Pruebas recomendadas para evaluar el estado de las funciones cognitivas, Afectivas y Sociales (aplicación)

A continuación, dejo las explicaciones en que consiste cada prueba que podemos aplicar a nuestros estudiantes…
1.- Test de la Figura Compleja de André Rey

Es una prueba que permite evaluar el estado de una serie de funciones cognitivas de las tres fases del acto mental, tales como la percepción clara, la orientación espacial y temporal, el uso de etiquetas y categorías verbales, la consideración de dos o más fuentes de información, el trabajo planificado, la precisión y exactitud en la comunicación de la respuesta y la restricción del comportamiento por ensayo-error.
La aplicación de la prueba consta de cinco fases; en la primera el sujeto copia la figura, en la segunda la realiza de memoria, en la tercera se realiza una mediación que siempre debe utilizar el criterio de “de menos a más”, y que puede incorporar recursos verbales, gráficos o motores si es necesario, variando en sus niveles de intensidad en cuanto a tiempo y concretización de información; en la cuarta fase el sujeto vuelve a copiar la figura tras la mediación y en la quinta la reproduce de memoria. El objetivo central de esta prueba es detectar las necesidades de mediación del sujeto para mejorar las deficiencias expresadas en las dos primeras fases.

2.- Test de Raven color

Al igual que el test descrito anteriormente, la prueba de Raven en su versión color, nos permite detectar el estado de una serie de funciones cognitivas de las tres fases del acto mental, entre las que destacan la percepción clara, el uso de etiquetas verbales, la orientación temporal y espacial, la definición del problema, el uso de estrategias, el comportamiento planificado, la restricción del comportamiento por ensayo-error y la precisión y exactitud en la comunicación de la respuesta. Los niveles de complejidad y abstracción de esta prueba son de bajo de mediano.
La aplicación se realiza página a página. En la primera página se le solicita al sujeto que describa con la máxima precisión el estímulo que se presenta, a fin de conocer de su percepción, de su manejo de vocabulario, de su exploración de información. Posteriormente se pide al sujeto que plantee expresamente en qué consiste la tarea que debe realizar, corroborando así su definición del problema. Frente a las deficiencias detectadas deberemos iniciar una mediación, que tal vez deba orientarse a la enseñanza de recursos verbales para la expresión, o a la forma de buscar la información y describirla, a la necesidad de considerar las diversas fuentes de información de la prueba, etc. Al avanzar la prueba iremos dando de vez en cuando algunos espacios para que el sujeto ponga en juego lo aprendido, a partir de preguntas intencionadas. En las series AB y B se intenciona con claridad la necesidad de emplear un razonamiento analógico.

Pruebas recomendadas para evaluar competencias afectivas y sociales

  1. Test PAC
  2. Test de Vineland

Se estima fundamental en estas áreas recurrir a la propia observación del Evaluador, recogiendo información en los distintos espacios de interacción que se dan con el evaluado, apelando al sentido y al criterio, que le posibilitan interpretar aspectos relacionales y de autonomía en relación al sujeto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: