La Naturaleza del Fenómeno Educativo y la Necesidad de comprender y valorar la Diversidad (apunte)

arte de las dificultades que los sistemas educativos enfrentan para asumir de manera adecuada la realidad de la diversidad proviene de las ideas y de las concepciones con que tradicionalmente se ha pensado y practicado la educación. En efecto, y desde una perspectiva fundamentalmente sociocéntrica, la educación ha tendido a ser pensada y practicada como la mera relación entre enseñanza y aprendizaje y como un mero proceso de socialización.
Sin embargo, la ciencia contemporánea permite demostrar que en el fenómeno educativo se articulan en realidad cuatro grandes procesos:

a) El proceso de evolución cultural en que está comprometida la especie humana en tanto tal; proceso que continuamente –y de manera compleja y heterogénea-se alimenta de la innovación e intercambio cultural entre los muchos individuos, grupos y culturas que conforman nuestra especie; y que se expresa históricamente en una producción y acumulación de logros culturales (ideas, técnicas, etc.) que deben ser transmitidos -de alguna manera y en alguna proporción-a las nuevas generaciones y a los demás miembros de la especie, preferentemente a través de la enseñanza.

b) Los procesos de enseñanza que las comunidades y sociedades humanas diseñan y realizan intencionalmente para transmitir la cultura, debidamente sujeta a alguna forma de selección y de transposición, con el fin de que ella sea aprendida, resignificada y asimilada por determinados individuos a partir de sus propios procesos intelectuales.

c) Los procesos de aprendizaje mediante los que los individuos se apropian y asimilan específicos elementos de la o las culturas que les rodean, enriqueciendo con ello su propio desarrollo y construcción como sujeto.

d) Los procesos de desarrollo e individuación en que cada uno de estos individuos están embarcados como parte de su ontogénesis humana, procesos privilegiadamente alimentados por sus aprendizajes -en el marco de su participación en procesos culturales, en general, y en el contexto de su participación en procesos instruccionales, en particular.

e)
La educación no es entonces una mera relación que pueda pensarse a través de una noción como la de enseñanza-aprendizaje ni a partir del mero concepto de socialización. La educación es un proceso de múltiples relaciones, multiforme y multidimensional, en el que los seres humanos participan de la vida mental y cultural que define a los miembros de la especie humana, colectiva e individualmente, en un momento histórico y evolutivo determinado.

Esto implica que:
 La concepción tradicional de la educación como mero proceso de enseñanza-aprendizaje es errónea.
 La noción de enseñanza-aprendizaje se refiere y se reduce más bien a lo que se ha conocido como ‘instrucción’. Se refiere por tanto solo a uno de los momentos del proceso educativo.
 La concepción de la educación como enseñanza-aprendizaje expresa una subvaloración del proceso de ‘ontogénesis’ e individuación, proceso que sin embargo es hoy uno de los más valorados por la ciencia contemporánea (principalmente por las neurociencias, las ciencias cognitivas y la paleontología).
 El objetivo final de la educación es el desarrollo de cada individuo como ser humano. El aprendizaje es más bien un medio para el desarrollo y la individuación de los seres humanos.
 Es necesario entonces comprender la relación entre los procesos de aprendizaje y de desarrollo, tal como lo ha intentado la corriente principal de la tradición constructivista (Dewey, Piaget, Vygotsky, Bruner, Gardner, etc.) y tal como lo requiere actualmente el debate sobre el desarrollo de competencias.
 La educación implica tanto socialización como individuación. La individuación involucra una trayectoria hacia la autonomía y la construcción de sujeto.

Finalmente, cabe mencionar que el tradicional énfasis en la socializaciòn es en gran parte responsable de la práctica homogeneizante que ha caracterizado tradicionalmente a la acción educativa. Incluso es posible afirmar que “el olvido de la dimensión de individuación es otra razón por la cual, desde nuestro punto de vista, muchos estudiantes experimentan dificultades de aprendizaje y de participación en una escuela en la que las exigencias son las mismas para todos y no se considera los múltiples talentos, intereses y capacidades de las personas” (Comisión de Expertos 2004, pp. 47).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: