La Personalidad según Skinner (apunte)

Skinner no elaboró su teoría a partir de observaciones detalladas de niños o adultos, sino

que sus formulaciones emanaron de la investigación de laboratorio con animales, principalmente con ratas blancas, las que representarían y simbolizarían a todas las especies, quitando, por tanto, el papel principal a los seres humanos como centros de estudio de la psicología. En otras palabras, el objeto de estudio era un organismo intacto, viviendo en su entorno y no un conjunto segmentado de dimensiones, ni un sistema neurológico inferencial, ni una “mente” u otros estados de conciencia como el ello, yo y super yo.
Para Skinner el aprendizaje explica la conducta, y éste, por su parte, estaría controlado por los reforzadores. Sólo la conducta observable y medible puede sentar las bases para predecir, explicar y controlar la conducta. Por lo tanto, Skinner se concentra en descubrir los vínculos observables entre el comportamiento y las condiciones que lo ocasionan o controlan, reconociendo a la vez que una situación específica, no produce la misma respuesta o reacción en las personas.
Un punto importante de destacar es que Skinner está de acuerdo con los teóricos tradicionales de la personalidad que afirman que el desarrollo en la infancia reviste especial importancia para explicar los patrones del comportamiento adulto, no obstante, solo le da importancia a las «contingencias de reforzamiento» que una persona experimenta durante su desarrollo. Por ejemplo, si un niño es recompensado cuando muestra curiosidad, tendrá una mayor tendencia a pr esentar una conducta curiosa en diversas situaciones, arrastrando esta característica también en la vida adulta. Así estos patrones de conducta aprendidos en la infancia, se convierten en la base para los diferentes tipos de congruencia llamados «personalidad».

Personalidad v/s Pautas de Comportamiento

Skinner, al ser conductista, sólo se enfoca en lo observable y medible, sintiendo gran desconfianza por las explicaciones mentales, subjetivas, intermedias, a las que él llamó “ficticias”, centrándose únicamente en la con ducta observable encontrando medios de observar, medir, predecir y entender el comportamiento de la gente y los animales.
El análisis científico que realiza Skinner comienza aislando las partes de un hecho complejo para comprenderlas mejor por separado. Todas sus investigaciones siguen este procedimiento de análisis científico riguroso. Los resultados de sus experimentos pueden verificarse de manera independiente y sus conclusiones se dejan comparar con los datos registrados.
Para Skinner el análisis o estudio de la personalid ad no tendría cabida en el análisis científico de la conducta, pues caeríamos en un análisis interior del ser, es decir, en ideas carentes de objetividad. Recordemos que la personalidad para Skinner es un conjunto de pautas de comportamiento; las que derivan de diferentes situaciones a las cuales se enfrenta un individuo, evocando diferentes esquemas de respuestas. Además señala que las respuestas de una persona se basan solamente en sus experiencias y confrontación genética. Skinner afirma que buscar “estados mentales o psíquicos” es buscar en el lugar equivocado. “Al dar prioridad a la vida interior como objeto de estudio, como en el caso de Freud, hizo retroceder 50 años al ciencia”.
Por lo tanto, la personalidad no existiría, sino sólo como un conjunto de conductas y sensaciones que se superponen, pero ninguna es permanente.

No te olvides de dejarnos tu comentario en nuestras entradas

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: