La Hipoterapia

El siguiente artículo, aborda en que consiste y como influye la Hipoterapia en niños, niñas y jóvenes que manifiesten alguna discapacidad.

La Hipoterapia, es un proceso rehabilitador en personas con Trastorno Motor, basado en un tratamiento kinésico con una figura animal, en este caso el caballo. Es una forma de montar donde el paciente es colocado en varias posiciones por el kinesiólogo para así aprovechar al máximo el movimiento oscilante del caballo; el vaivén hacia arriba, abajo, adelante, atrás, hacia los lados y rotatorio del movimiento que resulta ser el único en el mundo animal, semejante al caminar del ser humano. Esto produce en la columna vertebral lumbar humana una rotación, una inclinación lateral y un apretar y soltar de vértebras en forma de bombeo. En la cadera hay un movimiento de vaivén vertical del orden de uno lateral y una rotación. Además hay una rotación contrapuesta entre hombros y caderas. Un caballo al paso transmite al paciente una gran cantidad de movimientos que cualquier persona que haya montado a caballo lo ha percibido.

La transmisión del movimiento del caballo hacia el paciente es igual a los movimientos físicos que presenta la marcha humana, por lo tanto el paciente no enfrenta pasivamente el tratamiento, por eso la utilización del caballo es clave. Dentro de las aplicaciones que se le da al caballo este también es una herramienta para ejercicios, así se convirtió en un amigo para los kinesiólogos y hoy es conocido como el mejor Simulador de los Movimientos.

No hay máquina, ni ejercicio humano que se le iguale. Esta metodología es utilizada para la rehabilitación de pacientes con enfermedades neuro-degenerativas y traumatológicas, discapacitados físicos y psíquicos, a través del paso cadente del caballo, se origina el poder curativo. Así también, el contacto con el caballo, aporta facetas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad. Esto significa que el paciente no enfrenta pasivamente el movimiento, sino que se ve obligado a reaccionar frente a los estímulos que produce el caminar rítmico del caballo. Esta reacción es muscular y sensorial, mejorando el equilibrio y la coordinación. Este efecto es de fundamental importancia en niños impedidos, pues no han conocido el normal movimiento deambulatorio.

El encargado de esta labor terapéutica es el kinesiólogo, quien usa ciertos estímulos y ejercicios a la persona que permanece montada sobre el caballo y el paciente, debe adaptarse y reaccionar frente a los movimientos.

La primera etapa para empezar el tratamiento debe ser la normalización del tono postural y de la muestra de movimientos a partir de la inhibición y agilización de determinados puntos claves, se puede lograr idealmente con la Hipoterapia.

El tratamiento kinésico en el caballo se desarrolló paralelamente con la fisioterapia con el caballo. El Concepto Bobath, (proceso interactivo entre paciente y terapeuta) es un pilar de apoyo de esta Hipo-Fisioterapia en calidad de vara para el modo de la acción terapéutica.

Uno de los tantos objetivos de la Hipoterapia, es el logro de metas de tratamientos fisioterapéuticos en y con el caballo y es por ello que ésta debe ser ejercida por kinesiólogos especializados.

La persona que permanece montada sobre el caballo y sometido a ciertos estímulos y ejercicios dirigidos por un kinesiólogo, debe adaptarse y reaccionar frente a los movimientos. Este hace que se genere una notable mejoría en el tono muscular y coordinación.

El trote del caballo transmite al paciente un total de 110 movimientos diferentes por minuto, por lo que no hay un sólo músculo al que no se le transmita estímulo. Lo anterior lleva a que el paciente realice movimientos para estirarse, relajarse, mejorar la coordinación y el equilibrio.

El punto que diferencia a la Equinoterapia o Hipoterapia con otras terapias tradicionales, es que es asumida por el paciente como una actividad divertida que se desarrolla al aire libre, lo que influye notablemente en la obtención de resultados positivos

CAMPOS DE APLICACIÓN
¤ Síndrome de Down
¤ Parálisis Cerebral
¤ Traumatismos
¤ Autismo
¤ Lesiones traumáticas cerebrales
¤ Distrofia muscular
¤ Pacientes con amputaciones
¤ Artritis
¤ Espina Bífida
¤ Daños en el cordón espinal
¤ Esclerosis múltiple
¤ Anomalías posturales
¤ Pedagogía y neuropsicología
¤ Entre otras patologías.

Descripción de la hipoterapia.

HIPOTERAPIA CLASICA

Es el primer paso que todo discapacitado debe dar, se enfoca estrictamente en el movimiento del caballo y la respuesta del jinete a esos movimientos.

El paciente puede estar montado, de frente de espalda, agachado, acostado, o atravesado sobre el caballo, mientras camina, gira, se mueve más rápido, teniendo él una interacción pasiva con el movimiento. No hay ejercicios activos en este tratamiento, esta enfocado más que nada a relajación y adaptación. Esto puede ser bien preocupante para quien le tiene miedo a las alturas o a animales grandes. Es aquí donde el terapeuta se ve frecuentemente obligado a analizar lo apropiado de las respuestas del paciente e ir ajustando el paso o giros del caballo de acuerdo a sus metas.

Una gran importancia que tiene este tratamiento es que busca la postura adecuada del paciente y las reacciones frente al movimiento, produciendo mejoras en su circulación sanguínea, respiración, habilidades psicosociales, cognitivas y mejoras en sus funciones motoras.

HIPOTERAPIA MODERNA

La Hipoterapia por su forma evolutiva es individual, desafía al paciente a contractuar con los múltiples movimientos dimensionales del caballo en su pelvis, impulsado por sus patas a medida que avanza con diferentes tipos de paso. Esta terapia provee al paciente una cantidad de beneficios suplementarios a la Hipoterapia clásica, permitiendo mejorar funciones neurológicas y el procesamiento sensorial. Las mejoras logradas en esta terapia, se generalizan en una amplia variedad de actividades de vivencias diarias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: