Origen de los Trastornos del Lenguaje

Básicamente se puede hacer referencia a dos posibles orígenes de los trastornos del lenguaje, aquellos que son internos en el propio niño (biológicos) y los relacionados con el entorno (ambientales)

en el que éste se desarrolla, a continuación se detallarán las principales características de cada uno de ellos:

*Biológicos: para un óptimo desarrollo del lenguaje se precisa la integridad anatómica y funcional del aparato respiratorio, de los órganos fonadores, del aparato auditivo, de las vías nerviosas, además de las áreas motrices y sensoriales. Existen algunos problemas de lenguaje que se originan por un trastorno en estas áreas.
Además de los factores de tipo orgánico, es preciso tener también en cuenta los factores de tipo cognitivo o intelectual. Un buen número de estudios se han centrado en las relaciones entre el desarrollo cognitivo y lingüístico, considerando su relativa dependencia o interdependencia, en ellas se postula que ciertas dificultades del lenguaje serían, ante todo, la manifestación de un déficit cognitivo más general. En este sentido, los niños que muestran evidencia de retraso cognitivo, corren también el riesgo de presentar trastornos en el lenguaje.
Por último, también hay que tener presente las hipótesis que relacionan ciertas dificultades del lenguaje con explicaciones puramente psicolingüísticas en el sentido de que, en algunos casos, existirían alteraciones en los dispositivos específicos de procesamiento lingüístico y/o de almacenamiento de la información.

  • *Ambientales: no se debe olvidar que cuando se aborda el desarrollo comunicativo y lingüístico se da una gran importancia a la interacción que se establece con el medio social. No es posible hablar de dificultades teniendo sólo al niño como punto de referencia. Es preciso tener también en cuenta los contextos tanto situacionales como interpersonales en los que el niño se desarrollan. Un trastorno de lenguaje no es sólo la consecuencia de una o varias causas, sino que es el resultado de una historia, y de una historia interactiva.
  • Ciertos entornos familiares y sociales ofrecen mayores oportunidades para un desarrollo armónico de las habilidades comunicativas y lingüísticas que otros. En este sentido, algunos niños se encuentran expuestos a experiencias comunicativas muy pobres y limitadas en sus primeros años de vida, lo que indudablemente influirá en las competencias con las que acceden a la escuela y con las que se enfrentan a los aprendizajes y a ciertos contextos de socialización. En el otro extremo, ambientes familiares muy sobreprotectores también pueden dificultar el desarrollo autónomo del niño reforzando conductas más infantiles.
  • Los entornos familiares patológicos pueden también influir en el proceso de desarrollo de los niños y, por supuesto, en sus capacidades comunicativas. Cuando los niños crecen en ambientes muy distorsionados en la dimensión emocional, como es el caso de los niños con padres esquizofrénicos o psicóticos, su desarrollo comunicativo puede verse comprometido.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: