Evaluación de la Conducta neonatal (apunte)

Una variedad de instrumentos permiten a los médicos, enfermeras y especialistas del desarrollo del niño, evaluar la totalidad del estado conductual del recién nacido.

El test más extensamente utilizado es la Escala de evaluación de conducta neonatal (NBAS) de Berry Brazelton (1984). Con él, el examinador ve los reflejos del niño, los cambios de estado, la sensibilidad a la estimulación física y social, y otras reacciones.
La evaluación neonatal es útil por varias razones. Cuando las puntuaciones se combinan con la información del examen físico, permiten cualquier diagnóstico, excepto muy pocos casos de daño severo del sistema nervioso central en las primeras semanas de vida. La NBAS y otros instrumentos similares, también han ayudado a investigadores a describir los efectos de las complicaciones del embarazo y del parto en la conducta infantil.
La NBAS se ha aplicado a muchos niños alrededor del mundo. Como resultado, los investigadores han aprendido mucho sobre las diferencias individuales y culturales de la conducta del recién nacido y cómo las reacciones de un bebé se pueden mantener o cambiar por medio de la crianza.
Como la conducta del recién nacido y el estilo de paternidad se combinan para dar forma al desarrollo, los cambios en las puntuaciones de la NBAS de la primera o segunda semana de vida (en lugar de una sola puntuación), proporcionan la mejor estimación de la habilidad del bebé para recobrarse de la tensión del parto. Las “curvas de recuperación” de la NBAS, predicen la inteligencia hasta los años preescolares con un éxito moderado.
La NBAS también se ha usado para ayudar a los padres a que conozcan a sus hijos. En algunos hospitales, el examen se hace en presencia de los padres para enseñarles las capacidades y las características únicas del recién nacido. Estos programas aumentan la interacción temprana padre – hijo en muchos tipos de participantes; madres y padres, adolescentes y adultos, padres con ingresos bajos y medios, recién nacidos pre término y a término. Aunque los efectos duraderos en el desarrollo no se han demostrado, las intervenciones basadas en las NBAS, son útiles para ayudar a que la relación padre – bebé tenga un buen comienzo.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: