Fuente Psicopedagógica del Currículum (segunda parte)

A continuación, seguiremos hablando sobre la Fuente Psicopedagógica y su importancia para que se pueda llevar a cabo.

La Incidencia de los Factores Afectivos en el Aprendizaje:
Se sabe que los aspectos afectivos y relacionales influyen en gran medida en los aprendizajes que somos capaces de construir. Se desconocen los mecanismos de interacción entre lo afectivo y lo cognitivo, por lo que es difícil diseñar estrategias concretas que potencien el éxito escolar. Solé, destaca tres tipos de factores de especial incidencia en el aprendizaje:

La disposición de las personas hacia el aprendizaje,

La motivación y las representaciones, expectativas y

Atribuciones de estudiantes y profesores.

Se han definido dos tipos de disposición hacia el aprendizaje, denominados “enfoque superficial” y “enfoque profundo”.

El enfoque superficial considera el aprendizaje como una obligación, una imposición que hay que solventar de manera rápida. Este enfoque favorece la tendencia a la memorización, no se produce el esfuerzo necesario para la reflexión y, por lo tanto, difícilmente se produce la transferencia de lo aprendido.

El enfoque profundo se caracteriza por un interés por comprender, por relacionar lo que se aprende con otros conocimientos, y por buscar situaciones para aplicar los nuevos aprendizajes.

Ambos enfoques parecen depender de determinadas variables: el interés por el contenido de aprendizaje, las características de la tarea y el tipo de evaluación. Además, se manifiestan con mayor o menor intensidad dependiendo del tipo de profesor y del contexto.
Se sabe que el interés por el contenido aumenta si se conoce su propósito y el interés práctico que proporciona. Las tareas que se proponen claramente, explicando lo que se pretende con ellas, los problemas a los que dan respuesta y cómo se enfoca su desarrollo son más motivadores. El aprendizaje y la evaluación a base de situaciones problemáticas abiertas y contextualizadas, favorecen los enfoques profundos, mientras que si demandan respuestas memorísticas y cerradas, sin ubicación concreta, dan lugar a enfoques de tipo superficial. Es preciso, por lo tanto, potenciar disposiciones de enfoques profundos para el aprendizaje. Requieren esfuerzo por parte de los estudiantes, pero se facilitan con ayuda profesional y afectiva del profesor en un contexto interactivo saludable.
La motivación es otro de los factores que influye en el aprendizaje. Los alumnos pueden tener motivación intrínseca o extrínseca. La primera depende de causas internas: obtención de placer por el aprendizaje y gusto por la tarea bien hecha. La segunda tiene que ver con causas externas: castigos, regalos, etc. Ambos tipos de motivación se van conformando a lo largo de las experiencias del aprendizaje personal en el contexto social.
Éstas condicionan las representaciones personales sobre las capacidades propias, las de los iguales, las del profesor y las de los tipos de tareas. Asimismo, las experiencias positivas ante el aprendizaje aumentan la autoestima y el buen auto concepto, lo que a su vez determina la motivación intrínseca para seguir aprendiendo.
Se han establecido relaciones entre la motivación y la eficacia de los métodos de enseñanza. Todas las personas tienen un potencial motivador, pero presentan diferentes «estilos motivacionales». Estos se caracterizan por presentar distintos tipos de expectativas y ser más sensibles a determinadas clases de recompensas. Las modernas teorías sobre la motivación indican que en general, las personas presentan tres tipos de necesidades, estas son de:

Poder,

Affiliation y

Logro.

Parece que la motivación por el logro, resulta más adecuada para persistir en el aprendizaje, aunque también repercute positivamente en él la necesidad de afiliación, es decir, el sentirse acogido dentro del grupo.
Los estilos motivacionales dependen de las atribuciones que se realicen de tipo causal sobre el éxito o el fracaso, las expectativas que se tengan y la intensidad de la recompensa que se espere obtener. Los estilos motivacionales de tipo intrínseco son más adecuados para el aprendizaje. Pueden favorecerse ayudando a los alumnos a realizar atribuciones que basen el éxito en el esfuerzo; a desarrollar la autonomía y la autoestima; a valorar situaciones de logro no asociadas directamente a la evaluación; a proponerse metas intermedias ante las tareas y a reflexionar después del proceso de su ejecución.
La investigación sobre la motivación y su influencia en el aprendizaje aparece como una línea de trabajo de gran importancia para los próximos años. De momento, lo que parece evidente, es que ante el aumento de la diversidad del alumnado en capacidades e intereses, puede resultar más eficaz para el aprendizaje utilizar en el aula el mayor espectro de estrategias didácticas, a fin de motivar al mayor número de alumnos.
Las representaciones y las atribuciones de alumnos y profesores, tienen también incidencia en el aprendizaje. Diversas investigaciones han demostrado que si se crean en los profesores expectativas falsas respecto a determinados alumnos, los profesores tienden a comportarse y guiarse de acuerdo a estas. En algunos casos, se producen progresos no esperados, y en otros casos, avances escasos no coherentes con los puntos de partida reales de los alumnos. Estos datos indican en qué medida son importantes las expectativas del profesor sobre sus alumnos y las que logra despertar en ellos.
Las representaciones de los profesores sobre los alumnos, aunque son variadas, tienen aspectos comunes. Según Coll y Miras, los profesores prefieren alumnos que respeten las normas, trabajadores, participativos y educados. El aspecto físico agradable también influye de manera positiva y se han detectado importantes estereotipos ligados al sexo en diferentes materias.
Las expectativas que los profesores tienen de sus alumnos, junto con sus atribuciones respecto a las causas del éxito y fracaso de los estudiantes, tienen influencias en el rendimiento, aunque aparecerán matizadas por el pro pio autoconcepto de los alumnos y las atribuciones que a su vez ellos realicen. Las variables atribucionales de los profesores son tan importantes que se ha observado que inciden en las diferentes ayudas educativas que suministran a sus alumnos. Las investigaciones han demostrado la tendencia a dar ayudas más eficaces, basadas en la enseñanza de estrategias para solucionar errores a los sujetos que se consideran buenos y se equivocan, mientras que a los que se supone que son poco recuperables, simplemente se les corrige el error y se les proponen actividades repetitivas y de poco interés.
Desde el estudiante, es importante considerar las variables que dependen de su autoconcepto y de las atribuciones que realizan de su propio éxito o fracaso. Si se atribuyen los resultados del aprendizaje a causas internas y controlables como el esfuerzo, es más fácil superar el fracaso. En cambio, si se estima que dependen de causas externas incontrolables como el afecto del profesor, la dificultad de la tarea, la suerte o el fracaso reiterado, producirá una pérdida de la autoestima.
Para que los aprendices tengan éxito en las tareas deben atribuirles el mayor sentido. Para ello debe explicarse su finalidad, el interés que tiene para su vida, con qué otras se relaciona, a qué proyecto responde, etc. Deben percibir que es posible realizarlas, aunque requieran de esfuerzo, y deben sentir que se les proporciona la ayuda necesaria, que se cree en sus posibilidades, que se les ayuda a potenciar su autonomía y su autoestima, que se les valora el esfuerzo y que se les anima a seguir aprendiendo. Los profesores tienen que ser conscientes de todas las interacciones que se producen y deben procurar crear un clima presidido por el afecto.
Como podemos apreciar, la influencia de los factores afectivos en el aprendizaje, es una forma de favorecer a la calidad de los aprendizajes, además de ser considerado, en el currículum actual de nuestras escuelas, como un factor primordial.

Concepto de Enseñanza:
Se concibe como una actividad intencional y anticipada, dirigida a propiciar el aprendizaje de diversos contenidos (científicos, técnicos y valóricos) de acuerdo con determinados fines, que de una manera explícita e implícita, son valorados por la institución educativa y por el medio social. A su vez, habrá qu e tomar en cuenta que la enseñanza se concibe como una práctica social, sustentada tanto en ideas, posiciones, conocimientos, sentimientos, pensamientos y creencias de los profesores, como en la cultura a la que éstos pertenecen y que en gran medida se refleja en la práctica docente.
De acuerdo con lo anterior, la enseñanza es una práctica que se fundamenta, de manera consciente e inconsciente, en concepciones pedagógicas y en juicios valorativos, así como en métodos y procedimientos que el profesor comienza a ejercer desde el momento mismo en que inicia la planeación de sus programas, ya que al hacerlo, toma decisiones sobre los futuros aprendizajes de sus estudiantes, sobre lo que va a enseñar y cómo hacerlo. En la medida que el profesor y la institución tengan una visión más amplia de las distintas actividades y funciones que puede ejercer el docente, esa actitud llevará a ampliar y enriquecer la concepción de enseñanza que se sustente.
Existen variaciones importantes respecto de lo que es la enseñanza, algunas de estas se producen cuando se sostiene que el objetivo de la enseñanza es producir el rendimiento del estudiante, o sí por el contrario, se concibe que la enseñanza es propiciar en dicho alumno la realización de las tareas del aprendizaje. La primera postura conduce a que el aprendizaje se entienda como el logro de la enseñanza, lo que supone destacar el rol del profesor en la transmisión de contenidos. En la segunda posición, el docente es visualizado como aquél que instruye al estudiante sobre cómo adquirir el contenido a partir de sí mismo y de otros apoyos, por lo que dicho estudiante va aprendiendo en la medida en que se va volviendo capaz de adquirir diversos contenidos que se le proponen. En este último caso, el aprendizaje se convierte en un resultado del alumno, no en un efecto que sucede a la enseñanza concebida como causa. Por lo tanto, la enseñanza es la tarea por la cual se le enseña al alumno cómo aprender, de modo que enseñarno produce automáticamente el aprendizaje.

Principios que se Derivan del Aspecto Psicológico Para el Diseño Curricular:
Partir del nivel de desarrollo del estudiante. La escuela tiene que tomar en cuenta las posibilidades de adquisición del estudiante. Por lo tanto, exige atender dos aspectos: el nivel de complejidad cognitiva del sujeto y los conocimientos previos.

Construir aprendizajes significativos con el propósito de atenuar la tendencia a los aprendizajes repetitivos. Se requiere que el currículum asegure la construcción de aprendizajes significativos de diversa índole, es decir, conceptuales, procedimentales y actitudinales.

Aprender a aprender. Para ello es necesario que los estudiantes adquieran estrategias que le permitan planear y regular las actividades de aprendizaje. Lo anterior conduce a modificar los esquemas de conocimiento que el estudiante posee.

La selección de contenidos debe basarse en la estructura lógica de las disciplinas y en la estructura psicológica del estudiante.

Los contenidos pueden organizarse desde la estructura formal de los subsectores o a partir de la formulación de problemas, cuya sola construcción convoca a diferentes disciplinas.

Hay que tener presente el nivel de desarrollo del estudiante, esto quiere decir, que hay que analizar el peso de los aprendizajes previos y el desarrollo de la estructura cognitiva en relación con la etapa evolutiva.

La motivación por parte del estudiante favorece sus aprendizajes, conectando lo que ya sabe con los nuevos; asimismo, los aprendizajes logrados provocan nuevas motivaciones.

El diseño del currículum debe propiciar la utilización de los diferentes contenidos por parte del estudiante, es decir, transferir sus aprendizajes a situaciones de su vida.

Criterios a Tener Presente, por Parte del Profesor, en Relación con las Estrategias a Nivel de Programación:

-Conocimientos previos. Implica planear y ejecutar actividades que consideren lo que el estudiante ya sabe.

-Esquemas de conocimientos previos de los estudiantes. Este reto implicar que el profesor diseñará actividades, donde el alumno ontrastec los nuevos aprendizajes con las ideas iniciales.

-Reflexión sobre los aprendizajes. Esto supone plane ar y ejecutar actividades que requieran del alumno una reflexión metacognitiv a sobre los procesos que intervienen en la adquisición de sus aprendizajes. Las situaciones de aprendizaje debieran considerar: formulación de hip ótesis, recolección interpretación de datos, elaboración de conclusione s, desarrollo de la capacidad analítica a medida que se procesa la información, d iseño y ejecución de toma de decisiones; organización de ideas orales y escri tas, transferencia de conocimientos y herramientas a situaciones simuladas o reales, por mencionar algunas.

-Vinculación del estudiante con el medio social. Esto hace necesario planear y ejecutar actividades de aprendizaje que requieran un contacto del alumno con el medio a través de ejercicio de ciertas actividades.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: