Evaluaciones que se pueden aplicar para diagnosticar una Ceguera (documento)

Todo diagnóstico debe partir de la recogida de información adecuada lo más completa posible para, tras su profundo análisis, poder delimitar con claridad la situación real existente, con el objetivo final de trazar pautas de intervención operativas que permitan superar o mejorar las prácticas para responder a los desafíos de las disfunciones encontradas. Esta evaluación supondrá, dentro del ámbito educativo, p or una parte, la valoración específica del déficit visual particular y, por otra, la valoración psicopedagógica del sujeto que la padece.
En cuanto a la valoración específica del déficit visual, son los especialistas oftalmólogos quienes explorarán las principales variables que intervienen en el proceso de la visión. Entre los principales exámenes se encuentran los que miden:

– Agudeza visual: medida en escalas de optotipos tanto para la visión a distancia a partir de 6 metros como para la visión a corta distancia, que parte a unos 30 cm.

– Campo visual: esta prueba se denomina perimetría, consiste en una exploración del Espacio que es capaz de abarcar un ojo permaneciendo inmóvil y se realiza por medio de la estimulación y la evaluación de los efectos queprovocan dichos estímulos a nivel físico y psicológico.

– Cromatismo: mediante el método de Holmgren (de las madejas de lanas de colores) o el de Dvorine (disco cromático, por una parte con colo res claros y por otra con los oscuros), se puede evaluar la visión de los colores, cuya alteración podría manifestar dicromatopsias (distinción de sólo dos colores) o acromatopsias (daltonismo).

Respecto a la valoración psicopedagógica es importante partir del conocimiento de si las posibles deficiencias son heredadas, congénitas o adquiridas y, en este caso, en qué momento del desarrollo se han presentado. Para ello, se pueden emplear métodos proximales tales como: la observación (escalas de calificación y desarrollo, listas de control, etc.), los cuestionarios, las entrevistas y los tests específicos.

Entre las pruebas estandarizadas de más relieve para su aplicación al ámbito educativo de la deficiencia visual podemos destacar las siguientes:

– Escala de desarrollo del Proyecto Oregón, Servicio de Educación del Condado de Jackson.

– Escala de desarrollo para niños pequeños deficientes visuales, MEPSA.

– Escala de madurez social para niños ciegos en edad preescolar, ONCE.

– Test de inteligencia para niños ciegos o con defectos en la visión, ONCE.

– Test de aptitudes de aprendizaje para ciegos, ONCE.

– Test de evaluación del esquema corporal en los niños ciegos, ONCE-ICE. de la Universidad de Zaragoza.

Además, habría que añadir aquellas pruebas de aplicación general o específica que pudieran adaptarse a los invidentes, bien sean orales, manipulativas o escritas en braille: Weschler, Hayes-Binet, Perkins-Binet, Boehm, etc.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: