Evaluación Alternativa (ejemplos)

Resulta evidente que en la actualidad la evaluación tradicional ya no satisface las necesidades educativas que se modifican constantemente en la sociedad educativa en que se desenvuelven nuestros estudiantes.

 

 

 

La educación, y en particular el proceso aprendizaje, demanda el uso de nuevas metodologías de enseñanza, encontrando los docentes en el constructivismo, una nueva forma de guiar el proceso de aprendizaje de los alumnos al considerarlos el centro del proceso. Como parte de este nuevo enfoque, los sistemas de evaluación también están siendo enfocados no únicamente al resultado (evaluación tradicional) sino también al proceso.

En estos momentos es importante establecer nuevos instrumentos de evaluación que integren aspectos conceptuales, procedimentales, actitudinales, y que con su aplicación se exprese el nivel de logro que se ha obtenido en el aspecto académico, cognitivo, en habilidades y competencias, como lo propone la nueva evaluación alternativa donde se evalúa desde el proceso hasta el producto, para lograrlo, se hace necesario que el maestro modifique su sistema de evaluación, considerando el desempeño del alumno, su aspecto reflexivo y el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico en la resolución de problemas basados en simulaciones de la vida

El hacer parte del proceso de evaluación y reflexión al estudiante es una innovación y una oportunidad para que tome responsabilidad compartida en su propio desarrollo académico

La llamada evaluación alternativa, está enfocada precisamente a establecer nuevos instrumentos, procedimientos y técnicas de evaluación que más que emitir un juicio académico, emitan un grado de logro en cuanto al desarrollo de habilidades, capacidades y logros de forma individual. Resulta evidente que las evaluaciones tradicionales limitan o nulifican las demostraciones de habilidades en cuanto a la aplicación del conocimiento y el desarrollo de la reflexión, integración y emisión de juicios (pensamiento crítico), sobre lo teóricamente aprendido. Una evaluación alternativa está asociada a la metodología constructivista, centrada en el alumno, su enfoque es evaluar íntegramente el conocimiento, desde el proceso hasta el producto. Ello implica el uso de técnicas e instrumentos como: Entrevista, Diarios de reflexión, Evaluación basada en desempeño, Portafolios, Técnicas de observación, Coevaluación   Autoevaluación, etc.

La evaluación en los nuevos modelos de enseñanza va más allá de las técnicas tradicionales de papel y lápiz, para incluir estrategias como la evaluación basada en portafolio y las exposiciones orales y escritas como evidencias de logros y desempeños. Esta visión alternativa, tiene la intención de motivar al alumno a tomar más responsabilidad en su propio aprendizaje haciendo a la evaluación parte integral de su experiencia de aprendizaje incluyendo actividades auténticas que reconozcan y estimulen las habilidades del alumno para crear y aplicar una amplia gama de conocimientos en lugar de un simple desempeño basado en memorización y desarrollo de habilidades básicas. (Hargreaves, Earl, & Schmidt, (2000).

Así mismo la evaluación alternativa requiere que el maestro realice juicios sobre el conocimiento del alumno, retroalimentando el proceso y tomando decisiones sobre las necesidades de aprendizaje de cada alumno. Esto significa repensar lo que la evaluación y la enseñanza implican y cómo se puede apoyar el aprendizaje con estándares que puedan cumplirse ( Wiggins & McTighe, 1998, citados por Hargreaves et al. 2002). De igual modo Stiggins 1995, citado por Hargreaves et al. 2002, comenta que la evaluación alternativa requiere del maestro el desarrollo de habilidades para evaluar integralmente a través de técnicas como la evaluación basada en el desempeño, los portafolios, la autoevaluación los diarios, y las exposiciones.

De acuerdo a López e Hinojosa (2000), las ventajas de este tipo de evaluación permiten un enfoque hacia el crecimiento del alumno, enfatizando las fortalezas de los mismos en oposición a sus debilidades, como ocurre en la evaluación tradicional. Por otra parte, se consideran las diferencias en estilos de aprendizaje, las capacidades lingüísticas, las experiencias culturales y educativas, así como los niveles de estudio.

Algunas de las técnicas corresponden a:

 

*Diario de reflexión:

El diario de reflexión es una técnica de evaluación alternativa que consiste en el registro de hechos o acontecimientos que reflejan la experiencia de aprendizaje del alumno durante el desarrollo de una actividad en un determinado período de tiempo. Los registros que se consideran para integrar el diario pueden ser observaciones personales, sentimientos, opiniones de reflexión sobre lecturas, eventos o experimentos. Los diarios son considerados como ejes transversales para conectar lo estudiado en una clase con la vida real fuera de la escuela, son más descriptivos y menos limitados en comparación con las bitácoras (Johnson & Johnson 2002).

Johnson manifiesta que la elaboración del diario debe tener una continuidad, ser útil para quien lo escribe y para futuras consultas de compañeros, por lo tanto es necesario que el diario incluya al menos una aportación semanal, resumir lo que se aprende en una semana normal, describir las actividades y experiencias que se han tenido durante ese lapso de tiempo e incluir: 1. La naturaleza de la situación, 2. La gente que participó, 3. Las relaciones entre los participantes, 4. Las estrategias que mejor se aplicaron en las sesiones, 5. Los sentimientos experimentados y 6. Los resultados que se obtuvieron con las acciones emprendidas.

Para que los docentes logren una funcionalidad óptima del diario, deben asignar al estudiante la tarea de mantener la relación con los contenidos del curso, informarles sobre la frecuencia para efectuar la escritura, la extensión y el momento en que será compartido con sus compañeros de clase y el maestro. Es importante explicar los parámetros que se utilizarán para evaluar sus aportaciones, esto les permitirá ser críticos de lo que escriben.

 

*Técnicas de Observación:

De acuerdo a Linn y Gronlund (2000) ‘’la observación constituye el medio más adecuado para evaluar aspectos de aprendizaje y desarrollo’’. Como se ha mencionado, las llamadas pruebas de papel y lápiz son efectivas en la evaluación de habilidades de pensamiento sobre todo cognitivo, sin embargo existen otro tipo de aprendizajes que requieren procedimientos de observación para ser evaluados. Para ello se han desarrollado instrumentos como los registros anecdóticos, las listas de verificación, grabaciones en audio o video, fotografías que evidencien el desempeño observado.

El maestro tiene la oportunidad de observar diariamente del desarrollo del aprendizaje de sus alumnos, los hechos que ocurren y que además son relevantes y significativos, le permiten determinar su conducta y su comportamiento ante una variedad de situaciones. Mediante esta obtención de información, estará en posibilidades de complementar la información que obtuvo al utilizar los métodos objetivos (Linn et al. 2000).

Es importante señalar que el uso de algunas técnicas de observación no registran todo lo observable, por lo cual es importante discriminar entre lo que es observable y lo que realmente vale la pena observar. Algunas recomendaciones de Linn et al. (2000) refieren observar únicamente el comportamiento que no puede ser evaluado por otros métodos. Limitar las observaciones de todos los alumnos, considerando sólo algunos tipos de conducta. Restringir este tipo de métodos a los alumnos que realmente evidencian algún tipo de necesidad que requiere de ayuda especial.

Para Díaz Barriga (2000) La observación de lo que los alumnos dicen o hacen cuando aprenden es una actividad imprescindible para la realización de la evaluación formativa y procesal. Se utiliza de manera indistinta para valorar diagnósticamente o evaluar lo aprendido después de terminado un episodio instruccional. Apunta este autor que por medio de la observación es posible valorar los aprendizajes de los distintos contenidos curriculares (conceptuales, procedimentales y actitudinales).

Los siguientes aspectos pueden ser evaluados por medio de esta técnica: el habla espontánea o inducida (mediante preguntas) de los alumnos, las expresiones y aspectos paralingüísticos, las actividades que realizan los alumnos (incluyendo habilidades, estrategias y formas de razonamiento e incluso los errores, y los productos que ellos elaboran (en forma individual o en grupos pequeños), el habla espontánea expresada por medio de interacciones con el profesor o con los compañeros (participaciones espontáneas, preguntas elaboradas, comentarios hacia el profesor o entre compañeros, intervención en discusiones y debates) dentro del grupo-clase, en pequeños grupos o en interacciones cara a cara, el profesor tiene una fuente importante de datos para valorar lo que los alumnos están comprendiendo, sus posibles estrategias, conocimientos previos, etcétera; además, es posible derivar información relevante sobre la dificultad de los contenidos o la ineficacia o inoperancia de los recursos didácticos empleados.

Se debe tener presente que son varios los factores que pueden afectar la ocurrencia del habla de losestudiantes; por ejemplo: la edad, la escasa familiaridad con los contenidos, el clima de respeto, la atmósfera de aceptación desarrollada en clase y los factores socioculturales.

Por expresiones paralingüísticas se entiende  los gestos de atención, de sorpresa, de gusto-disgusto, de aburrimiento, etcétera, que realizan los alumnos en la clase. Todas ellas son importantes indicadores para el docente, puesto que le informan acerca del grado de motivación, tipo de expectativas, nivel de interés, calidad y grado de aprendizaje; asimismo, resultan informativas sobre el valor funcional de las estrategias y procedimientos de enseñanza que se estén utilizando.

Por el lado de las actividades, los docentes pueden ir observando las acciones y la forma en que éstas se realizan (orden, precisión, destreza, eficacia, etcétera). Igualmente, los productos (de distinto tipo) son importantes fuentes a observar por los profesores para valorar el aprendizaje y progreso de los alumnos.

Una de las limitaciones en el uso de las técnicas de observación es la cantidad de tiempo que requieren tanto en la observación como en el control y orden de los registros, aunado a la dificultad que implica el ser totalmente objetivos cuando se observa y reporta la conducta del alumno.

Existen varias técnicas e instrumentos que permiten sistematizar el acto de observación. Por ejemplo:

  1. a) Lista de verificación

Airasian (2004) las define como listas escritas de criterios del desempeño. En este punto el maestro se encarga de determinar si el alumno cumple o no con los criterios establecidos. Es importante que el maestro realice previamente a la aplicación de la lista de verificación, un claro análisis de lo que desea observar y reflexionar sobre sus aspectos primordiales. Para ello puede considerar algunas producciones previas de los alumnos que le pueden servir como base para revisar su lista inicial de criterios.

Una desventaja de las listas de verificación es la limitante que ofrecen al evaluar con un ‘SÍ’ / ‘NO’ el cumplimiento del criterio, sin opción a calificaciones intermedias, lo que obliga al maestro a tomar una decisión absoluta. Además de ello, las listas sirven para diagnosticar puntos fuertes y débiles del grupo observado, pero qué ocurre cuando se quiere sintetizar el desempeño observado para obtener una puntuación para calificar, esto implica que el maestro jerarquice los criterios y establezca las normas para calificar al alumno.

Las listas son instrumentos diseñados para estimar la presencia o ausencia de una serie de características o atributos relevantes en la ejecución (por ejemplo dibujos, producciones escritas, etcétera) realizados por los alumnos.

Para construirla se necesita elaborar un listado de las dimensiones relevantes de los procedimientos, habilidades, etcétera, y/o productos a observar, añadir algunos errores típicos en la lista, establecer un orden lógico esperado con base en la aparición y secuencia de las actividades involucradas en la ejecución; el orden puede no ser tan estricto para el caso de la evaluación de productos y organizar y dar presentación a la lista de tal manera que se facilite su uso.

La lista no sea muy extensa, los ítems deben ser enunciados con claridad y centrarse en aspectos relevantes, dejando espacios entre reactivos, para añadir algunos comentarios adicionales posibles sobre la naturaleza de la acción o del procedimiento realizado y/o del producto final.

 

  1. b) Registro Anecdótico

El registro anecdótico es una descripción de hechos significativos que el maestro ha observado. Debe ser escrito poco tiempo después de haber ocurrido, cada descripción debe registrarse en tarjetas separadas, o bien en registros personales e individuales de cada alumno. Un buen registro, debe ser objetivo, alejado de cualquier interpretación u opinión, éstas seguirán como recomendaciones a la conducta observada después de haberse acumulado varias del mismo alumno, lo que permitirá tener una idea más amplia para emitir un determinado juicio.

 

*Autoevaluación y Coevaluación:

Lindblom, Phlajamaki & Kotkas (2006) consideran que la Autoevaluación y Coevaluación representan para el alumno una oportunidad para recibir retroalimentación de su aprendizaje desempeñando un rol en el proceso de evaluación y aprendizaje. Los estudiantes requieren desarrollar una conducta hacia el aprendizaje que les permita elegir las mejores estrategias para enfrentar las demandas académicas de su entorno.

La autoevaluación se refiere al proceso en el cual los estudiantes evalúan su propio aprendizaje, sus logros y resultados.

La auto-evaluación es una estrategia o instrumento de evaluación en la cual un determinado sujeto o entidad   busca determinar las condiciones reales de su participación y actuación en relación con unos indicadores que tienen unos criterios o estándares previamente establecidos.

El proceso de auto evaluación lleva al evaluador de su propia practica a ser abierto a nuevos descubrimientos a nuevas formas de pensar y hacer las cosas, receptivo a otras perspectivas, con interpretaciones diferentes sobre su realidad, un ser auténtico y comprensivo de su propia razón de ser en el ámbito o contexto donde tiene su radio de acción con historicidad y perfectamente ubicado en el tiempo y el espacio.

La realidad observada en un proceso de auto evaluación conlleva a conclusiones propias como dice Flores (2004) se juzga la propia acción con posiciones flexibles, situada y evolutiva, estableciendo relaciones, categorías y generalizaciones teóricas modificables en lo particular que permite adquirir experiencia progresiva en el propio accionar.

Por otra parte la coevaluación se refiere a las prácticas en las cuales sus pares evalúan logros, resultados o exposiciones de sus propios compañeros. Ambas, son consideradas herramientas de aprendizaje porque son parte de un proceso donde se desarrollan diferentes habilidades. Este proceso de evaluación fortalece el desarrollo de habilidades de responsabilidad, juicio y autonomía. Ambas se pueden integrar a la evaluación sumativa (asignando un grado cuantitativo) o formativa (emitiendo un grado cualitativo). Aunque de acuerdo a su naturaleza la coevaluación debiera considerarse formativa al apoyar el aprendizaje, porque en la sumativa puede minar la cooperación entre los estudiantes.

 

*Entrevista:

De acuerdo a Johnson & Johnson (2002), la entrevista es una técnica de evaluación que permite obtener información relacionada con el aprendizaje del alumno, el nivel de comprensión adquirido posterior a la experiencia de aprendizaje, el proceso de razonamiento y retención, y sobre todo el proceso de pensamiento meta cognitivo. La entrevista es particularmente adecuada como instrumento de evaluación, para aquellos estudiantes poco motivados a responder mediante el papel y lápiz, así como para quienes cuentan con alguna discapacidad como la dislexia, que les impide evidenciar sus verdaderos logros en el aprendizaje.

La entrevista apoya además a los estudiantes aclarando su pensamiento crítico, reflexionando sobre su aprendizaje y niveles de logro obtenidos, mediante la valoración de su opinión lo cual les motiva intrínsecamente.

La entrevista puede llevarse a cabo de manera individual o grupal en dos tipos de cuestionamientos, de alternativa fija y de alternativa ampliada. La primera facilita la comprensión y la administración ya que sólo requiere la participación del alumno entrevistado, la desventaja es que puede no reflejar la opinión o conocimientos verdaderos. En la segunda, de alternativa ampliada, los cuestionamientos permiten explorar si el alumno comprende un problema, al solicitarle explique lo que sabe o conoce al respecto. Estos últimos son difíciles de administrar, pues requieren un estudio extenso a la par de un entrenamiento y capacitación por parte de entrevistado para obtener respuestas que son difíciles de analizar.

La realización de la entrevista de acuerdo a Johnson & Johnson (2002) puede realizarse antes, durante y al final de la experiencia de aprendizaje, en un ambiente cómodo, donde entrevistado y entrevistador tengan claro el tema a evaluar. Es importante que su diseño sea claro y reflexivo, evitando preguntas que no aporten información, estableciendo lo que se desea obtener, llevando al estudiante a un análisis de nivel más profundo hasta concluir señalando al alumno los recursos que le pueden apoyar, motivando al alumno a responder asertivamente.

 

*Portafolio:

Este instrumento de acuerdo a Linn y Gronlund (2000), ha sido utilizado desde los años noventa como herramienta para evaluar el progreso del alumno, como base para determinar la calificación, y para reportar el logro y progreso de alumnos a padres.

El desarrollo de portafolio puede abarcar desde un semestre hasta un año escolar, incluso de un año a otro, es importante evidencia sobre los logros de un alumno, y para algunas instituciones se le ha considerado como base para satisfacer los requerimientos de certificación de algún grado académico.

Es importante señalar que el portafolio y el tradicional archivo en un folder, difieren en el propósito con el cuál se recolectan los trabajos, ya que el folder es una colección simple de trabajos, en ocasiones los mejores únicamente. En cambio el portafolio lleva todo un proceso y una base de criterios y propósitos para su elaboración.

El portafolio se utiliza tanto para la evaluación formativa como para la evaluación sumativa, evidencia el progreso del alumno en el desarrollo de habilidades y técnicas empleados, así como las capacidades académicas, en este caso. Además permite al alumno revisar su trabajo y reflexionar sobre sus propios logros. La creatividad en este caso juega un papel muy importante en la realización de los proyectos del portafolio, y es necesario que el maestro tenga conocimientos suficientes para lograr emitir criterios adecuados para la evaluación del portafolio, sobre todo porque deberá dar a conocer de manera clara y precisa a los alumnos, lo que se espera en cada proyecto.

Una de las debilidades principales del uso de portafolio es el alto consumo de tiempo que lleva su integración, evaluación y reflexión.

Para Morgan (2004) un portafolio es una colección de proyectos que los alumnos han seleccionado con un fin o un objetivo particular, en él se muestran las habilidades, el cómo piensan, cómo cuestionan, analizan, sintetizan, producen o crean, y cómo interactúan (intelectual, emocional y socialmente) con otros, es decir permite identificar procedimientos y actitudes de los estudiantes.

Alter, Spandel y Culham (1995), citados por Linn y Gronlund (2000) señalan dos propósitos globales para la creación de un portafolio de trabajo: evaluación del alumno e instrucción o enseñanza.

Por otra parte existe otro énfasis para el portafolio: presentar los logros (en este caso sólo se presentan trabajos completos realizados en un breve periodo de tiempo) o demostrar el progreso (se muestran varias versiones del mismo trabajo). Algunas consideraciones que se deben tener para el uso e integración del portafolio son las siguientes:

  • Especificar a los alumnos lo que se espera de ellos.
  • Los criterios a cumplir en cada proyecto así como el uso que se dará al portafolio.
  • Quién tendrá acceso al portafolio y los criterios para evaluarlo.

Cuando el portafolio incluye trabajos colaborativos, deberán incluirse sugerencias hechas por los compañeros o padres que acostumbren revisar los documentos que se incluyen. Debe considerarse también el número de documentos mínimo y máximo que se incluyan en el portafolio, la variedad y el contenido, además de la estructura física del portafolio (tabla de contenidos, portada, autorreflexión de cada documento).

 

 

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: