Necesidades de adaptaciones para las Personas ciegas (apunte)

Uno de los objetivos en la educación de las personas con discapacidad visual es ofrecer

la máxima información del mundo que les rodea. Para ello, es necesario adaptar los estímulos visuales, para que las personas con discapacidad visual los puedan percibir táctil o auditivamente y, si tienen resto visual, con las ayudas ópticas y no ópticas adecuadas.
«Las personas privadas de visión obtienen la mayor parte de la información a través de dos canales fundamentales: el lenguaje y la experimentación táctil, cuyo órgano más especializado es la mano» (Lucerga, 1993).
Las personas que no ven necesitan materiales alternativos para tener acceso a la información por medio de otros sentidos distintos a la vista. Esto adquiere especial importancia en edades tempranas, cuando el lenguaje aún no está instaurado y no existe la simbolización.

La representación mental del mundo de un niño o una niña con ceguera es diferente a la de un niño o niña vidente. Una descripción verbal, o una imagen, proporcionan mucha información y, por lo tanto, es un buen recurso. Pero no es el único. También se pueden adaptar los materiales en relieve para ser percibidos al tacto y ayudar así a que la persona cree y elabore sus imágenes mentales.

Los dibujos en relieve y la relación con diferentes texturas fomentan el desarrollo táctil, lo cual repercute, por ejemplo, en el aprendizaje posterior del sistema de lectoescritura braille. Las imágenes en relieve, táctiles son para «mirar» con las manos, por lo que tienen que ser diferentes a las de los videntes, basadas en conceptos distintos a los visuales, ya que se trata de imágenes táctiles, para «mirar» con las manos. Así, por ejemplo, ¿cómo adaptar a una niña ciega una nube? ¿Con algodón? Es posible que sea una adaptación visualmente muy apropiada, pero la sensación táctil del algodón es cálida, no tiene relación con la frescura y humedad de un día nuboso. Para un niña ciega, sería más conveniente la adaptación de las nubes con un material más frío como el plástico (burbujas) o el metal.

Es importante que los niños y niñas con discapacidad visual aprendan a tocar para poder «mira»r a través de sus manos.
Por tanto, no basta con reproducir en relieve la misma imagen que se ofrece en vista. Esto provocaría desinterés y pérdida de motivación ante la imposibilidad de reconocer los dibujos. Por otro lado, para conseguir que estos niños y niñas descubran el mundo a través de sus manos, tienen que estar estimulados para este fin, tienen que aprender a tocar.

Estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario, tu opinión es importante para seguir creciendo

A %d blogueros les gusta esto: