Deficiencias Visuales y Ceguera (apunte)

La función básica del ojo consiste en recoger información visual del entorno y trasmitirla al cerebro. Este órgano es estimulado por los rayos luminosos que reflejan los objetos que se hallan dentro del campo visual; en los ojos normales estos rayos alcanzan un foco claro que se encuentra ubicado en el centro de la retina. La retina es una capa de tejido nervioso, que se sitúa en la parte trasera del ojo, la cual está compuesta por diversas subcapas. La retina se conecta con el nervio óptico, el cual es el encargado de transmitir los estímulos al cerebro para que éste los interprete y elabore la representación visual.
En el proceso de captar una imagen, los rayos luminosos atraviesan diversas estructuras y sustancias del ojo. Cada una de ellas curva ligeramente la luz y produce así una imagen ideal en la retina. El proceso comienza cuando, la luz llega a la córnea, que es una membrana curva que protege el ojo. Luego pasa a través del humor acuoso, éste es un líquido cuya función consiste en rellenar la cámara frontal del ojo. Posteriormente el estímulo alcanza a la pupila,

la cual se abre en el centro del iris; la pupila se expande o se contrae para regular la cantidad de luz que entra en el ojo. La luz atraviesa luego el cristalino, que es una estructura transparente y elástica suspendida d e pequeños músculos que modifica su espesor para enfocar con precisión los objetos, dependiendo de qué tan lejos o cerca se encuentren éstos. Finalmente la luz pasa por el humor vítreo, que es una sustancia gelatinosa encargada de rellenar la mayor parte de la cavidad del ojo. Los trastornos de cualquiera de estas estructuras pueden impedir la formación de imágenes exactas en la retina, provocando problemas que pueden ir desde la distorsión visual hasta la ceguera total.

El Ojo y sus Principales Componentes:
 Nervio óptico.
 Córnea.
 Pupila.
 Cristalino.
 Retina.
 Iris.
 Humor vítreo

Daño Visual o Ceguera

El niño con déficit visual es entendido como aquel que padece la existencia de una alteración permanente en los ojos o las vías de conducción del impulso visual. Esto causa una disminución ostensible en la capacidad de visión que, cuando menos, constituye un obstáculo para el desarrollo normal de su vida, por lo que se vuelve necesaria una atención a sus necesidades especiales.
Con la intención de aunar criterios al momento de determinar las necesidades de las personas con alteraciones en la capacidad visual la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la siguiente clasificación:

 Visión parcial: se incluyen dentro de esta categoría a todas las personas que presenta dificultades para percibir imágenes con uno o ambos ojos, cuando la iluminación y la distancia son las adecuadas para que logre dicho objetivo. Los individuos que tienen visión parcial deben recurrir al uso de lentes, anteojos u otros aparatos especiales para lograr superar las dificultades que presentan en la visión.

 Visión escasa: cuando el resto visual (grado mínimo de visión) de la persona aún le permite ver objetos a escasos centímetros de sus ojos.


 Ceguera parcial: cuando el resto visual sólo permite captar la luz, aunque sin formas, sólo bultos y algunos matices de colores.

 Ceguera: la agudeza visual es útil cuando supera un tercio de la visión, de forma que el espacio comprendido entre 1/3 y 1/10 de la capacidad visual es lo que recibe la denominación de debilidad visual o ambliopía. Se considera que una persona es ciega cuando no percibe ninguna imagen o apenas logra captar algo de luz. Se debe distinguir entre la ceguera congénita (de nacimiento) y adquirida. En el caso de la segunda, el haber tenido oportunidad de percibir colores, tamaño, forma, etc. facilita enormemente la posibilidad de que la persona sea autónoma y logre adquirir los aprendizajes, esta situación permite que la adaptación y la integració social y escolar sean más fáciles.

Existen diversos trastornos que pueden provocar afecciones a la visión, las complicaciones más comunes son los trastornos de re fracción, aunque existen otros menos frecuentes que también es necesario revisar, para ello se procederá a exponer las principales características de dichas afecciones.

a) Los trastornos de la refracción: la refracción es el proceso de curvatura de los rayos luminosos durante su paso de una estructura del ojo a otra. El ojo normal refracta los rayos luminosos a fin de que en la retina se forme una imagen exacta sin ayuda. Pero en muchas personas (Miller, 1979) el tamaño y la forma del ojo impiden que la refracción sea perfecta; en otras palabras, los rayos luminosos no se enfocan sobre la retina. Los trastornos de la refracción se corrigen normalmente con anteojos ópticos o con lentes de contacto, pero si son graves pueden provocar una discapacidad visual permanente.
La miopía o mala visión de lejos aparece cuando el ojo tiene un diámetro horizontal superior a lo normal, y por ello la imagen que trasmite la retina queda algo fuera de foco. Los niños miopes pueden ver claramente los objetos cercanos como su cuaderno, pero los lejanos, como la pizarra o una película, se les presentan borrosos o sencillamente no logran verlos. El trastorno contrario a la miopía es la hipermetropía, o mala visión de cerca. El ojo hipermétrope es más corto que el norm al, lo que impide que los rayos luminosos converjan en la retina, y la imagen se forme detrás de ésta. Otro trastorno es el astigmatismo afección que consiste en una visión distorsionada o borrosa ocasionada por irregularidades de la córnea o de otras superficies del ojo y hace que tanto los objetos cercanos como los lejanos queden fuera de foco. Los anteojos ópticos o los lentes de contacto pueden corregir muchos trastornos de la refracción, modificando el curso de los rayos luminosos para producir un enfoque lo más claro posible.

b) Otros tipos de trastornos visuales: aunque los trastornos visuales más comunes son los de la agudeza y el campo visual, la visión puede sufrir muchas otras alteraciones importantes. La “motilidad ocular”, o capacidad del ojo para realizar movimientos, puede verse dificultada y ocasionar problemas de la visión binocular, esto quiere decir que afecta la capacidad que tienen los ojos para enfocar el mismo objeto y combinar sus imágenes en una sola imagen clara (Ward, 1986). La “visión binocular” es un proceso que requiere una buena visión en ambos ojos, músculos oculares normales y un correcto funcionamiento de los centros de coordinación del cerebro (Miller, 1979).
Existen muchos trastornos que dificultan o imposibilitan a los niños utilizar eficazmente ambos ojos. El “estrabismo” es la incapacidad para enfocar los ojos en mismo objeto a causa de una desviación hacia afuera o hacia adentro de un ojo o los dos. Cuando los trastornos de estrabismo y otras anomalías de la motilidad ocular no reciben tratamiento pueden conducir a una pérdida permanente de la visión. En el caso de que los ojos no puedan enfocarse simultáneamente, el cerebro evita que se forme una doble imagen suprimiendo los estímulos provenientes de uno de ellos, y de este modo el ojo más débil (que normalmente es el que se desvía hacia adentro o afuera) puede perder la capacidad de ver. La “ambliopía” es la reducción o pérdida de la visión por faltade uso del ojo más débil, sin que exista una enfermedad que origine el problema. El tratamiento normal de la ambliopía consiste en tapar el ojo más fuerte, de m odo que el débil se vea obligado a desarrollar una visión mejor por medio del entrenamiento y la experiencia. Este tratamiento es más eficaz si comienza en la primera infancia. Cuando no se ha llevado a efecto este tratamiento, la cirugía del músculo ocu lar también puede prevenir las pérdidas posteriores de visión del ojo más débil.
Otros tipos de trastornos visuales incluyen los problemas de “acomodación”, en los que el ojo no puede ajustarse adecuadamente para ver a distintas distancias. Los niños con dificultades de acomodación pueden tener problemas para apartar los ojos de un libro y enfocarlos en la pizarra y/o realizar la acción a la inversa. Algunos niños con discapacidades visuales sufren un trastorno llamado “nistagmo”, que corresponde a un movimiento rápido, involuntario y repetido de los o jos en dirección lateral, vertical o rotativa, y que por lo general no es percibido por la persona que lo padece (Chase, 1986b). El nistagmo grave puede provocar problemas para enfocar la vista y para leer.
El “albinismo”, es una anomalía genética que consiste en la ausencia de pigmentación en los ojos, la piel y el cabello, y que produce trastornos visuales de moderados a graves porque reduce la agudeza visual y provoca nistagmo (Ashley y Cates, 1992). Los niños albinos sufren casi siempre “fotofobia”, un trastorno en que los ojos se hacen excesivamente sensibles a la luz.
También existen trastornos de la visión del color. Los niños con visión deficiente del color no padecen ceguera a los colores, lo que quiere decir que, no lo ven todo en blanco y negro, sino que tienen dificultad para percibir ciertos colores. La confusión más común es entre el rojo y el verde, que se presenta en alrededor del 8% de los hombres y el 0,4% de las mujeres, La visión defectuosa de los colores no mejora ni empeora con la edad, y por lo general no se considera como un trastorno visual que tenga implicaciones educativas. Este trastorno recibe también el nombre de “daltonismo”.
Las “cataratas” son una nube que se forma en el cristalino y que bloquea el paso de la luz necesaria para ver con claridad, produciendo una visión borrosa, distorsionada o incompleta; algunas personas que la sufren la comparan con la visión a través de un parabrisas sucio. Cuando las cataratas son muy espesas o densas, los enfermos pueden ser incapaces de percibir cualquier detalle. Las cataratas son comunes en las personas mayores, pero también pueden aparecer en niños. Cuando los niños nacen con cataratas, se les suprime el cristalino defectuoso, y luego deben usar unos lentes ópticos o de contacto especiales; por lo general deben llevar lentes bifocales.
El “glaucoma” es una enfermedad muy difundida caracterizada por una presión anormalmente elevada en el interior del ojo. Todas las variedades de glaucoma se originan en perturbaciones o bloqueos de los fluidos que normalmente circulan dentro de los ojos. Cuando se produce una presión excesiva sobre el nervio óptico, la visión central y la periférica sufren daños o se pierden por completo, y aunque en sus fases avanzadas el glaucoma puede ser muy doloroso, al principio suele pasar inadvertido durante mucho tiempo, y los niños pueden no darse cuenta de las pequeñas y graduales pérdidas visuales que sufren. Cuando se detecta el glaucoma en sus primeras etapas, muchas veces se puede tratar eficazmente con medicinas o cirugía.

Según la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE), se pueden reducir a ocho las posibles causas de la disminución de la capacidad visual o ceguera:

 Anomalías heredadas o congénitas

 Daños en el nervio óptico, quiasma o centros corticales

 Disfunciones en la refracción de las imágenes

 Enfermedades infecciosas, endocrinas e intoxicaciones

 Lesiones en el globo ocular

 Parasitosis

 Trastornos de los órganos anexos al ojo

 Traumatismos, golpes.

Los profesores rara vez conocen los detalles de la etiología y el estado médico de los niños con trastornos visuales, pero es importante que sepan de qué manera los trastornos que sufre el niño afectan a su rendimiento escolar. Los conocimientos básicos expuestos hasta aquí pueden ayudar a los profesores a comprender ciertos aspectos del aprendizaje y la conducta de los alumnos y a decidir cuándo se le debe proporcionar ayuda.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: