Procedimientos Informales para Evaluar a Estudiantes (ejemplo)

Muchos educadores carecen de test estandarizados para evaluar el nivel de aprestamiento de sus alumnos y deben basarse en sus propias observaciones o elaborar ellos mismos sus medios de evaluación informales.

Los estudios demuestran que la estimación de los docentes puede predecir éxito o fracaso en el futuro aprendizaje lector de los alumnos, aproximadamente con la misma eficacia con que lo hacen los buenos test de aprestamiento. Heilman (1972) cita el estudio de Karlin (1957): más de cien alumnos de primer grado habían sido evaluados a través de MRT y llegó a la conclusión de que la predicción sobre el éxito en el aprendizaje de la lectura basada en el puntaje del test era sólo superior en un 4 por ciento a la predicción dada por los maestros, sin conocer los resultados del MRT.
Curiosamente, también las madres pueden predecir las destrezas de aprestamiento de sus hijos tales como aparecen medidas en el MRT (Vukelich y McAdam, 1978).los maestros eficientes y experimentados son capaces de juzgar el aprestamiento para la lectura de la mayoría de sus alumnos después de algunas semanas de actividad. Las predicciones tienden a ser más precisas cuando el maestro utiliz a escalas o inventarios que le ayudan a formarse opiniones más específicas y a clarificar sus juicios sobre sus propios estudiantes.
Cuando el profesor no anota sus observaciones o tiende a realizar consideraciones globales, se ve influenciado a veces por aquellos niños que poseen muchas destrezas verbales y sociales, y tienden a considerar que tienen mejor nivel de aprestamiento que los niños callados o tímidos. En el cuadro N° 1 se muestra una pauta de observación (que puede transformarse en escala) donde se enfatizan aquellos aspectos relacionados con el interés por la lectura y algunos de tipo lingüístico que la s investigaciones señalan como correlacionados con el éxito de la lectura.

Ejemplo de Pauta de Observación del Nivel de Aprestamiento para la Lectura

CONDUCTAS Nunca A vecesA menudo

  • Solicita que le lean cuentos
  • Mira detenidamente libro y revistas

  • Reconoce palabras en envases, letreros, signos de tránsito.

  • Pregunta: “¿Qué dice ahí?”, mostrando las palabras o los títulos.
  • Pregunta, cuando escucha una lectura: “¿En qué parte dice eso?”.
  • Solicita que le regalen libro o revistas.

  • Conoce nombres de letras e intenta escribirlas.

  • Solicita que se le enseñe a escribir su nombre.

  • Le dicta espontáneamente a los adultos recados, cartas o tarjetas.

  • Reconoce partes de palabras.

  • Nota similitudes entre una palabra y otra.

  • Aprende de memoria un cuento leído por un adulto e imita la acción de leerlo.

  • Muestra interés en signos y símbolos.

  • Cuenta cuentos, narra lo que le sucede.

  • Recita poemas y canta la letra de las canciones.

  • puede seguir la secuencia de un libro en que se narra la historia mediante ilustraciones.

  • Inventa un argumento a partir de una lámina.

  • Disfruta recorriendo librería junto a un adulto.

  • Responde a las preguntas que se le formulan.

  • Detecta similitudes entre los sonidos de las palabras.

  • Discrimina entre sonidos de diferente timbre y altura.

  • Puede denominar con rapidez y precisión una serie de objetos.

  • Maneja un vocabulario variado y preciso en relación a los objetos y sucesos comunes.

  • Emplea estructuras gramaticales variadas para expresarse con una fluidez razonable.
  • Trabaja en forma independiente.

  • Comparte una actividad de trabajo en grupo.

  • Comparte sus materiales.

  • Puede esperar su turno.

  • Puede mandar y obedecer un grupo.

En base a lo expuesto anteriormente, usted puede construir su propia pauta de observación y poder determinar conjuntamente a su criterio posibles resultados.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: