Modelos de Intervención en Orientación (apunte)

Al tener presente los análisis anteriores es posible avanzar

a la comprensión de los aspectos aplicados del quehacer de la orientación educacional. Desde aquí adquiere relevancia lo concerniente a los modelos de intervención, para ello seguimos el desarrollo de Rodríguez (1998, p. 239).

De igual forma, suscribimos la definición de Modelos de Intervención que plantea Bisquerra R. y Álvarez (1998, p. 55), cuando sostiene que: “es una representación que refleja el diseño, la estructura y los componentes esenciales de un proceso de intervención en orientación.” Desde aquí, todo modelo de intervención en orientación lo entendemos como una guía para la acción, por ello, estos modelos son prescriptos-normativos, es decir, establecen la forma de hacer, de actuar, en el sentido que definen el procedimiento a seguir y normativizan las acciones. En este sentido ordenan, secuencian y sistematizan las acciones prácticas en relación con la orientación. Los autores antes mencionados sostienen que los modelos de intervención en orientación deben cumplir básicamente dos funciones:

a. Sugerir procesos y procedimientos concretos de acción en el aula, la validez de cuyo funcionamiento se valida empíricamente a través de la investigación científica;

b. Sugerir líneas de investigación en cuanto a validar la eficacia de las hipótesis y propuestas de modelos de intervención.

8.1 Clasificación de los modelos de intervención

Siguiendo un hilo conductor en el análisis, una vez establecido lo que se entiende por Modelo de intervención, procede desarrollar la clasificación de los modelos de intervención en orientación; a tal efecto cabe mencionar que, dicha clasificación depende del criterio utilizado para cada formulación: Así, por ejemplo, podemos mencionar clasificaciones adaptando el criterio histórico (Beck, 1973; Rodríguez Moreno, 1986, 1988 y 1995) el criterio racional (Parker, 1968), según el tipo de relación orientador-orientado (Escudero, 1976), en función del tipo de intervención (Rodríguez Espinar, 1986; Rodríguez Espinar y otros 1997) según carácter teórico, el tipo de intervención y el tipo de organización o institución (Álvarez González, 1991 a y b y 1995; Bisquerra, 1992 y 1997 a y b; y Álvarez y Bísquerra 1997) o, el enfoque psicológico, la concepción de la enseñanza y del aprendizaje, las finalidades de la orientación, el ámbito de la intervención, y la relación profesional y el grado de dependencia entre orientador y orientado(s) (Moreno, 1996).

Dado el interés que sentimos para aclarar y analizar los tipos de intervención en orientación, hacemos referencia a los elementos consideramos más significativos de algunas clasificaciones mencionadas y profundizaremos en la clasificación presentada por (Bisquerra y Álvarez, 1997), Iniciamos las consideraciones más significativas de algunas clasificaciones de los modelos de intervención siguiendo a Vélaz C. (1998):
Adoptando un criterio histórico, Rodríguez Moreno (1995, pp. 21-52) distingue los siguientes “Modelos de orientación educativa y profesional en el siglo XX”.

Modelos históricos: El Modelo de orientación vocacional de Frank Parsons (1908) y el Modelo Brewer que asimilaba la orientación y la educación (1914).

  1. Modelos modernos de orientación educativa y profesional:
    • La orientación entendida como clasificación y ayuda del ajuste o adaptación (de Koos y Kefauver, 1932).

• La orientación como proceso clínico.

• La orientación como consejo o proceso de ayuda para la toma de decisiones.

• La orientación como sistema metodológico eléctrico.

  1. Modelos contemporáneas de orientaciones (centrados en las instituciones escolares y en las organizaciones educativas):

• La orientación como un conjunto o constelación de servicios.

• La orientación como reconstrucción social.

• La orientación como acción intencional y diferenciada de la educación.

• La orientación facilitadora de desarrollo personal.

  1. Modelos centrados en las necesidades sociales contemporáneas:
    • La orientación como técnica consultiva o intervención indirecta.

• Las intervenciones primarias y secundarias, la teoría de la orientación activadora.

• Los programas integrales de orientación preventiva.

• Orientación para la adquisición de las habilidades de vida.

Según el estilo y actitud del orientador, Parker (1968) distingue entre orientación directiva y no directiva, y entre enfoques existenciales y enfoques conductistas. En esta clasificación encontraremos el modelo de rasgos y factores; modelo espontáneo-intuitivo; Modelo Rogeriano; el modelo pragmático empírico; el modelo conductista; el modelo electivo.
Partiendo de una multiplicidad de criterios, Moreno (1996) entre ellos: el concepto de enseñanza-aprendizaje, las finalidades de la orientación e intervención psicopedagógica, los ámbitos de intervención, la relación orientador-orientado, el enfoque psicológico que fundamentan los distintos modelos de intervención; plantea los enfoques dominantes de orientación e intervención psicopedagógica en los contextos educativos.

En este enfoque, se ubican:

  1. El modelo asistencial o remedial (enfoque clínico).
  2. El modelo de consejo (enfoque humanista).

  3. El modelo consultivo o prescriptivo (enfoque conductista).

  4. El modelo constructivista (enfoque sistémico de la intervención y enfoque constructivista del proceso enseñanza-aprendizaje).

  5. Característica de los Modelos de intervención en Orientación (Monereo, 1996)

A) Modelo asistencial o remedial (enfoque clínico).

El enfoque que sostiene La base de este modelo es el enfoque médico-clínico. Parte del supuesto de que las conductas desajustadas de los alumnos son los síntomas con origen neuro-biofisiológico, a los cuales se les indica un tratamiento.
El hilo conductor de la orientación lo lleva el orientador, para quien el diagnóstico en el eje de su intervención, y, además, se genera un repunte de las pruebas psicométricas y se da proliferación de centros de educación especial.
El modelo en consideración se caracteriza por:

  1. Ser individualizado, intensivo, externo y realizado en un momento concreto.
  • En cuanto a la finalidad de la orientación, por una parte, es remedial, es decir, se ocupa de reeducar y rehabilitar las discapacidades o déficit. Y, por otra, es preventiva. Esta característica es reciente en este modelo. Se ocupa de la higiene mental y del diagnóstico precoz, del cambio actitudinal en la familia y el profesorado.

  • En cuanto a la acción del orientador, es paralela a la acción educativa generalmente es externa, el orientador es el especialista que se encuentra fuera de la escuela y atiende del sujeto en sesiones periódicas.

  • En cuanto a la relación con los profesores es asimétrica, es decir, el orientador es el experto en la situación planteada por el orientado, es el que da las indicaciones sobre la actuación, e tratamiento que debe seguirse en el caso.

  • El modelo considera posible desarrollar las habilidades cognitivas independientemente de contenidos y contextos, excluye las intervenciones psicopedagógicas.

  • Desventajas:
    • Puede ser considerado casuístico.

    • Para el modelo, es fundamental el diagnóstico (dislexia, hiperactividad,) que generan perjuicios y expectativas negativas al desarrollo del sujeto.

    • La aplicación del modelo remedial desarticula la acción de la orientación de los contextos naturales del orientado.

    B) Modelo De Consejo Counseling (Enfoque Humanista)

    El autor de la tipología que seguimos, sostiene que las bases fundamentales del modelo de consejo se encuentran en la Orientación no directiva de Carl Rogers (1940), sustentada a su vez en la teoría psicodinámica de la personalidad caracterizada por:

    Distinguir distintos planos integrados en la atención a las situaciones planteadas por los sujetos (instintivo, afectivo e intelectual) al producirse un problema en uno de ellos se genera manifestaciones en los otros planos.

    • Sostener que la conducta desajustada se da, cuando hay incongruencias entre los sentimientos, las necesidades internas (de seguridad, pertenencia al grupo, estima y autorrealización) y las experiencias exteriores. El origen de los conflictos es individual y responde a la frustración en la autorrealización del sujeto.

    • La orientación es considerada en este modelo, como un proceso de ayuda al sujeto en la toma de conciencia de sus conductas mediante la entrevista terapéutica.

    C) El Modelo de Consejo o Counseling se caracteriza por:
    1. Los principios fundamentales del modelo son:

    • El autoconocimiento (el sujeto puede comprender sus problemas).

    • La autodirección (el sujeto puede resolver sus problemas).

    • Dependencia (el sujeto con problemas descarga sobre otros su responsabilidad).

    1. La actitud del orientador en la relación de ayuda o intervención debe ser congruente, respetuosa y empática.
  • La intervención sigue un proceso con sus respectivas fases.

  • • Revisión objetiva de los factores que explican el problema.

    • Clasificación y comprensión de dichos factores.

    • Reorganización de los recursos emocionales y formulación de objetivos personales.

    1. Es un modelo basado en la psicología clínica, en consecuencia, tiene una finalidad remedial, donde la intervención es individual, directa y fuera del contexto escolar. Lo que distingue este modelo del anterior, es el carácter no directivo del orientador.

    Desventajas:

    • La eficacia del modelo depende de la habilidad comunicativa del orientador.

    • Es una intervención reservada a sujetos que hayan alcanzado la adolescencia y trata solo problemas afectivos.

    • Es una intervención netamente individual.

    C) Modelo Consultivo o Prescriptivo (Enfoque Conductista)
    La fundamentación psicológica de este modelo es el conductismo, corriente psicológica que explica el proceso de enseñar y aprender asumido por él.

    Características del Modelo Consultivo

    1. Este modelo concibe el currículo como un producto predefinido y cerrado.
  • La intervención del orientador frente a una situación se inicia a petición o demanda de un docente o de algún órgano de la institución.

  • La intervención sigue un proceso, con fases muy bien delimitadas a saber:

  • • Registro de la conducta que se modificará.

    • Formulación de objetivos de la intervención en términos operativos y de conducta observable.

    • Diseño de la intervención y aplicación por parte del docente.

    • Seguimiento del proceso de intervención y reformulación si fuera necesario.

    1. En este modelo la intervención la hace el docente, entrenado por el orientador en técnicas de análisis y modificación de conducta y se efectúa en el salón de clase.
  • El orientador es el técnico asesor del docente con una finalidad remedial (modificar la conducta a partir de un cambio de estímulos).

  • Mediante este modelo se puede intervenir: un alumno, un grupo de alumnos, o el profesor, a quien se asigna un papel pasivo en la intervención.

  • Este modelo contribuye con la estructuración de contenidos en orden de dificultad creciente y en la elaboración de programas de desarrollo individual.

  • Desventajas:
    Una de las desventajas más marcadas del modelo, es el efecto sobre la comunidad escolar, pues se crea dependencia y pasividad de parte de los profesores y hasta de los padres.

    D) Modelo Constructivista
    Este modelo utiliza la variante de modelo de servicios intervenido por programas y el modelo de consulta. Se caracteriza por:

    • Los procesos que configuran un aprendizaje de contenido no debe ser fragmentado.

    • Una idea previa o recuerdo activo, permanente del significado de lo que se está aprendiendo, debe ser facilitado y estimulado.

    • El error es considerado como una oportunidad de auto evaluación y reflexión.

    • Todo proceso de intervención debe partir del interés y de la motivación del alumno.

    • El cambio cognitivo es una medida de la calidad de la educación.

    • La idea que el desarrollo humano es un proceso permanente de enculturación, donde el currículo escolar es parte de la cultura a través de los mediadores sociales.

    • El aprendizaje es el motor del desarrollo y no a la inversa.

    • La interacción entre un medidor y el que aprende se produce siempre en un contexto social.

    • El profesor / orientador, como mediador especializado, ha de guiar al alumno de forma intencional y consistente desde un conocimiento.

    • Las dificultades de aprendizaje de los alumnos, se explican mediante las deficiencias en las mediaciones recibidas.

    La finalidad de la Orientación

    La finalidad básica del modelo constructivista es la prevención. Allí el orientador, como mediador, ayuda a que el centro educativo desarrolle al máximo su potencial educativo.
    El ámbito de la intervención y la relación profesional y el grado de dependencia entre orientador y orientado(s).
    En este sentido el modelo adopta una perspectiva sistémica de la intervención psicopedagógica, en consecuencia:

    • La indagación sobre la situación problemática es profunda.

    • Se gestiona una intervención global de la situación.

    • Se sopesan los efectos positivos y negativos de la intervención orientadora.

    • La actitud colaborativa intra y extra escolar favorece los cambios cualitativos y duraderos.

    • El orientador estimula en docentes, alumnos, padres la autonomía en la toma de decisiones a fin de evitar la dependencia.

    • La relación profesional es colaborativa y de complicidad.

    Tus comentarios son muy importantes para nosotros ¡escríbenos!

    A %d blogueros les gusta esto: