del bebe, lo que puede llevarlo a un retardo en el desarrollo.

4- Trastornos del desarrollo

Pueden ser generalizados o específicos.
El trastorno puede ser puro o estar incluido en una estructura mental definida (deficitaria, psicótica, neurótica o disarmónica).
Pueden ir desde retardos del desarrollo psicomotor hasta el autismo infantil.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: