La psicolingüística (apunte)

Para explicar el proceso de adquisición del lenguaje, se han planteado diversas teorías y conceptos, dentro de los cuales la psicolingüística

ha jugado un papel fundamental. Al intentar dar un concepto acerca de qué es ésta disciplina, nos encontramos con diversas definiciones como:

  • “Parte de la psicología que se encarga de estudiar los procesos de adquisición y formación de la estructura mental del lenguaje”.
  • “Ciencia que estudia el proceso de la adquisición del lenguaje, tomando en cuenta la parte psicológica del ser humano”.

  • “Ciencia que se encarga del estudio de cómo el ser humano adquiere, comprende y utiliza el lenguaje”.

  • “Disciplina que permite comprender los sistema de adquisición y elaboración del lenguaje, tomando en cuenta la psiquis del individuo”.

Al analizar todas estas definiciones, se puede observar que existen conceptos comunes, que llevan a considerar a la psicolingüist ica como la disciplina que analiza cualquier proceso que tenga que ver con la comunicación humana, mediante el uso del lenguaje sea éste oral o escrito. Esto quiere decir entonces, que la psicolingüistica trata de descubrir cómo se produce, adquiere y comprende el lenguaje.
A grandes rasgos, los procesos psicolingüísticos m ás estudiados, pueden dividirse en dos categorías:

a) Codificación (producción del lenguaje)

b) Descodificación (o comprensión del lenguaje)

En la codificación, se analizan los procesos que hacen posible que seamos capaces de formar oraciones gramaticalmente correctas, partiendo del vocabulario y de las estructuras gramaticales. La psicolingüística tambi én estudia los factores que afectan a la «decodificación», o con otras palabras, las estructuras psicológicas que nos capacitan para entender expresiones, palabras, oraciones, textos, etc.
Cabe destacar además, que la psicolingüística tien e sus raíces en dos ciencias: la psicología y la lingüística, de ahí que también se denomine Psicología del Lenguaje. No obstante, no es la suma de ambas de disciplinas. La diferencia entre ambas ciencias radica fundamentalmente, en que la psicolingüística se enc argaría de averiguar más acerca del modo en el que se adquiere el lenguaje, en cómo se forma su estructura; en cambio, la psicología del lenguaje se encargaría de los procesos psicológicos que intervienen en el lenguaje, o de cómo el mismo lenguaje influye en los procesos psicológicos.

Lenguaje y Comunicación:
Partiendo de las definiciones clásicas de Sapir (1 956), lenguaje y comunicación no son términos sinónimos ni necesariamente intercambiables, aun cuando generalmente se los usa indistintamente, debido a que existen variadas acepciones y ambos conceptos tienen rasgos en común.
Como señala este autor, el lenguaje es un “método exclusivamente humano, no instintivo, de comunicar ideas, emociones y deseos, por medio de un sistema de símbolos producidos de manera deliberada. Estos símbolos, son ante todo, auditivos y producidos por los órganos del habla.”
En esta definición, Sapir se refiere específicamente al lenguaje oral o verbal, que es la base del análisis de los lingüistas. Este es el sen tido en que la mayoría de las personas entienden el término lenguaje.
El lenguaje como capacidad de representar la realidad y comunicarse, constituye un sistema organizado de signos, y el concepto de comunicación, se refiere específicamente a su utilización.
Genéricamente, el término lenguaje se utiliza también, en todas las formas o sistemas de comunicación y representación. Generalmente, el sistema verbal es el más elaborado y rico en posibilidades, ya que los signos verbales son exclusivos de los seres humanos.

· Facultad o capacidad de lenguaje
El término lenguaje, se utiliza para señalar la facultad o capacidad de simbolizar y de comunicarse mediante signos convencionales, como también, a las formas de simbolización y comunicación específicas.
Dentro de las formas o métodos que incluyen sistemas simbólicos y formas de comunicación específicas, se pueden distinguir entre los lenguajes de tipo verbal (habla, escritura, lectura) y los no verbales (gestuales, de señales, artísticos, otros).
Es importante destacar que al hablar de lenguaje verbal, los lingüistas distinguen entre los términos «lengua», para referirse al sistema, y «habla», al uso del sistema, en la comunicación humana. Por lo tanto, el lenguaje se constituye en un instrumento para la comunicación.

Aportes de la Teoría de la Información al Modelo del Lenguaje:
La comunicación verbal es un proceso que abarca dos componentes interrelacionados, la comprensión y la expresión o producción, los que conllevan implícitamente, un proceso perceptivo y un proceso receptivo.
Estos dos procesos, implican direcciones inversas y recíprocas en la interpretación de los mensajes que se establecen entre un oyente y un hablante.
En el estudio de la comunicación verbal, las definiciones de estos procesos han sido influidas en forma importante por la teoría de la información, la que pone énfasis en la transmisión, emisión y recepción de la información,utilizando una terminología que es propia de esta teoría (fuente, emisor, canal, señales, destino, receptor, y otros).
Esta conceptualización ha ejercido un importante efecto en la lingüística, la psicología del lenguaje y las interpretaciones psicolingüístic as de los procesos comunicativos y cognitivos.
La comunicación se refiere a un intercambio de información o puesta en común de significaciones entre dos o más sujetos, que tienen la intención de establecer una relación, a través del intercambio de mensajes intencionados en un contexto determinado.
En este circuito de comunicación, los participantes o interlocutores aportan y reciben información, lo cual, en muchas oportunidades no sucede en forma simultánea, como por ejemplo, a través de una carta, los medios de comunicación, u otros; por lo tanto, es importante no entender la comunicación en un sentido limitado, como la presencia física de dos o más sujetos en un tiempo y espacio simultáneo .
En esta concepción del proceso comunicativo, lo esencial es la puesta en común de significación, lo cual puede lograrse a través del uso de palabras, gestos, actitudes, entonación de la voz, movimientos del cuerpo y otros. Esto implica el conocimiento y manejo de códigos comunes, entre los sujetos implicados en el acto comunicativo.
Las palabras, los gestos y todos los elementos que constituyen el contenido de la comunicación, son considerados signos, es decir, representaciones de las ideas, sentimientos y emociones que se quieren comunicar.
El uso del lenguaje, en el contexto de una interacción comunicativa, implica un proceso interno cognitivo que tiene dos instancias fundamentales, donde intervienen un emisor y un receptor:

  • Codificación, es la actividad del emisor, que implica transformar las ideas, los sentimientos; es decir, el contenido del mensaje a los signos de un código con el propósito de comunicarlo a un receptor.
  • Decodificación, es la actividad del receptor, que implica la traducción e interpretación de las señales recibidas, con el fin de otorgarles un significado.

Ambos son procesos que suponen una puesta en común de significaciones, lo cual no es sinónimo de estar de “acuerdo”, sino que, en ocasiones también deja explícito el “desacuerdo”.
Los roles del emisor o hablante y del receptor u oyente, se alternan en forma sucesiva en la toma de turnos durante la interacción comunicativa.
Estos procesos de codificación y decodificación, ocurren en tres niveles:

  • De proyección: aquí los receptores toman los estímulos auditivos y, a través de la acción del sistema nervioso, los hacen llegar al cerebro. Este es un proceso de índole fisiológica y no es modificable por la experiencia.
  • De integración: en este nivel la información transmitida por el organismo, se organiza sistemáticamente y se almacena en las estructuras d e la memoria en una secuencia temporal.

  • De representación o cognitivo: las respuestas internas que se repiten en este nivel, son

  • de dos tipos: a) representacionales, ya que son una parte o reflejo de las respuestas reales, y b) mediadoras, porque se pueden encadenar a la serie de respuestas observables, dadas por el individuo.

    Para Mac Neil (1990), los procesos iniciales generan una representación fonológica o input; los procesos intermedios generan un análisis de la representación, y por último, los procesos terminales, permiten obtener el significado de dicha estructura, lo cual conlleva al receptor a comprender el mensaje y como resultado de esto, producir algún tipo de respuesta.
    La intencionalidad, es un elemento que debe estar presente en todo proceso comunicativo, lo cual también indica, que un sujeto puede estar comunicando su deseo de no querer comunicarse.
    Las intenciones comunicativas, deben ser codificadas en los signos de un código, el cual debe ser compartido entre emisor y receptor. Cuando esto no ocurre así, es probable que surjan equivocaciones en las interpretaciones, en torno a las significaciones de los mensajes recibidos u observados.
    Los fenómenos de la comunicación, se dan en el contexto de las relaciones humanas, lo que implica que debe existir siempre algún tipo de relación entre los interlocutores, aún, cuando es importante señalar que existen interacciones de muy distinta naturaleza: casuales, deliberadas, breves, largas, positivas, negativas, amigables, hostiles, indiferentes, fáciles o difíciles, constructivas o destructivas.
    En referencia a los contenidos que acompañan a las intenciones comunicativas, son importantes algunas características, tales como, la autenticidad, la veracidad y el respeto por el otro, los que constituyen elementos referidos a la Comunicación Efectiva, y que ciertamente, son útiles en las relaciones humanas d e diferente índole.
    Se puede apreciar que desde el ámbito educativo, e stos contenidos son esenciales e inherentes a la acción pedagógica, donde se espera que las relaciones entre profesores y alumnos sean constructivas enriquecedoras y sanas, y que se enmarquen dentro de un contexto reafirmador de las características positivas de las personas.

    · Circuito de la comunicación aplicado al ámbito esc olar

    En este ámbito se destacan los aportes de Ferdinan d de Saussure, (1915). Dentro de sus aportes más relevantes, es necesario mencionar las distinciones que realiza entre los componentes, social y personal del lenguaje; en este sentido, distingue entre el concepto de lengua y habla.
    En términos generales, la lengua constituye el aspecto social sistemático del lenguaje, y, por otra parte, el habla constituye el aspecto individual y concreto; es decir, el habla es la realización de la lengua.
    Desde esta perspectiva, podemos entender entonces, que existen diversas lenguas o idiomas en el mundo, las cuales conforman sistemas organizados jerarquizados y particulares del lenguaje, como por ejemplo, las Lenguas Latinas, entre ellas, el Castellano, el Francés, el Rumano; las Lenguas Germánicas, por ejemplo, el Inglés y el Alemán, las cuales constituyen desde el punto de vista lingüíst ico, lenguas vivas, ya que son habladas en la actualidad, por diferentes grupos de personas en diferentes partes del mundo.
    Por otro lado, están las lenguas muertas, tales co mo el Latín, el Sánscrito y el Arameo, entre otras, que ya no forman parte del sistema de comunicación de grandes grupos de población, sino que han pasado a estar presentes solamente en textos escritos, y en documentos históricos y religiosos, lo que las ha hecho adquirir la categoría de lenguas muertas.
    Otro de los conceptos relevantes que aporta el trabajo de Saussure a la teoría del lenguaje, es el concepto de signo lingüístico, rela cionando de esta forma, el análisis del lenguaje a la ciencia que estudia los sistemas simbólicos, es decir, a la semiótica.
    Un tercer elemento que aporta este lingüista al es tudio sistemático del lenguaje, es la noción de sincronía y diacronía, entendiéndose por sincronía, el estudio de la lengua en su aspecto estático; en un momento histórico determinado. Por ejemplo, podríamos realizar un estudio del castellano de Chile, tal como es utilizado por el segmento poblacional joven en la actualidad.
    La diacronía, se refiere al estudio de la lengua en sus diferentes fases evolutivas, a lo largo del tiempo y analizando sus cambios en forma comparativa en los diferentes momentos históricos, desde su origen hasta su uso en el momento actual, por ejemplo, una visión diacrónica de la lengua castellana podría incluir un análisis de sus formas desde el castellano antiguo, hablado en la península ibérica en la Edad Media, pasando por sus diversas etapas de evolución y cambio, hasta llegar al castellano moderno, que se utiliza actualmente en la misma región de España.

    Estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario, tu opinión es importante para seguir creciendo

    A %d blogueros les gusta esto: