Inventario de Lectura Informal (información)

Los inventarios de lectura informal pueden utilizarse para observar la lectura oral y silenciosa en diferentes grados de dificultad.

El inventario (I.L.I.) consiste en una serie de selecciones graduadas empleadas para precisar qué nivel de material de lectura es más aconsejable para un niño determinado.
Un inventario de lectura informal, es una situación en la que se analiza la lectura oral y silenciosa de trozos generalmente sacados de libros de textos. El examinador toma nota de los errores del niño, observa su conducta durante la lectura y le hace preguntas basadas en lo leído. Se usan trozos con grados progresivos de dificultad; el objetivo final es lograr un conocimiento estimativo de las habilidades lectoras de un niño.
Para la selección de los materiales y procedimientos que se empleen es aconsejable:

• Partir con una serie graduada de libros correspondiente a los cursos de los alumnos. Las selecciones elegidas tienen que ser representativas del nivel de lenguaje y vocabulario de esos programas de lectura. Es aconsejable partir con el comienzo de una narración. El profesor puede indicar el punto de partida y luego contar 25, 50, 100 y 200 palabras, marcando en cada selección el número de palabras.

• Si los niños que van a ser evaluados son pocos, es aconsejable preparar dos o tres selecciones de dificultad comparables por cada libro y usarlas en forma rotativa. También puede utilizarse un test de reconocimiento de palabras para determinar el nivel lector por el cual partir. Para ello se seleccionan 10 a 20 palabras de cada texto de lectura, las que pueden ser presentadas en tarjetas en una lista.

• Es aconsejable tener una o más selecciones paralel as con el objeto de evaluar la lectura silenciosa o como retest para obtener información adicional.

• Debe preparase una introducción para cada selección y también alguna pregunta motivante; tienen que impartirse instrucciones que indiquen si la lectura tiene que realizarse en forma oral o silenciosa, y hay que preparar por lo menos unas cinco preguntas de comprensión literal e inferencial.

• Las palabras empleadas en las preguntas deben ser claramente entendibles por los alumnos. Se deben evitar las preguntas-trampas, y la dificultad de las preguntas debe ser aproximada a la dificultad del texto.

• Es recomendable no emplear ilustraciones en las selecciones de lectura para evitar que las respuestas de los alumnos estén basadas en las claves dadas por ellas.

• También es recomendable que los contenidos de la lectura no sean demasiado familiares para el niño, a fin de estar seguros de su respuesta corresponda a la información extraída de la lectura y no a sus informaciones previas.

• El profesor puede reproducir el texto en una págin a separada de papel (a doble espacio) para que pueda realizar anotaciones mientras el niño lee y también tener algunas preguntas para apreciar la comprensión.

• El maestro también necesitará una pauta para las p osibles dificultades y características de la lectura y guías para la observación dirigida y las colocará delante de él en el momento de hacer la prueba.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: