Formas de Aprender o Estilos de aprendizaje (apunte)

En la actualidad, la misión del docente es facilitar el aprendizaje del estudiante y su tarea no es completa por el hecho de desarrollar un programa de estudio, sino por el hecho de desarrollarlo de manera que todos los estudiantes aprendan. Es decir, es tarea del profesor crear las condiciones para que los estudiantes tengan éxito en sus aprendizajes. Y no sólo en aprendizaje de conocimientos, resolución de problemas y destrezas motoras, sino también de actitudes y valores en sus relaciones con otros.
Cuando deseamos aprender algo, cada uno de nosotros utiliza su propio método o estrategias, el cual se va estructurando y readecuando, desde nuestros primeros años de escolaridad, hasta alcanzar un modo óptimo de aprender. Esta manera o modo de aprender, constituye lo que se llama “nuestro estilo de aprendizaje”.

En él influyen diversos factores, de los cuales el más importante de todos dice relación con la forma en que seleccionamos y representamos la información.
El ser humano constantemente se encuentra recibiendo una gran y variada gama de información procedente de nuestro entorno. El cerebro humano se encarga de filtrar aquella información que representa mayor utilidad o le es más significativa, y a la cual le presta mayor atención, desechando la que no representa interés o utilidad alguna. Es mucho más fácil recordar lo sucedido el día en que nació el primer hijo, que recordar cual fue el día en que vino mi artista preferido a un concierto.
Sin embargo, también influye el cómo recibimos la información. Algunas personas tienden a fijar más en su memoria aquella información recibida visualmente, otros en cambio, fijan la información que reciben auditivamente o a través de los demás sentidos.
El que nos fijemos más en un tipo de información que en otra, parece estar directamente relacionado con la forma en la que recordamos después esa información.
Carl Rogers (1987) decía que el maestro o facilitador debe estimular a sus estudiantes an explorar, cuestionar, dudar y criticar sus propias percepciones y extraer sus propios significados de diversas experiencias. Si pensamos en una sala de clases, es muy difícil que el profesor logre hacer una actividad dirigida a cada uno de los alumnos, pero si es posible que genere espacios para potenciar los diferentes estilos de aprender que tienen los estudiantes. Para poder generar esos espacios, el profesor, necesita saber cómo son los aprendices y darse cuenta que no todos entienden o aprenden igual. Para poder hacer esto, resulta indispensable que cada docente conozca a sus estudiantes, sus formas de pensar y el modo que utilizan para representar la información.

Sistemas de Representación de la Información

Existen tres grandes sistemas para representar mentalmente la información:

1.- Sistema de representación visual
Las personas que utilizan este sistema de representación tienen mayor facilidad para absorber grandes cantidades de información con rapidez. Esto debido a que, el pensar en imágenes nos ayuda a establecer relaciones entre distintas ideas y conceptos.
La capacidad de visualizar, está directamente relacionada con la capacidad de abstracción y de planificar.
Los estudiantes visuales aprenden mejor cuando leen o ven la información de alguna manera. Es común observar a los alumnos leyendo los libros de clases mientras el profesor está explicando la materia, tomando apuntes en forma de esquemas y realizando gráficos y mapas conceptuales o subrayando con colores.

2.- Sistema de representación auditivo
Cuando recordamos utilizando el sistema de representación auditivo lo hacemos de manera secuencial y ordenada.
A los estudiantes que utilizan El sistema auditivo, se les dificulta el establecer relaciones entre conceptos o elaborar conceptos ¿abstractos con la misma facilidad que el sistema visual y no es tan rápido. Sin embargo, en el aprendizaje de idiomas y música es fundamental.
Así es como, un alumno visual recurre a una imagen mental del contenido estudiado, pudiendo, a partir de ella, recuperar completamente la información con rapidez. Sin embargo, un alumno que utiliza la representaci,5n auditiva debe recurrir a su grabación mental paso a paso, lo que significa que si olvida una palabra estará en graves aprietos, ya que es probable que no recupere la información restante.
Los alumnos auditivos aprenden mejor cuando reciben las explicaciones oralmente y cuando pueden hablar y explicar esa información a otra persona.

3.- Sistema de representación kinestésica
El sistema de representación kinestésica, permite procesar la información asociándola a sensaciones y movimientos. Por ejemplo, las secretarias poseen una habilidad notable para escribir velozmente sobre el teclado de un computador o una máquina de escribir. Sus dedos se mueven a una velocidad
impresionante, como si estuvieran desconectados de la mente de la persona y funcionaran por sí solos, sin embargo, si se les pide que recuerden en que lugar exacto se encuentra ubicada cierta tecla, es probable no sepan responder.
Los estudiantes que utilizan el sistema de representación, adquieren aprendizajes en forma mucho más lenta que si lo hicieran a través de los otros tipos de representación. Por ejemplo, se requiere invertir mayor tiempo en aprender a conducir que en recordar las reglas del tránsito.
Sin embargo, el hecho de que un aprendizaje sea adquirido paulatinamente, parece favorecer la profundidad del mismo. Es así como, una vez que aprendemos a caminar, esto no se olvida jamás.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: