Principios Generales de Evaluación en una Perspectiva Psicopedagógica

La evaluación psicopedagógica es un concepto que Implica establecer unos objetivos, recoger información, analizar, interpretar y valorar los datos obtenidos para tomar decisiones educativas respecto a los sujetos evaluados. Estas decisiones educativas se han de plasmar en el establecimiento y en el seguimiento de un programa educativo.
La evaluación psicopedagógica ha atravesado por diversos momentos según el aspecto esencial en el que se centraba. Esto ha dado lugar a que se pueda hablar de diversos enfoques:

a) Tradicional (también llamado psicotécnico): centrado en el estudiante y en su déficit (C.I.).
La evaluación es cuantitativa. Se aplican los test como experimento científico.
b) De entrenamiento de habilidades: parecido al anterior, centrado en el alumno y su proceso de déficit (condiciones neuropsicológicas), pero más vinculado a las respuestas educativas.
c) Conductual: centrado en la interacción alumno-tarea o alumno-habilidad. En este enfoque, el diagnóstico es más funcional.

d) Ecológico: centrado en la interacción alumno-escuela, basado en el currículum.

Este enfoque evaluativo se enmarca en un enfoque de tipo ecológico y contextual. En él se evalúan aspectos no centrados en el déficit, sino en base a detectar las necesidades educativas de los alumnos para abordar el proceso de enseñanza necesario para los mismos.
Estas necesidades se basan en la interacción con su medio, para lo cual es preciso evaluar el contexto del aula, de la escuela y el socio-familiar y las necesidades derivadas de la aplicación del currículum por lo que es necesario evaluar el perfil del alumno, el nivel actual de competencia del mismo y su nivel de desarrollo general.

Principios Básicos de la Evaluación Psicopedagógica

Toda evaluación psicopedagógica se debe sustentaren una serie de principios:

a) Carácter funcional: debe servir para tomar decisiones respecto al proceso de enseñanza-aprendizaje, para ello se evaluará a los alumnos tomando referencia de los aprendizajes curriculares y sus condicionantes, todo ello en condiciones educativas naturales.

b) Carácter dinámico: debemos determinar el potencial de aprendizaje para pensar posibles ayudas para el desarrollo del estudiante.

c) Carácter científico: para la recogida y análisis de los datos, se debe tener en cuenta las variables más relevantes y evaluar hipótesis de trabajo.

d) Carácter educativo y cooperativo: debe ser un complemento de la evaluación de la competencia curricular ordinaria, para lo cual deben participar todos los profesionales que incidan en el sujeto de la evaluación.

Finalidad y Contenidos de la Evaluación Psicopedagógica

La finalidad de la evaluación psicopedagógica es servir de pauta para la elaboración, seguimiento y evaluación de la propuesta curricular que sea necesario realizar para responder adecuadamente a las necesidades que presenta el estudiante.
La información que debe suministrar la evaluación psicopedagógica, se organizará en tres aspectos:

a) Información sobre el alumno, que sea relevante para la intervención educativa.
b) Información sobre el entorno familiar y escolar en el que se desenvuelve, resaltando los aspectos del contexto que puede favorecer o dificultar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

c) Determinación de la situación curricular en la que el alumno o alumna se encuentra.

• Evaluación Relativa al estudiante:

1. Síntesis de los aspectos del desarrollo personal del alumno, relevantes para la intervención educativa: historial académico y sobre el desarrollo general (biológico, psicomotor, intelectual, emocional, social, nivel de comunicación-lenguaje).

2. El nivel actual de competencia curricular: Esto es lo que conoce o sabe hacer el alumno en relación al currículum del aula. En relación a LA programación centro-aula, las áreas curriculares y la temporalización.

Asimilación y utilización de los contenidos conceptuales, procedimientos o actitudes alcanzados por el alumno en las diferentes áreas del currículum.

La evaluación de la competencia curricular pasaría por tres momentos:

El primero, es la determinación de las áreas que precisan evaluación. El segundo corresponde a la evaluación ordinaria por parte del profesorado, y el tercero, se refiere a la evaluación en profundidad de las áreas afectadas.

Los aspectos a evaluar dentro de la competencia curricular pueden versar sobre:

– Dominio de técnicas instrumentales: lenguaje oral (vocabulario, entonación y construcción de frases), lenguaje escrito (grafía, ortografía y composición), lectura (comprensión, velocidad y nivel lector) y aprendizajes lógicos-matemáticos (numeración, cálculo y resolución de problemas).

– Habilidades manuales: método de trabajo y técnicas de trabajo.
– Conocimientos específicos en determinadas áreas: capacidades y contenidos.

3. Sobre el estilo de aprendizaje y motivación para aprender: condiciones físicas-ambientales más adecuadas, tipo de agrupamiento preferido (individual, pequeño grupo o gran grupo), lenguaje en el que prefiere presentar la información (oral, gestual, simbólico, figurativo), estrategias de aprendizaje que emplea (analíticas o sintéticas), contenido y actividades que le interesan, capacidad de atención, reacción a aspectos novedosos y estructura motivacional (intrínseca o extrínseca).

• Evaluación Relativa al Contexto:

Se evaluarán los aspectos del entorno socio-familiar y del entorno escolar que resulten relevantes para la toma de decisiones curriculares.

1.- Sobre el contexto del aula: evaluación social; grupos, organización de las tareas, relaciones y evaluación académica: objetivos, contenidos, recursos, tiempo. Pertinencia de la programación en relación al alumno y pertinencia de las interacciones.

2.- Sobre el contexto del centro o escuela: existencia y adecuación del Proyecto Educativo de Centro, ideología, contexto organizativo, contexto didáctico, clima institucional.

3.- Respecto al contexto socio-familiar se tomará en cuenta:

a) En torno al alumno: autonomía en su medio, nivel de comunicación, interacciones familiares, rol, aficiones, etc.

b) En torno a la familia: hábitos y pautas educativas, actitud y expectativa s frente al niño, conocimiento de su problemática.
c) En torno al contexto social: recursos disponibles y posibilidades educativas.

• Evaluación Psicopedagógica

Una vez expuestos los aspectos que recogerá la evaluación psicopedagógica, no queda más que delimitar y elegir aquellos instrumentos acordes con esta evaluación y con el alumno a evaluar. No obstante, es preciso hacer alcances con respecto a los test, ya que son instrumentos muy utilizados.
Los test, son instrumentos importantes para la evaluación psicopedagógica de los alumnos porque introducen el rasgo de la objetividad, pero su información debe ser contrastada constantemente por otras fuentes o instrumentos de la evaluación psicopedagógica.
Algunos autores los clasifican en cinco tipos: de inteligencia general o aptitud escolar, de inteligencia o aptitud especial, de rendimiento, de interés y de adaptación personal.
Los test de inteligencia para los alumnos de la escuela básica, pueden ser individuales, colectivos o multifactoriales, los cuales dan puntuaciones separadas sobre los “subtests”.
Los tests de aptitudes especiales, tales como los referentes a la lógica, pueden tener valor si se utilizan en conjunto con otros datos. Los tests de rendimiento dicen lo que el alumno ha llevado a cabo.
Los tests de interés, muestran las preferencias de los alumnos que deben ser completados con entrevistas o cuestionarios.
Por otra parte, los que se refieren a la adaptación personal, tienen el valor de que indican las áreas donde los niños piensan que tienen problemas.

2 comentarios en “Principios Generales de Evaluación en una Perspectiva Psicopedagógica

  1. Una pagina con una visión actualizada y generosa para que quienes necesitamos informacion al respecto como profesionales de la educacional

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: