Principios Psicológicos del Aprendizaje (artículo)

En diciembre de 1995, la Asociación Internacional de Psicólogos de la Educación, hizo circular entre sus miembros, los “Principios Psicológicos del Aprendizaje”:

Principio 1: La naturaleza del proceso de aprendizaje.
Hay diferentes clases de aprendizajes: el aprendizaje de hábitos de destrezas motoras, la generación de conocimiento, aprendizaje de destrezas y estrategias cognitivas. El aprendizaje de materias escolares complejas es más sólido cuando es un proceso intencional de asignación de, significados a partir de la información y la experiencia. Los estudiantes exitosos son activos, se orientan a las metas, autorregulados, persistentes y aceptan la responsabilidad de contribuir a su propio aprendizaje:

Principio 2: Metas del proceso de aprendizaje.
El estudiante exitoso, cognitivo, apoyo y dirección, puede crear representaciones significativas y coherentes del conocimiento. Para aprender, los estudiantes necesitan tener una meta. Para adquirir conocimientos útiles y estrategias para seguir aprendiendo toda la vida, necesitan perseguir metas que les parezcan importantes. Los profesores pueden ayudar a sus alumnos a establecer metas a corto y a largo plazo que sean significativas para ellos y adecuadas para la educación.

Principio 3: La elaboración del conocimiento.
Un estudiante exitoso vincula de manera coherente la nueva información con el conocimiento que ya posee. Como cada estudiante tiene experiencias diferentes y puesto que la mente funciona para relacionar la información de forma que tenga sentido, cada uno organizará la información a su propia manera. Los profesores pueden ayudar a sus alumnos a lograr interpretaciones compartidas del conocimiento y las destrezas importantes; sin embargo, a menos que los nuevos conocimientos se integren con los que ya se poseen, quedarán aislados y será difícil aplicarlos a nuevas situaciones.

Principio 4: Pensamiento estratégico.
El estudiante exitoso cree y utiliza una diversidad de destrezas del pensamiento y razonamiento para lograr metas complejas de aprendizaje. Los estudiantes exitosos utilizan el pensamiento estratégico en el aprendizaje, el razonamiento, la solución de problemas y el aprendizaje de conceptos. Usen diversas estrategias y continúan ampliando su repertorio al reflexionar sobre estas estrategias y modificarlas, al observar a los demás y al beneficiarse de la instrucción recibida.

Principio 5: Pensamiento sobre el pensamiento.
Las estrategias de orden superior para “pensar el pensamiento y el aprendizaje” y para supervisar las operaciones mentales, facilitan el pensamiento creativo y crítico, y fomentan la destreza. Los estudiantes exitosos, reflexionan sobre la forma en que aprenden, establecen metas razonables, seleccionan estrategias adecuadas, supervisan el progreso hacia las metas y cambian las estrategias cuando sea necesario. Estas habilidades pueden adquirirse por instrucción.

Principio 6: El contexto del aprendizaje.
El aprendizaje está influido por factores ambientales que incluyen la cultura, la tecnología y la instrucción. El educador a veces entorpece las relaciones importantes tanto con los estudiantes como con los ambientes de aprendizaje. La instrucción debe ajustarse al nivel de los conocimientos, las habilidades cognitivas y las formas de pensamiento del estudiante. Las cualidades culturales del ambiente del aula son muy importantes en el aprendizaje.

Principio 7: Influencias motivacionales y emocionales en el aprendizaje.
La profundidad y la amplitud de la información procesada y el qué y el cómo se aprende y se, recuerda, están influidos por:

a) La conciencia, las opiniones del individuo acerca del control personal, su competencia y habilidad;
b) La claridad e importancia de valores, intereses y metas personales;
c) Sus expectativas de éxito o fracaso;
d) El afecto, las emociones y los estados generales de la mente;
e) La motivación resultante para aprender.
El mundo interno de: creencias, metas y expectativas puede facilitar o interferir con el aprendizaje. Las cogniciones y emociones negativas intensas (sentimientos de inseguridad, preocupación por el fracaso, la conciencia de sí mismo, la timidez, el temor al castigo, al ridículo o a las etiquetas estigmatizantes frustran el aprendizaje complejo.

Principio 8: Motivación intrínseca para aprender.
La motivación intrínseca, la creatividad y el pensamiento de orden superior son estimulados por tareas de aprendizaje relevantes, auténticas, de un nivel óptimo de dificultad y novedad para cada estudiante. Los estudiantes necesitan oportunidades para tomar decisiones sobre el aprendizaje que estén de acuerdo con sus intereses personales. Es más probable que sean creativos y piensen en profundidad los proyectos que son tan complejos como las situaciones del mundo real.

Principio 9: Efecto de la motivación sobre el esfuerzo.
El aprendizaje de destrezas y conocimientos complejos requiere de un esfuerzo prolongado, persistencia y práctica (con orientación y retroalimentación). El aprendizaje de una materia difícil necesita una inversión considerable de tiempo y energía, por lo que, a menos que los estudiantes estén motivados para aprender, es poco probable que hagan el esfuerzo requerido sin ser sancionados.

Principio 10: Restricciones del desarrollo y oportunidades.
Los individuos progresan por las etapas del desarrollo físico, intelectual, emocional y social que sean función de factores genéticos únicos, y del ambiente. Los estudiantes aprenden mejor cuando los materiales son apropiados para el grado de desarrollo. El énfasis excesivo en una forma de preparación, puede: interferir con el desarrollo armónico en otras áreas.

Principio 11: Influencias sociales en el aprendizaje.
El aprendizaje está influido por las interacciones sociales y la comunicación con los otros. El aprendizaje se facilita cuando los estudiantes tienen la oportunidad de relacionarse y colaborar en sí en las tareas instrucciones. Las situaciones de aprendizaje que permiten y respetan la diversidad, fomentan el pensamiento flexible, la competencia social y el desarrollo moral. El aprendizaje y la autoestima se fortalecen cuando los individuos mantienen relaciones de respeto e interés con otros que ven su potencial, aprecian sus dotes y los aceptan como individuos. La autoestima y el aprendizaje se refuerzan.

Principio 12: Las diferencias individuales en el aprendizaje.
Los individuos tienen capacidades distintas. Estas diferencies son una función del ambiente (lo que se aprende y comunica en diversas culturas o en otros grupos sociales) y de la carencia (lo que ocurre de manera natural como función de los genes). Mediante el aprendizaje y la educación social, los alumnos han adquirido preferencias sobre el estilo y el ritmo para aprender. Pero estas preferencias no siempre ayudan a los estudiantes a alcanzar sus metas, por lo que los profesores deben ayudarlos a analizar sus preferencias de aprendizaje y, de ser necesario, ampliarlas o modificarlas, a la vez que mantienen el respeto por las diferencias individuales.

Principio 13: Aprendizaje y diversidad.
El aprendizaje es más sólido cuando se toman en consideración las diferencias en las conductas culturales y sociales del estudiante. Aunque los principios básicos del aprendizaje, la motivación y la instrucción eficaz pueden aplicarse a todos los que aprenden, las convicciones familiares, y el nivel cultural y socioeconómico influyen en el aprendizaje. Confiando los estudiantes ven que sus diferencias en habilidad, antecedentes y cultura son aceptadas y respetadas, la Motivación aumenta y el aprendizaje se fortalece.

Principio 14: Normas y evaluación.
El establecimiento de normas apropiadamente altas y desafiantes, y la evaluación tanto del estudiante como del proceso del aprendizaje, forman parte integral del aprendizaje exitoso. La evaluación proporciona información importante tanto al alumno como al profesor en todas las etapas del proceso de aprendizaje. La evaluación que se hace sobre la marcha puede ofrecer retroalimentación del progreso hacia las metas. Cuando se emplean apropiadamente, las evaluaciones estandarizadas, de desempeño y las autoevaluaciones estas pueden guiar la planificación instrucciones, apoyar la motivación y ofrecer las correcciones necesarias para guiar el aprendizaje.
La enseñanza basada en estos principios, puede garantizar la participación activa de los estudiantes en la solución de problemas, la práctica de estrategias de aprendizaje, la toma de decisiones y el descubrimiento de ideas importantes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: