La Educación Inclusiva en la Actualidad

La educación en el siglo XXI ya no persigue simplemente el dominio de los contenidos del conocimiento o el uso de nuevas tecnologías. Sus objetivos incluyen además el dominio del propio proceso de aprendizaje.

La educación debería ayudar a todos los estudiantes a dejar de ser aprendices novatos para convertirse en aprendices expertos: personas que quieren aprender, que saben cómo aprender estratégicamente y que, desde un estilo propio altamente flexible y personalizado, están bien preparadas para el aprendizaje a lo largo de la vida. La evidencia empírica demuestra que el Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA) es una herramienta que ayuda a los educadores a alcanzar este objetivo, proporcionando un marco para entender cómo crear currículums que atiendan las necesidades de todos los estudiantes desde el primer momento.
Es necesario asumir que uno de los grandes retos de la educación actual es garantizar la calidad de la educación de todos losestudiantes. Para ello, es preciso establecer planteamientos didácticos que reconozcan la diversidad de los discentes y promuevan estrategias en el proceso de enseñanza-aprendizaje que den cabida a la diferencia y propicien respuestas flexibles en contextos educativos diversos (Alba, 2012). En este sentido, cabe indicar que las medidas ordinarias para la atención a la diversidad mejoran el proceso de enseñanza-aprendizaje de todos los alumnos de un aula, requiriendo actuaciones para su puesta en práctica que doten a las escuelas de medios materiales y humanos, así como de nuevos recursos didácticos y propuestas novedosas que hagan posible que las escuelas sean para todos (Arnaiz, 2011).
La atención a la diversidad del alumnado ya no debería ser asociada a discapacidad, a dificultades de aprendizaje o a necesidades educativas derivadas de la compensación educativa. Por el contrario, en el proceso educativo es necesario considerar diversos a todos los alumnos (Parrilla, Martínez y Zabalza, 2012) y no olvidar que los niveles de competencia curricular en un aula son diferentes, lo que exige una gran riqueza de estrategias para llevar a cabo una respuesta educativa de calidad. En consecuencia, es aconsejable el uso de medidas ordinarias de atención a la diversidad en el aula debido a la riqueza de propuestas que ello supone. Un aula inclusiva debería adoptar el máximo de medidas, estrategias y recursos para dar respuesta a todos sus alumnos.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: