La Musicoterapia en la Educación Especial (artículo extraído de Revista Digital)

LA MUSICOTERAPIA EN LA EDUCACIÓN ESPECIAL
Por Yasmina Mª Ruiz Ahmed
Dip. Educación Musical
Resumen:
La música enriquece la vida, y por este motivo es necesario que rodee al niño
disminuido un ambiente musical rico y controlado en estímulos, puesto que esta

experiencia sensorial es lo que le va a proporcionar un desarrollo emocional,
psicofisiológico y social equilibrado.

Artículo:

La música enriquece la vida, y por este motivo es necesario que rodee al niño

disminuido un ambiente musical rico y controlado en estímulos, puesto que esta

experiencia sensorial es lo que le va a proporcionar un desarrollo emocional,

psicofisiológico y social equilibrado.

La mayoría de estos niños requieren mayor cantidad y diversidad de estímulos que los

niños normales.

En musicoterapia no sólo se utiliza la música, sino que también el sonido, en su

vertiente más variada de actividades relacionadas con la producción de sonidos:

discriminación, asociación, realización de juegos sonoros, descripción sonora de

instrumentos, voces, naturaleza, cuerpo humano, representación gráfica a través del

color, instrumentos electrónicos, representación corporal…

El movimiento también es un elemento imprescindible, puesto que la música es

movimiento. Siendo una de las artes dinámicas, es inevitable que el movimiento sea el

protagonista. La necesidad que siente el niño de expresarse, de moverse constantemente,

puede y debe aprovecharse para abrir canales de comunicación que den lugar a un

proceso de entrenamiento y de recuperación, llegando así a un desarrollo físico,

emocional y metal equilibrado e integrado.

En cuanto a los resultados de la musicoterapia, se ha podido constatar que muchos niños

han mejorado considerablemente su deficiencia.

También debemos tener en cuenta una serie de precauciones y contraindicaciones:

Hemos de considerar que en determinados casos este tipo de música produce alegría,
identificación, y estimula el movimiento instintivo, siendo adecuada si se controla. Pero
también se ha demostrado que su abuso desequilibra, y produce unos efectos negativos
que hacen dudar de la influencia positiva de estas audiciones sobre el estado físico y
moral. Hemos de destacar que para el niño de Educación Especial, el poder terapéutico
más intenso lo encuentra en la práctica personal de sus canciones, sus instrumentos, sus
juegos musicales, sus ritmos y de todo aquello que él sienta como suyo, y se considere
capaz de realizar, hasta sus propias audiciones. La vigilancia y observación de las
reacciones de los niños ante la práctica vocal, instrumental o de movimiento, ha de ser
Alonso Cano Revista Andaluza de Arte Página 1 de 4 http://www.alonsocano.tk
249
ALONSO CANO. REVISTA ANDALUZA DE ARTE [ISSN: 1697-2899 D.L:GR2134/2004]
Revista Digital Editada por: Cofradía Nueva del Avellano
http://www.alonsocano.tk E- Mail: alonsocano1601@yahoo.es
Nº6 / 2º Trimestre 2 año (2005)
continua.
Según Thayer Gaston, la música propicia el establecimiento o reestablecimiento de las
relaciones interpersonales. Esto es debido a que la expresión musical se basa en los
sentimientos, no hace falta un complejo conjunto de signos para entenderse. Además, el
niño se siente útil en la dinámica de grupo. Aprende a valorar lo que sus compañeros
hacen y a ser valorado por lo que hace.
También facilita el logro de la autoestima mediante la autorrealización, entendiendo por
autoestima la satisfacción por el logro conseguido.
La música proporciona también el empleo del poder singular del ritmo para dotar de

energía y organizar. El ritmo es orden, ya que ordena los sonidos en el tiempo,

vivenciando espontáneamente y con ejercicios corporales podemos conseguir que ese

orden sea parte de la vida del niño.

PRECAUCIONES Y CONTRAINDICACIONES

-La mayoría de la música de nuestro tiempo carece de la presencial del elemento

afectivo-melódico. Se basa en el ritmo, el volumen y la distorsión de los sonidos. Esto

produce un deterioro en el equilibrio emocional y de la personalidad.

-Hemos de considerar que en determinados casos la música produce alegría,

Identificación y estimula el movimiento intensivo, pero el abuso puede crear

desequilibrios y producir efectos negativos.

  • La música electrónica se ha de tratar con cuidado, puesto que en algunos casos puede

tener efectos sedantes, pero en otros, como algunas deficiencias mentales, puede ser

alucinógeno.

-La práctica vocal, instrumental o de movimiento ha de ser continua, pero podría

producirse desequilibrios, debido a un esfuerzo excesivo. Si sometemos al niño a obras

o ejercicios que sobrepasen sus posibilidades, puede producir ansiedad, causando

desequilibrio, dolor de cabeza…

Disminuidos auditivos:

Estos niños van desde los sordos hasta los hipoacúsicos más o menos graves. Hay que

adecuar la Musicoterapia a cada grado, pero incluso aquellos que son 100% sordos
tienen posibilidades de reeducarse a través de la Musicoterapia. Para los demás las
ciencias han hecho grandes adelantos sobre todo en los audífonos. Si el niño con déficit
auditivo no es atendido en la edad escolar, tiende a replegarse en sí mismo y esto le
puede ocasionar serios trastornos en la conducta, afectiva, nerviosa, social… Este niño
no va a oír la música como los demás, ha de sentir unas vibraciones, unas sensaciones…
esto es lo que va tener que aprovechar el musicoterapeuta.
Existen otros sistemas de percepción que será el que nos ayude a suplir esta carencia. El
sistema Rinestésico nos proporciona información sobre el cuerpo: este sistema es muy
Alonso Cano Revista Andaluza de Arte Página 2 de 4 http://www.alonsocano.tk
524
ALONSO CANO. REVISTA ANDALUZA DE ARTE [ISSN: 1697-2899 D.L:GR2134/2004]
Revista Digital Editada por: Cofradía Nueva del Avellano
http://www.alonsocano.tk E- Mail: alonsocano1601@yahoo.es
Nº6 / 2º Trimestre 2 año (2005)
importante, ya que si los Disminuidos Auditivos pueden percibir vibraciones en la piel y
en los huesos, este sistema será el que les ayude al establecimiento de la relación
cuerpo-mente. Pero con el sentido táctil también se perciben los movimientos que han
de reproducir, hacer o bailar, por lo que es muy importante las formas de expresión que
usemos con ellos.
MÚSICA Y LENGUAJE
Las relaciones entre la música y el ritmo fonatorio son fundamentales en la reeducación
de los niños hipoacúsicos. Es necesario crear una relación entre el mundo exterior y su
cerebro, para consolidar las percepciones y sensaciones del mundo exterior. En primer
tener un ritmo verbal adecuado. Cuanto antes comencemos la terapia, antes podremospotenciar, apoyar y rehabilitar un habla pobre.

CANTO

Es esencial para esta actividad saber el grado de deficiencia que tiene el niño, no es lo

mismo un niño o grupo de niños sordos, que hipoacúsicos que un grupo de sordos, pero

que alguna vez han oído. Por lo tanto, la Musicoterapia irá en función de esto.

Es posible que los niños lleguen a distinguir la altura, más aún si son sonidos muy

graves y muy agudos, para empezar podemos hacerles explorar juguetes sonoros queestimulen su curiosidad y aunque no puedan distinguirlos claramente, que
al menos sean

capaces de darse cuenta que hay un mundo de sonidos a su alrededor e incluso que

puedan disfrutarlo.

Apoyándose en la percepción táctil, con la mano en el piano, una guitarra al cuello…

Debemos fortalecer la lengua, control salival, la respiración, el ritmo y la fuerza deejecución. Es para esto muy importante comenzar con algún ejercicio
de relajación de la

cabeza.
lugar, podrá llegar a través de la música a percibir por la vía auditiva, la fisiológica de la
adquisición del habla. En segundo lugar, escuchar su propia voz `para hacer
correcciones de su habla. Y por último, la música auxiliará de una manera muy especial
el aprendizaje de la lectura labial y de su articulación.
La Musicoterapia ha de tener en cuenta que aplicada a niños hipoacúsicos es un
tratamiento para mejorar la locución. La relación entre acentuación del habla y de la
música le dará una conexión entre frase-esquema-prosódico-rítmico, que le permitirá
RITMO Y MOVIMIENTO
El ritmo no lo podemos considerar desde una perspectiva atomizada, aislada e
independiente, puesto que para el niño con deficiencias auditivas es un factor de vital
importancia para la comprensión del mundo que le rodea. Los niños sordos son capaces
de desarrollar actividades rítmicas en grupos de niños normales. La utilización del ritmo
en el movimiento, da lugar a una mejor coordinación motora y corporal, una aptitud y
desenvoltura del equilibrio y control postural, así como una rehabilitación de la
Alonso Cano Revista Andaluza de Arte Página 3 de 4 http://www.alonsocano.tk
880
ALONSO CANO. REVISTA ANDALUZA DE ARTE [ISSN: 1697-2899 D.L:GR2134/2004]
Revista Digital Editada por: Cofradía Nueva del Avellano
http://www.alonsocano.tk E- Mail: alonsocano1601@yahoo.es
Nº6 / 2º Trimestre 2 año (2005)
organización motriz. La adaptación del niño al ritmo a través del movimiento, le va a
liberar de uno de los defectos habituales en estos deficientes.
DANZA CON SORDOS
La danza es movimiento y en el movimiento el niño sordo puede exteriorizarse, sentir
su cuerpo, salir de su soledad interior y comunicarse con el otro, con el grupo, liberando
de esta manera sus angustias. No en vano la danza es expresión de vida y la podemos
considerar como un juego, un grito, una súplica, un sentimiento.
LOS INSTRUMENTOS
Lo mismo que el hombre primitivo utilizó como primer instrumento de percusión su
cuerpo, así en Educación Especial, y concretamente con los sordos. La expresión y
vivencia musical por lo tanto, debe inspirarse en los orígenes de la música.
Una vez que el niño o grupo de niños han vivenciado cómo las vibraciones de los pasos,
golpes, etc. Se perciben a través del piso y del aire, pasaremos a utilizar los
instrumentos musicales. También podrá percibir el sonido y la vibración tocando la
superficie vibratoria con las manos o cualquier otra parte del cuerpo, incluso podríamos
amplificar la vibración y el sonido utiliezando globos.
BIBLIOGRAFÍA:
*
DEWHURST-MADDOCK (1993): El libro de la terapia del sonido. Madrid. EDAF.
*
LACÁRCEL, J. (1990): Musicoterapia en Educación Especial. Murcia: Universidad de Murcia.
*
Hemsy de Gainza, Violeta (1996): “Los elementos del ritmo”, en La iniciación musical del niño, Buenos Aires, Ricordi Americana SAEC, pp. 70-74.
*
Copland, Aaron (1975: “Cómo escuchamos”, en Cómo escuchar la música, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 17-32.
Alonso Cano Revista Andaluza de Arte Página 4 de 4 http://www.alonsocano.tk

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: