La Mirada de los Profesores de Aula Frente a las Necesidades Educativas Especiales (artículo)

PROFESORES Y SU RELACIÓN CON LA INTEGRACIÓN

En todos los documentos leídos y revisados, siempre se escribe y se investiga acerca del profesor “especial” que es que enseña a niños con NEE, como también lo están los profesionales

llamados educadores diferenciales, que también son profesores, pero como ellos ya conocen la mayoría de los lineamientos que los rigen, no es muy necesario escribir sobre ellos. En cambio, están los profesionales que hacen clases, pero que no están calificados para hacer clases para niños con NEE, porque en su formación han tenido una pincelada, o quizás ninguna acerca del tema de la integración y como adaptarse a ellos. El profesor común, que hace clases en todo tipo de niveles, educación básica y media, de distintas disciplinas, sólo aprenden acerca del cómo, cuándo y qué enseñar, pero no saben a ciencia cierta que hacer en caso que tenga un alumno con alguna necesidad educativa especial. Lamentablemente, y como se expone anteriormente, en la formación inicial del profesor, antiguamente habían sólo algunos electivos, curriculum que no ha sufrido mayores cambios porque en la actualidad incluyen un curso semestral acerca de las necesidades especiales. Los temas abordados son: como no discriminar, como darles enseñanza de calidad, como evaluarlos… Pero eso puede olvidarse fácilmente, los estudiantes – para los profesores – deben tener la claridad que todos los estudiantes son diferentes y tienen distintos grados de velocidad para aprender, el profesor debe saber moldearlos, pero también, moldearse como profesional, adaptándose a cada realidad, en el caso específicos de alumnos con NEE. El profesor debe saber como atenderlos y no marginarlos, integrarlos a la clase, porque ellos serán los que hacen la diferencia, porque este profesor que pueda adaptarse a los estudiantes con NEE, será un modelo, para sus pares y también para el trato entre compañeros.

FORMACIÓN DOCENTE INICIAL

Como se expone anteriormente, una de las principales dificultades para la atención de las NEE es la formación inicial de los docentes de educación común, quienes no fueron adecuadamente preparados para atender la diversidad del alumnado, ya que, lamentablemente, esta temática se ha empezado a tomar en cuenta en época reciente. En este caso Chile no esta muy lejos, ya que a diferencia de otros países, la formación inicial de los profesores de educación especial se realiza preferentemente en carreras separadas del resto de las pedagogías, y están orientadas a las distintas deficiencias. (Mineduc). Por esto hay tanta segregación de profesionales, pues son pocos los que pueden abarcar la mayoría de las discapacidades, pues los profesionales tienden mucho a dedicarse a una sola discapacidad, lo que conlleva a pensar a los profesores desde su formación inicial, tener una concepción errónea de la educación especial, creer que actúa como un sistema paralelo a la educación común, generando diferentes culturas entre los profesores que dificultan, posteriormente el trabajo colaborativo. No obstante, en la actualidad, varias universidades e institutos profesionales han iniciado un cambio en la formación de los profesores de la educación especial y de la básica y parvularia, incorporando en las mallas curriculares curso como: “Atención a las necesidades educativas especiales”, “Atención a la diversidad”, “Integración escolar” “Educación inclusiva” y Talleres de necesidades educativas especiales. Según el Ministerio de Educación, “se propiciará que todas las instituciones formadoras asuman los nuevos enfoques anteriormente señalados en sus programas de formación”. Lo que nos da entender que el Ministerio de Educación debe velar por la Educación Especial en Chile, asimismo, debe velar – también – porque en las casas de estudios, que imparten carrera relacionadas con la Educación Especial, se cumplan estos objetivos entregando nuevos cursos en sus mallas curriculares y preparando a sus profesionales en formación, que tendrán la misión de enseñar a niños con NEE, que puedan hacer buenas apropiaciones curriculares7 y que puedan atender a todo tipo de niños.

ESTRATEGIAS PARA MEJORAR LA LABOR DEL PROFESOR REGULAR

Dentro de los puntos contemplados a desarrollar desde el año 20068 en adelante, hay varios planes y estrategias para cumplir, acerca de cómo los profesores de educación común pueden integrar a sus alumnos con NEE de la mejor manera, uno de ellos se refiere a mejorar la formación inicial y en servicio de los docentes y profesionales de la educación especial y regular. Para lograrlo, solo se deben reunir esfuerzos, en donde colaboren otros actores del sistema educativo nacional, como la Universidades, Institutos, El mismo Ministerio de Educación que regularice, los currículos académicos – donde incluyan mas de una asignatura acerca de la Educación Especial, como se dijo anteriormente, y por lo demás es rol del Ministerio de Educación, estar atento a la calidad de profesores que se forman todos los días.

LAS OBJECIONES DE LOS PROFESORES DE ENSEÑANZA COMÚN

En la mayoría del profesorado hay prejuicios sobre la necesidad de educación para niños con distintas capacidades espaciales, siempre hay alguna disculpa para no poder atender a un niño NEE, ya sea de parte del colegio (porque no tiene los medios para una buena atención) sobre todo en Colegios privados o subvencionados o porque los mismos profesores se ven sobrepasados con esta demanda, que según ellos piensan los hará trabajar demás.
Dentro de las disculpas que dan los profesores están el excesivo número de alumnos por aula, este aspecto es recurrentemente planteado por los profesores de la enseñanza regular; no tener suficiente tiempo para atender estos casos “especiales”; no sentirse capacitado para cumplir esa función, por tal los derivan o simplemente, no les dan matricula; no se definen roles de colaboración entre los profesores de Educación Especial y los de educación regular.
Porque en muchos establecimientos aún se mantienen las prácticas tradicionales, donde los alumnos con alguna dificultad son atendidos por profesionales afines, lo que es un tremendo error, es una dificultad significativa que afecta no sólo el acceso sino también la calidad de la educación en el país.
Estudios realizados en Chile, muestran que los proyectos de integración escolar, en muchos establecimientos, no son concebidos desde el marco de los proyectos educativos institucionales. Es común ver establecimientos que integran alumnos con discapacidad y que expulsan a otros por distintas razones. Si bien, estos últimos años se ha trabajado para que los profesionales de la Educación Especial y regular actúen de manera colaborativa entre ellos, en una gran parte de los establecimientos, siguen siendo los especialistas quienes asumen la responsabilidad de los alumnos que presentan NEE, prevaleciendo estas modalidades que privilegian la atención del estudiante desde una perspectiva individual, con una escasa participación de los profesores de aula.
Esta referencia es tan contraria, con los objetivos propuestos y metas de la integración que nos entrega el Ministerio de Educación, donde el proceso de la educación es holístico, donde profesores regulares trabajen en unión con aquellos que son especialistas, y puedan integrar totalmente al niño en las salas de clases.
Según el estudio del CEAS11 (2004:11) se refiere a la “poca participación de los profesores de aula común con relación al Proyecto de Integración Escolar. Con frecuencia aparecen dos grupos claramente definidos: uno de profesores que apoya el proceso, mientras que otro se resta o desentiende de éste”. Se muestran casos de mayor participación del profesorado en los Proyecto de Integración Escolar se asocian a experiencias de proyectos con enfoques más inclusivos. Por lo que se da a entender que los profesores de la Educación regular, no pretenden trabajar en forma extra, porque consideran que no es su trabajo.
En el mismo estudio se presenta la existencia de una distancia conceptual significativa entre profesores de aula común y especialistas, lo que genera problemas de aplicabilidad de gran parte de las adecuaciones curriculares. Porque los profesores del área común, no comprenden como hacer adopciones del currículo y los profesores especialistas no pueden hacerlas por ellos, porque no conocen las disciplinas que imparten los profesores regulares, por lo tanto, solo ese trabajo debe hacerlo el profesor regular. Se hace hincapié en los trabajos de colaboración entre profesores y solo se dan en el inicio del proceso (elaboración de adecuaciones curriculares) y en el final (evaluación y promoción). En general, el profesor especialista es el que se hace responsable de la situación escolar del estudiante con NEE durante el proceso. Los profesores de sala o de educación regular solo tienden a sobreestimar o sobre valorar el accionar del profesor especialista desplazando la responsabilidad de ellos mismos del éxito o fracaso del alumno con NEE.
Lo que también llama la atención del informe del CEAS, es que se revela discriminación de los profesores, especialmente los que no tienen alumnos integrados en sus aulas. Esto puede deberse a la forma aislada en que se imparten los apoyos. Mientras más medidas implementa el establecimiento para marcar la diferencia (por ejemplo, clases especiales, recreos diferidos, exceso de trabajo en aula de recursos, trato “especial” de los integrados, etc.) mayor es la incidencia de actitudes discriminatorias de parte de los profesores, lo que raramente creen los mismos pares cuando se les pregunta si hay algún tipo de marginación en las Escuelas con proyecto de integración.
Finalmente sobre el tema del grado en que se involucran los profesores regulares en el aprendizaje de niños con NEE, es mínimo, se puede decir que los profesores de sala cuentan con capacidades mínimas instaladas suficientes para soportar el proceso de integración educativa en marcha, pero tampoco, ellos no han asumido las tareas pedagógicas que el proceso de integración exige y tienen la percepción que requieren un mayor nivel de capacitación. Internacionalmente, la integración escolar es un tema que ha preocupado a la opinión pública desde décadas anteriores. Ya en 1948, en la Declaración Universal de Derechos Humanos, se consensuó mundialmente en la igualdad de oportunidades en educación, aunque el movimiento de integración de alumnos discapacitados, solo se inició en la década de los 60 (Tenorio, 2005). Un caso concreto y pionero en cuanto a integración escolar es el de España. Ya en 1985, la Ley Orgánica del Derecho a la Educación establece la “participación de todos los sectores educativos en la programación y control de la enseñanza, regulando entre otros, la educación especial sin discriminación en función de la capacidad intelectual, sensorial o motriz” (Paula, 2006, p. 6). A partir de este dictamen, se originó un cambio cualitativo en la forma de enfrentar la educación, puesto que en las aulas escolares comunes se integró a alumnos con algún tipo de discapacidad, en cursos preescolares y en primer año de educación general básica. En este decreto se estipuló que los centros educativos destinados a acoger a un alumno con necesidades educativas especiales, serían seleccionados a fin de asegurar la permanencia de integración en aquellos niños discapacitados hasta que completaran su educación general básica.

(extracto de artículo)

Tus comentarios son muy importantes para nosotros ¡escríbenos!

A %d blogueros les gusta esto: