Principios que se deben dar en el Diseño Universal de Aprendizaje (apunte)

Todos quienes diseñan una clase se enfrentan a diario al reto de atender la diversidad y si bien la normativa actual ha ido incorporando variados recursos para atender a la diversidad, finalmente es el docente quien trabaja directamente con sus estudiantes quien tiene la responsabilidad de concretar los aprendizajes en todos ellos.
Ya se ha logrado instalar el reconocimiento de que no hay dos estudiantes que obtengan aprendizajes de una misma manera por lo que para los docentes el ofrecer una estrategia que aborde todas las necesidades de sus alumnos

resulta en sumo necesario. Desde el diseño inicial se debe proporcionar un plan para la creación de objetivos de enseñanza, métodos, materiales y evaluaciones que funcionen para todo el grupo de estudiantes y no solo para algunos desplegan a enfoques más flexibles que pueden ser personalizados y ajustados a las necesidades.
Como elemento esencial del Diseño Universal para el Aprendizaje se encuentra la creencia de que los estudiantes necesitan no sólo el contenido principal y habilidades, sino también el acto de aprender y con el fin de concretarlo deben estar provistos de una gran variedad de oportunidades para interactuar con los diferentes recursos. Es por este motivo cuando el docente comienza a diseñar su plan de estudio debe tener en mente que ciertos estudiantes pueden necesitar apoyo tales como un audio a través un dispositivo que transforme el texto a voz y de forma contraria también; así como representaciones visuales, o las opciones de ejecución alternativa, tales como la producción de un vídeo en lugar de un documento escrito. En última instancia, en un aula DUA los profesores se esfuerzan para llegar a sus estudiantes a través del mejor medio posible y luego apoyarlos hacia el aprendizaje a través de la vía más eficaz.

El DUA pone el foco de atención en el diseño del currículo escolar para explicar por qué hay estudiantes que no llegan a alcanzar los aprendizajes previstos apoyándose en las evidencias neurocientíficas que explican cómo funciona el cerebro al aprender y en la oportunidad que ofrecen los medios digitales en la actualidad, proponiendo un marco práctico de aplicación en el aula que se organiza en tres principios. En torno a estos tres principios se configuran diferentes pautas de aplicación que los profesionales pueden usar en el diseño de sus clases.
La premisa práctica del Diseño Universal para el Aprendizaje es que el currículum debería incluir alternativas para hacer accesible y apropiada las diversas estrategias en función de las diferencias individuales, respecto a los conocimientos previos, estilos de aprendizaje, habilidades, situación de discapacidad y todo ello considerando además los variados contextos. Esto no implica necesariamente una adaptación o acomodación para cada uno de los estudiantes, si no que más bien se orienta a un diseño en el cual se han considerado previamente los diferentes requerimientos en una respuesta educativa pertinente.
Profundizando en el conocimiento del DUA, se hace necesario mencionar que las personas se relacionan con la información que les presenta el medio a través de tres redes que se encuentran interconectadas y que según la neurociencia a nivel cerebral esto es lo que ocurre en los procesos de aprendizaje y que se expresan a través de tres principios, que son:

Principio I: Proveer múltiples medios de Representación (el qué del aprendizaje)
Se orienta hacia las diferentes formas en que se presenta la información y el contenido durante las actividades curriculares, considerando luego de un exhaustivo proceso de levantamiento de necesidades comunes y especiales del curso. De esta forma el docente y los profesionales que participan de las diferentes clases podrán dar respuesta de la forma más universal posible a la presentación y representación de los contenidos a abordar diariamente.
Estos elementos van por sobre el reconocimiento de las necesidades educativas especiales derivadas o no de una situación de discapacidad; enfatiza ciertos puntos que permitan a cualquier estudiante que sea parte del proceso acceder a la totalidad de la información presentada durante el transcurso de la clase completa.
A modo de reflexión las clases en general están basadas en medios expositivos, usando alguna guía de trabajo o el libro correspondiente al curso, ocasionalmente y cada vez más frecuentemente se trabaja con recursos digitales que amplían la posibilidad de presentación de la información.
Al analizar que el docente se expresa en forma oral, escribiendo ciertas instrucciones o contenidos en la pizarra y probablemente algún video que colabore en la comprensión, encontramos que estos elementos podrían constituirse en una barrera para el aprendizaje de estudiantes que por ejemplo no logren una comprensión completa del lenguaje oral o escrito, por lo que la información recibida se encuentra fraccionada y solo a través del video se espera logre incorporar los elementos planteados. Por otra parte, puede ser que uno de los estudiantes presente una baja visión, por lo que el uso de un audio claro y con información suficiente en la que se describan las imágenes será de gran utilidad; ésta última forma, no afecta en forma alguna a los estudiantes que no presentan la mencionada situación de discapacidad, más bien contribuye a reforzar la comprensión de los enunciados vistos durante la clase.
Cabe señalar que, si bien los medios digitales permiten fácilmente una gran versatilidad, también se pueden presentar y representar los conceptos a trabajar en una clase a través de medios y recursos concretos, todo va a depender de lo que realmente cada estudiante requiere.
A modo de ejemplo en una clase se pretende abordar algún hecho histórico ocurrido en otro lugar del mundo, para ello podrían disponer globos terráqueos, mapas en distintos formatos y todos aquellos elementos que permitan al estudiante cualquiera sea su requerimiento poder ubicarse geográficamente lo que no guarda relación con el despliegue de una gran cantidad de recursos, más bien de la garantía de que cada estudiante está logrando comprender que de lo que la temática a tratar versa sobre un lugar diferente al cual se encuentran en ese momento.

Principio II: Proveer múltiples medios de Ejecución y Expresión (el cómo del aprendizaje)
Este principio corresponde a la serie de estrategias que un estudiante podría utilizar para dar a conocer lo que realmente ha incorporado. Cada estudiante difiere en gran medida en la forma que procesa la información y bajo este principio se debe facilitar múltiples formas para asegurarse que el objetivo de aprendizaje ha sido comprendido.

ESTRATEGIAS PARA APLICAR EL PRINCIPIO 2 DE DUA
En este sentido nos encontramos por ejemplo con estudiantes que presentan una importante dificultad al realizar exactamente lo que el docente de modo general solicita; tal como sería en el caso de que se requiera armar una serie con cuerpos geométricos, para este caso habrán estudiantes que no presentarán dificultad en trabajar con estos elementos a nivel simbólico en una guía de trabajo, sin embargo otros ya sea por un requerimiento para comprender y encontrarse en una etapa simbólica emergente, deben recurrir al uso del material concreto, por esta razón el docente debe proveer desde el inicio de la clase de ambas formas que permitan la expresión de su aprendizaje; incluso se podrían agregar algunos carteles que indiquen el nombre de los cuerpos geométricos para facilitar el proceso de escritura para aquellos estudiantes que presenten dificultad
para hacerlo de forma convencional.
Por todo lo anteriormente señalado resulta relevante ofrecer la mayor cantidad de formas para que el estudiante pueda mostrar el repertorio de aprendizajes que maneja.

Principio III: Proveer múltiples formas de Compromiso (el por qué del aprendizaje).
Es importante destacar que se proyecta que las personas recorran el sistema educativo en su conjunto, por alrededor de doce años o más, con una carga horaria importante que en los años de la infancia y adolescencia ocupan jornadas completas, pasando los estudiantes un mayor tiempo al interior de las escuelas por sobre el tiempo en el hogar, por esta razón los lazos afectivos suelen ser de vital importancia, pues la mayor interacción en cantidad e intensidad se da al interior de la aulas con pares y profesores.
Una vez que este factor se hace consiente permite visualizar que los procesos afectivos están directamente relacionados con la función del aprendizaje, por lo que cualquier estrategia que se implemente debe considerar este aspecto. De la mano de ello se encuentra el componente motivacional, el cual es intrínseco pero que bien puede ser potenciado por los docentes.

ESTRATEGIAS PARA APLICAR EL PRINCIPIO 3 DE DUA
A través de este principio se busca en forma permanente que el estudiante se configure como un aprendiz experto, es decir que se le provean todos los recursos y estrategias para que obtenga la seguridad suficiente sobre sus propios aprendizajes, que conlleven a una motivación respecto a la incorporación de nuevos conocimientos lo que sin duda facilitará el compromiso con su propio proceso.
Las condiciones en las que se dan los aprendizajes deben incluir algún grado de diversión a fin de mantener el interés de los estudiantes conviene planear actividades lúdicas. Por ejemplo, para enseñar matemáticas simples, podríamos planear un juego de botar latas en el cual el estudiante que está aprendiendo a señalar y contar objetos cuente las latas que otro estudiante las derriba; otro estudiante que está aprendiendo a escribir números al dictado podría escribir el puntaje del estudiante que tiró las latas e, incluso, un estudiante más avanzado, que esté trabajando en la suma, podría ser quien sume los puntajes de cada participante. De esta forma, los estudiantes que se encuentran en distintos niveles en las matemáticas básicas, pero que tienen la misma edad cronológica, pueden aprender aprenden conductas sociales, como alternarse y alentar a los participantes que lo hicieron bien.
Junto a ello constituye un hecho relevante el proporcionar experiencias de aprendizaje funcionales que se conecten con el desarrollo de habilidades prácticas lo que elevará su autoestima, así como incidirá en que ese proceso se consolide.
Cuando aprendemos haciendo este proceso se torna más eficaz adquiriendo mayor significancia. Junto a ello juega un papel fundamental el que el docente refuerce positivamente a todos los estudiantes cuando ellos hacen bien sus trabajos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: