La mediación Familiar (información)

La Mediación tiene raíces históricas y culturales antiquísimas, el cual se extendió́́ considerablemente por el mundo.

Históricamente la mediación aparece fundada y aplicada a la base de las distintas comunidades religiosas, que movidas por valores y principios que los sustentaban promovían entre los miembros de su fé, la resolución pacífica de los conflictos que surgían.
Es así́, como E.E.UU. es el país pionero en el ámbito de la mediación, ya en el año 1636 existió́ una comunidad local del sudeste de Boston denominada los Puritanos de Dedman, ellos previeron en su carta constitutiva un sistema informal de solución de conflictos. También, emigrantes judíos se guiaban por un tribunal religioso fundado en Nueva York en 1920 que en nuestros días subsiste con el nombre de Junta Judía de Conciliación (De Tommaso, 1997).
Durante los años setenta comenzó́ a emerger en ese país la mediación como una nueva institución encaminada a la solución alternativa de conflictos (Suáres, 1996), es así́ como surgen los Centros de Mediación. Los más destacados fueron en la ciudad de los Ángeles en Florida; su desarrollo fue rápido debido a los positivos resultados que entregaba el sistema de resolución de conflictos, por lo cual se lo incorporó al sistema legal y en algunos estados como California, se la instruyó como instancia obligatoria, previa al juicio.
A fines de la década de los 90, comienza a propagarse en los países europeos el sistema de la mediación, tal es el caso de Inglaterra la que en sus comienzos fue aplicada por un grupo de abogados independientes, estableciéndose en 1989 la primera compañía británica privada, dedicada a la solución alternativa de disputas, estableciéndose dos tipos de medicación, la del sector voluntario y la del sector público, esta ultima suple la labor de los trabajadores sociales, con el fin de apoyar el trabajo de los tribunales, pero no como una instancia obligatoria, previa a la instancia formal (Suáres, 1996).
También surgió́ la preocupación por este nuevo método de resolución de conflictos en Canadá́ a través del Servicio de Conciliación del Tribunal de Familia de Edmonton en Alberta en el año 1972, fue el primer servicio de mediación que se creó́ en ese país.
En 1981 se crea en Montreal el Servicio de Conciliación para la Familia (S. C. F), el cual se convirtió́ en un servicio de mediación familiar permanente, público y gratuito. Canadá́ ha sido el primer país en redactar un código deontológico para mediadores, elaborado por la Asociación para la Mediación Familiar. Además, ha sido el país que ha formado la mayor parte de los precursores de la mediación en Europa, principalmente mediadores franceses y belgas. (Ripol-Millet, 2001).
Para Ripol-Millet, 2001, también en Francia en el año 1986, la mediación familiar toma forma, producto de los conflictos sociales y territoriales de Valle del Marne, lugar donde comienza la mediación familiar a partir de un equipo de consejeros matrimoniales y terapeutas de familia, los cuales adquirieron entrenamiento en mediación por parte del Instituto de Mediación Familiar de Montreal.
En el primer Congreso Europeo de mediación, según los autores, realizado en Caen Francia en el año 1990, se aprueba un primer código de mediación que establece normas básicas de actuación de los servicios afiliados con el objetivo de entregar a los beneficiarios garantías de profesionalidad y ética.
Es importante destacar la trascendencia que además tuvo en España a partir del primer servicio de mediación familiar llamado Servicio de Mediación a la Familia de Donostia, creado en el año 1988 por una trabajadora social y que actualmente se encuentra cerrado, siendo en el año 1990 que empezaron a funcionar de forma simultánea, cuatro servicios de mediación familiar.
El primero de estos servicios, ubicado en Madrid, era el Servicio de Mediación familiar, SMF, de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF). Este servicio proponía aportar un asesoramiento especializado y profesionalizado a aquellas familias que se disponían a afrontar una ruptura matrimonial, brindándoles ayuda eficaz y adecuada para superar y resolver las dificultades asociadas a la separación y el divorcio. Luego en Barcelona se crean, meses más tarde que en Madrid, dos servicios de mediación familiar: el Servicio de Mediación Familiar de Barcelona, y el Servicio de Mediación Familiar del Instituto Genus (Ripol-Millet, 2001).
En el mundo latinoamericano, la aplicación de la mediación ha sido significativa, siendo un ejemplo el caso de Argentina que en el año 1992 declara la institucionalización y el desarrollo de esta, como un método alternativo para la resolución de las controversias, estableciéndose ese mismo año por el Ministerio de Justicia un Cuerpo de Mediadores pertenecientes al sistema judicial, ello como una experiencia piloto; en la atención de casos derivados de juzgados de la Capital Federal, dado el éxito alcanzado en los acuerdos fue ampliándose el número de causas y juzgados. Solo en 1995 se vio sancionada la ley que establece la obligatoriedad de la mediación en los casos patrimoniales, y permite que únicamente lo Abogados puedan capacitarse en esta materia como mediadores judiciales. Pero la mediación no solo es aplicable a casos derivados por el sistema judicial. Su ámbito de acción es mucho más amplio (Suáres, 1996).
Este panorama general de la mediación sirvió como modelo en el proceso y en la aplicación para Chile.
En el país, el movimiento en torno a los llamados mecanismos alternativos de resolución de conflictos, en general, y a la mediación, en particular, comienza a desarrollarse en forma muy paulatina en los últimos veinte años. Los primeros indicios surgen a principios de los noventa a través de seminarios y cursos de capacitación en técnicas de mediación dictados por docentes extranjeros, para más tarde dar paso a la realización de algunas experiencias pilotos, principalmente asociadas al ámbito de la asistencia jurídica gratuita.
El Ministerio de Justicia en el año 1997, implementó un proyecto piloto, con el objetivo de ayudar en forma gratuita a resolver conflictos familiares de manera pacífica; y así́ evitar que las familias pasen a los Tribunales de Justicia. Una vez resuelto el conflicto, se informaba de este por escrito al Tribunal competente, para resguardar su cumplimento. Generalmente los casos que se presentaban con mayor frecuencia eran las separaciones y sus problemáticas derivadas, como pensión de alimentos, régimen de visitas, tuición y separación de bienes.
En Chile, la incorporación a nivel normativo de la mediación familiar se produce en el año 2004 luego de la aprobación de dos cuerpos legales distintos: la Ley de Matrimonio Civil y la Ley de Tribunales de Familia. El primero de ellos no contemplaba en su primera versión una instancia de mediación, sino que se incluye posteriormente (2001) como consecuencia de la discusión parlamentaria del proyecto de ley de Tribunales de Familia que sí la contenía desde sus inicios.
En Chile, es importante precisar, que existen diferentes tipos de mediación, como:
Vecinal y comunitaria
Penal
Salud
Escolar
Familiar

Estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario, tu opinión es importante para seguir creciendo

A %d blogueros les gusta esto: