Heterogeneidad en Niños con Problemas Visuales (apunte)

Los niños con discapacidad visual forman un grupo muy heterogéneo, debido a diversas razones:
Causa de la ceguera (si es o

no hereditaria)

Distintos grados de visión (dentro de la discapacidad visual nos podemos encontrar con personas con ceguera total, que ni siquiera perciben luz, y personas con cierto grados de resto visual que pueden llegar a leer un texto con ayudas ópticas)

Pronóstico de la patología: si es estable o progresivo; si hay posibilidad de intervención quirúrgica o tratamiento, o si el pronóstico es claramente negativo, con muchas posibilidades de pérdida visual total.

Momento de aparición de la discapacidad. No es igual el desarrollo evolutivo y, por tanto, no tiene las mismas necesidades un niño que nace totalmente ciego que uno que ha perdido la vista a los 3 años, cuando una parte importante del desarrollo ya se ha producido. También es diferente la evolución de una persona que se va quedando sin visión de forma progresiva que perder la vista de golpe, a causa de un traumatismo o tumor.

Si la discapacidad conlleva dolor, o repercute en la apariencia física del niño, aspecto éste que puede condicionar la inclusión social.

Si se acompaña de intervenciones quirúrgicas que exigen, además, reposo e inactividad o separación de la familia a edades tempranas.

Presencia de otros déficit.

Desarrollo cognitivo, estilo y capacidad de aprendizaje. Personalidad, motivación, habilidades sociales, actitudes.

Recursos del entorno: nivel socioeconómico, apoyo social, familiar y educativo, servicios comunitarios.
Es decir, la patología, causas o edad de inicio de la discapacidad son factores que van a influir en el conocimiento del mundo y en su desarrollo. Antes de intervenir debemos informarnos del diagnóstico oftálmico, las causas, evolución y pronóstico de la pérdida visual, el momento de aparición y si hay otras deficiencias.

Sin embargo, aunque no se debe generalizar, es posible conocer algunas particularidades generales que caracterizan a la mayoría de los niños con discapacidad visual.

Características de la visión:
La visión permite recoger la información a distancia y de forma global. Percibimos la imagen completa de un objeto, o de varios a la vez, y esta información se procesa de forma rápida y motivadora. Hay variables como el color o el movimiento que sólo pueden ser captados por la vista. Los ojos reciben la información sólo con estar abiertos, sin esfuerzo. Percibimos objetos lejanos, sin necesitar estar en contacto con el objeto, ni siquiera cerca de él. La vista ayuda a integrar el resto de sensaciones (sonido, textura, peso…) y las relaciona entre sí, por lo que ayuda a comprender el mundo.
El niño con discapacidad visual, por el contrario, percibe con el tacto el entorno de forma fragmentada y poco estimulante. Necesita tiempo para conocer el objeto, porque analiza las partes del objeto y luego integra la información. Las manos tienen que ser accionadas voluntariamente para tocar y, además, se debe aprender a utilizarlas correctamente, de forma coordinada, para poder recibir información. Sólo se puede tener acceso a objetos cercanos, con los que se pueda tener contacto directo con el objeto, o al menos, estar cerca de él. Pero la información sonora y táctil no sustituye a la vista en el proceso de comprensión del mundo, al menos, a edades tempranas. Por tanto, se restringe la información.
Hay objetos que no se pueden conocer sin la vista, que no se pueden tocar: fuego, una nube, una montaña, el sol, un pájaro volando, una pompa de jabón, la copa de un árbol, un elefante o una mosca. El niño que no ve adquiere un conocimiento parcial de los objetos.

Déjanos tu comentario en nuestras entradas y de esta manera seguir avanzando juntos en el camino del saber

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: