Evaluación y Programas para trabajar la Estimulación Visual (parte 1)

A continuación, se analizan los pasos a seguir a la hora de evaluar la visión funcional de un estudiante y, en

función de los resultados obtenidos, cómo elaborar su programa de estimulación visual.
En primer lugar, nos interesa conocer algunos datos:

Informe oftalmológico y óptico (diagnóstico, pronóstico y ayudas ópticas prescritas).

Desarrollo cognitivo, perceptivo, motor, etc.

Grado de ajuste a la discapacidad visual.

Deficiencias asociadas a la patología visual.

Pronóstico y evolución de la patologías.

Además, se trata de observar algunos comportamientos, actitudes y conductas que nos ayudarán a establecer pautas de intervención: cómo camina (si tropieza, si se choca con los objetos, si camina torcido o inclinado…); cómo realiza las tareas escolares (si se acerca mucho, si gira la cabeza o guiña los ojos al mirar…); si se fatiga, si pierde fácilmente la atención y la concentración; cómo son las condiciones de iluminación de su aula (de dónde le viene la luz, a qué distancia se encuentra de la pizarra…); cómo es su comportamiento al comunicarse con los demás (si dirige su mirada al interlocutor…), etc.
También debemos valorar el grado de ajuste a la discapacidad visual, cómo acepta su problema visual (si lo asume con realismo y equilibrio, si tolera sus gafas y demás ayudas ópticas y las utiliza de forma habitual, o bien, trata de disimular su discapacidad).
Es importante también analizar cómo vive la familia la discapacidad visual de su hijo o hija. Si existe culpabilidad, rechazo o sobreprotección. Padres deben establecer expectativas realistas con respecto al niño/a y su futuro y madres deben conocer su patología visual y su pronóstico, cuáles son sus limitaciones y qué tipo de actividades y de ayudas son más adecuadas.
Existen una serie de pruebas, tests o escalas, cuya aplicación nos ayudará a evaluar la visión funcional de la persona y los recursos más adecuados en cada caso. Las pruebas nos facilitan de un modo sistemático qué se debe observar para valorar la visión residual. Además, nos aportan programas para desarrollar y estimular cada función visual.
A continuación, se exponen brevemente algunos de los programas y escalas de estimulación visual utilizadas: el objetivo es analizar las técnicas, facultades, o áreas que cada escala desarrolla, para entender los aspectos que se relacionan con el funcionamiento visual. Por lo tanto, para un mayor conocimiento de cada escala o prueba, se aconseja revisar la bibliografía:

• Barraga: eficiencia visual
Es un programa (1995) cuyo objetivo es desarrollar la eficiencia en el funcionamiento visual. Está dirigido a edades de desarrollo visual desde 1 mes a 7 años. La autora (Natalie Barraga) asegura que el funcionamiento visual puede mejorar por medio de entrenamiento.
Para ello, parte de la secuencia del desarrollo visual normal. Según Barraga, el funcionamiento visual en la infancia va evolucionando de forma espontánea y mejora por medio de un entrenamiento sistemático, gracias a que utiliza su visión, ya que el desarrollo de la visión no es innato ni automático. En el niño o la niña con discapacidad visual este desarrollo se ve alterado, por lo que es necesario ayudarle en este aprendizaje que en él no se da de forma espontánea.
Entre los 5 y los 7 meses los bebés deben tener la coordinación ojo-mano y fijación desarrollados. Fuente: ONCE
Barraga nos aporta cuál es la secuencia del desarrollo visual normal (Barraga, 1997) y así nos guía en la intervención con la población infantil con discapacidad visual:
0 – 1 Semanas: Reacción de la pupila y cierre de párpados ante la luz.

1 – 2 Semanas: Fijación rudimentaria en los objetos. Uso monocular de la visión.

1 – 3 meses: Mirada hacia la fuente de luz. Seguimiento de objetos en movimiento, hasta la línea media del campo visual. Convergencia en objetos situados a 15 cm. Coordinación binocular. Localización y mirada hacia las manos.

3 – 5 meses: Fijación de la mirada en objetos situados a 1 metro. Desarrollo máximo de la mácula. Visión periférica pobre (el campo visual se amplía hasta un tercio del adulto).

5 – 7 meses: Coordinación ojo-mano y fijación desarrolladas. Distinción de formas. Convergencia continua y coherente. Reflejos binoculares coordinados.

7 – 11 meses: Interés en objetos pequeños. Seguimiento visual fluido, con los ojos, no con la cabeza.

11 – 12 meses: Discriminación entre formas geométricas. Fija la mirada en expresiones faciales. Visión binocular desarrollada.

12 – 18 meses: Identificación de parecidos y diferencias entre objetos.

Interés por dibujos, hace garabatos. Desarrollo de la orientación vertical.

18 meses – 2,5 años: Todas las técnicas visuales son fluídas.

desarrollada. Recuerda imágenes visuales. 3 – 4 años: Combinación de figuras geométricas. Buena coordinación ojo-mano.

4 – 6 años: Reconocimiento del color. Agudeza y claridad de detalle.

Percepción de la profundidad desarrollada.
Barraga muestra cómo las funciones visuales son desarrolladas por medio de ciertas tareas visuales, que evolucionan según la edad y que lo hacen si las condiciones ambientales lo facilitan. Por ejemplo, la memoria visual, se desarrolla si el niño va desarrollando una serie de tareas (desde la más fácil que es darse cuenta de que tiene un objeto en el campo visual, hasta la más elaborada que sería dibujarlo de memoria).
Las funciones visuales que se desarrollan son de tipo: óptico, óptico-perceptivo y de percepción visual (Barraga, 1997).

Las funciones ópticas son: control fisiológico de los músculos del ojo, respuesta a la luz, enfoque, fijación, seguimiento, convergencia, acomodación y movimiento (hasta los 3 primeros meses de vida). Las funciones óptico-perceptivas: discriminación de forma, tamaño, color, relaciones espaciales y coordinación visomotora, reconocimiento e interpretación, identificación o nominación (entre los 4 y los 24 meses de vida).

Las funciones perceptivo-visuales: discriminación figura – fondo, complementación visual, relación partes-todo, asociación visual. Requieren de las funciones ópticas y del desarrollo de la comprensión de lo que se ve, la asociación con otras experiencias visuales, la memoria visual. Son funciones totalmente cognitivas (entre los 2 y los 7 años).
Exista o no una discapacidad visual, el desarrollo va a ser el mismo y va a pasar por las mismas fases, aunque de forma más tardía. Esto es lo que entendemos por edad visual. Por tanto, el desarrollo visual de un alumno con baja visión se puede alcanzar a través de la presentación de las tareas visuales que siguen la evolución del sujeto con visión normal.
El desarrollo de las funciones visuales no puede nunca exceder el nivel de desarrollo perceptivo-cognitivo del individuo. Por otro lado, tener en cuenta que algunos alumnos o alumnas, a causa de su patología, no podrán realizar algunas tareas visuales (por ejemplo, un alumno con acromatopsia nunca podrá desarrollar la visión al color).

Las condiciones ambientales también influyen en el desarrollo de la visión, por eso es importante que el niño tenga distintas experiencias en condiciones variadas para aumentar la cantidad de información visual a interpretar, facilitando así el progresivo desarrollo de las funciones visuales.
El programa de Barraga se compone de:

Protocolo de observación de conductas visuales

Procedimiento de valoración diagnóstica con 40 ejercicios representativos de las categorías del desarrollo visual de los que se obtienen resultados acerca del dominio de las tareas visuales en cada categoría y se planifica aquellas en las que se necesita instrucción Procedimiento de instrucción con 150 lecciones referidas a tareas visuales secuenciadas, que se agrupan en las categorías del desarrollo visual a las que se trata de potenciar.
ZFrostig: percepción visual
El programa para el desarrollo de la percepción visual (Marianne Frostig, David Horne y Ann Marie Miller) considera que la percepción visual no es sólo la facultad de ver de forma correcta, sino de reconocer y discriminar los estímulos visuales e interpretarlos, asociándolos con experiencias anteriores. La enseñanza de la percepción visual se hace efectiva cuando se incluye en un plan integral del desarrollo del niño o de la niña.
La percepción visual presenta cinco facultades que influyen directamente en la capacidad de aprendizaje:

Coordinación viso-motora: capacidad de coordinar la visión con las manos o los pies, o resto del cuerpo de forma rápida y precisa. Acciones como correr, golpear una pelota, saltar obstáculos, enhebrar una aguja, colorear y escribir dependen de esta capacidad. Son muchas las actividades que se pueden realizar para desarrollar una buena coordinación viso-motora: colocar pinzas alrededor de caja de zapatos, cortar flecos paralelos, colocar gomets sobre puntos, juegos con los dedos, enhebrar cuentas, enroscar tornillos, trazar y colorear formas, abotonarse, verter líquidos, recorrer laberintos con lápiz, etc. Percepción figura-fondo: capacidad de percibir con más claridad aquello que atrae la atención (objeto-figura) dentro del campo perceptivo (fondo), es decir, de distinguir un objeto del entorno. Ante un estímulo, la figura es el objeto de nuestra percepción; al desviar la atención hacia otra parte del campo visual, el nuevo centro de interés se convierte en figura, y lo que antes era figura, en fondo. Esta capacidad influye en la localización de letras o palabras en una página o pizarra. Se puede trabajar realizando actividades de discriminación con objetos, por ejemplo: buscar un botón cuadrado entre varios redondos, un bloque grande entre otros pequeños, una bola roja entre otras verdes, etc. Constancia perceptual: capacidad para reconocer los objetos por sus propiedades invariables. Interviene en la identificación de formas y objetos, independientemente del color, el tamaño, la forma o la posición que adopten. Por ejemplo, un objeto no cambia aunque lo observemos desde distintos puntos de vista, más lejos, más cerca, desde arriba… Esta capacidad nos permite diferenciar entre letras semejantes, reconocer objetos tridimensionales dibujados en un plano bidimensional, etc.

Percepción de la posición en el espacio: capacidad para percibir un objeto en el espacio en relación con nuestro cuerpo. Esta capacidad y la siguiente son imprescindibles para la comprensión de los conceptos de número, magnitudes, distancias, etc., para dejar el espacio correcto entre las letras y palabras, etc. Se puede desarrollar haciendo ejercicios de reconocimiento de la posición de su cuerpo con respecto a los objetos (por ejemplo: saltar fuera de la alfombra, ponerse debajo de la mesa o entre la silla y la pared; haciendo diferenciación entre derecha e izquierda en sí mismo, adoptar o imitar posturas, caminar siguiendo la dirección indicada, imitar la colocación de bloques formando distintos modelos, hacer copias de modelos en tableros perforados con clavijas de colores, etc.

Percepción de las relaciones espaciales: capacidad de percibir la posición de dos o más objetos en relación con el propio sujeto y unos respecto de los otros.
Es necesario integrar la enseñanza de estas tareas perceptivas visuales en las tareas escolares, sobre todo, para prevenir problemas.
Este programa está destinado a niños y niñas con problemas en la percepción visual entre los 3 y los 7 años, o niños de más de 9 años con problemas de aprendizaje.
El programa se compone de:

Test de desarrollo de la percepción visual, diseñado para detectar los trastornos en cada una de las 5 facultades estudiadas.

Programa preparatorio donde se enseñan al niño o la niña diversos conceptos con material tridimensional: imagen, concepto, esquema corporal, asociación de movimientos del cuerpo con trazado de líneas, reconocimiento de figuras, ejercicios de lateralidad, movimientos de los ojos, coordinación óculo-manual…

Figuras y formas, es el programa propiamente dicho para el desarrollo de la percepción visual, por medio de láminas bidimensionales. Se distribuyen en tres cuadernillos correspondientes a otros tantos niveles de dificultad: inicial, intermedio y adelantado.

Estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario, tu opinión es importante para seguir creciendo

A %d blogueros les gusta esto: