Los Principios del DUA

Los tres principios que guían la premisa del DUA están

alineados con los tres tipos de redes cerebrales: representación, acción y expresión y implicación. Cada uno de estos principios persigue guiar a los educadores para que presten apoyo a todos los educandos.

Principio I: Proporcionar Múltiples Medios de Representación (el “qué” del Aprendizaje)

Los estudiantes difieren en la forma en que perciben y comprenden la información que se les presenta. Por ejemplo, aquellos con discapacidad sensorial (ceguera o sordera), dificultades de aprendizaje (dislexia), con diferencias lingüísticas o culturales, etc. pueden requerir maneras distintas de abordar el contenido. Otros, simplemente, pueden captar la información más rápido o de forma más eficiente a través de medios visuales o auditivos que con el texto impreso. Además, el aprendizaje y la transferencia del aprendizaje ocurren cuando múltiples representaciones son usadas, ya que eso permite a los estudiantes hacer conexiones interiores, así como entre conceptos. En resumen, no hay un medio de representación óptimo para todos los estudiantes; proporcionar múltiples opciones de representación es esencial.

Principio II. Proporcionar Múltiples Formas de Acción y Expresión (el “cómo” del Aprendizaje)

Los estudiantes difieren en las formas de desenvolverse en un entorno de aprendizaje y en cómo expresan lo que ya saben. Por ejemplo, los sujetos con graves problemas de movilidad (como puede ser, parálisis cerebral), aquellos que carecen de habilidades estratégicas y de organización (dificultades en la función ejecutiva), los que tienen barreras en el lenguaje u otros problemas, pueden resolver las tareas de aprendizaje de manera diferente. Unos pueden ser capaces de expresarse correctamente por escrito, pero no en lenguaje hablado, y viceversa. Además, se debe tener en cuenta que tanto la acción como la expresión requieren una gran cantidad de estrategias, práctica y organización y todo ello forma parte de un área en la que los estudiantes pueden diferir de forma significativa entre sí. Por tanto, no hay un único medio de acción y expresión que sea óptimo para todos los estudiantes y, consecuentemente, es esencial proporcionar diversas opciones para realizar los procesos que implican la acción y la expresión.

Principio III. Proporcionar Múltiples Formas de Implicación (el “por qué” del Aprendizaje)

El componente afectivo tiene un papel crucial en el aprendizaje y por ello los estudiantes difieren mucho en el modo en que se implican o en qué les motiva a aprender. Estas diferencias pueden tener su origen en múltiples y diversas causas, entre las que se incluyen las de tipo neurológico, cultural, de interés personal, subjetividad, o los conocimientos y experiencias previas, entre otros factores. Para unos estudiantes la novedad y la espontaneidad pueden ser motivadoras, mientras que para otros estas pueden generar desmotivación o incluso temor y preferir entornos rutinarios. Hay quienes prefieren trabajar en solitario, mientras que otros se implican más trabajando con sus compañeros. En realidad no hay una única forma de participación que sea óptima para todos los estudiantes y en todos los contextos; por lo tanto, es esencial proporcionar múltiples opciones para facilitar la implicación.

El DUA plantea una visión del aula muy distinta de la que conlleva la enseñanza tradicional. Su implementación requiere la expectativa profunda y sin reservas, de que cada estudiante, sin importar sus limitaciones, es capaz de aprender y lograr los estándares mínimos planteados en el currículum oficial, con el apoyo necesario de parte del docente. ¿Qué herramientas y soportes cree Ud. necesitar para llevar a cabo esta tarea?

Al planificar la enseñanza utilizando los tres principios, el DUA resalta cuatro componentes de la práctica: metas, materiales, métodos y evaluación (Hitchcock, Meyer, Rose, & Jackson, 2002). Un currículum basado en el DUA requiere que cada uno de estos componentes se implemente en forma tal que permita al estudiante aprender a aprender: ser estratégico, hábil, orientado a la meta con un propósito y motivado a aprender (Rose & Gravel, 2010).

• Las metas. En el marco del DUA, las metas para el currículum incluyen varias vías para alcanzarlas. Las metas típicamente se basan en la adquisición de habilidades o en ganar conocimiento basado en estándares.

• Los materiales incluyen herramientas que apoyan dichas vías y motivan a los estudiantes a demostrar su conocimiento en variadas formas.

• Los métodos de enseñanza van mucho más allá de diferenciar para las necesidades individuales de los estudiantes, pues requieren métodos variados y flexibles con los que todos los estudiantes se puedan conectar a través de la lección.

• La evaluación, por último, requiere enfocarse en las metas de aprendizaje, asegurando que lo que se espera de los estudiantes es cuidadosamente enseñado y determinando su conocimiento del contenido sea usado para planificar a futuro en clases para todos los estudiantes (Hall, et al., 2012).

En general. planear un currículum basado en el DUA incluye estos cuatro componentes alineados con cada uno de los tres principios del DUA para proveer a los estudiantes un acceso variado y equitativo a un currículum alineado con altos estándares y metas. Planear un currículum basado en el DUA requiere un conocimiento y un entrenamiento apropiados, que deben ser parte de la formación inicial docente y del perfeccionamiento docentes.

No te olvides de dejarnos tu comentario en nuestras entradas

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: