Estrategias de Trabajo en el Aula para Estudiantes con discapacidad Auditiva

La situación de discapacidad auditiva se refiere a la falta o disminución de audición. La pérdida auditiva congénita afecta también el desarrollo del lenguaje.

Desde el punto de vista educativo, un estudiante con discapacidad auditiva es aquel cuyo déficit auditivo es lo suficientemente severo como para que no pueda beneficiarse de los recursos que normalmente ofrece la escuela regular, requiriendo apoyos extraordinarios para poder desenvolverse.
La pérdida auditiva no es igual en todas las personas. Ésta puede ir desde los problemas leves de audición a pérdidas severas o sordera total. Hay pocas personas que son totalmente sordas, por lo tanto, debemos considerar que la mayoría tiene restos auditivos, es decir que percibe algunos sonidos del espectro del habla, los que se potencian con un audífono adecuado y entrenamiento auditivo. La pérdida leve de la audición se corrige mediante el uso de amplificadores de sonido (audífonos) y el niño/a puede adquirir lenguaje oral o mantener el lenguaje oral si se trata de un caso de pérdida auditiva adquirida después de los 3- 5 años de edad. Es muy importante la detección temprana, ya que permitirá estimular el lenguaje en la etapa más significativa: los primeros años de vida. (Ministerio de educación de Perú, 2007).
Los niños/as y jóvenes con hipoacusia leve y moderada tienen dificultades en la audición pero su grado de pérdida no les impide adquirir el lenguaje oral a través de la vía auditiva. Habitualmente van a necesitar audífonos. Generalmente se producen dificultades en la articulación y en la estructuración del lenguaje, por lo que es importante algún tipo de apoyo especializado2.
Los niños/as que tienen problemas hipoacusia severa y profunda (sordera), a pesar de los instrumentos de amplificación, no procesan la información lingüística, siendo su lenguaje natural los gestos y señas manuales. La visión se convierte en el principal vínculo con el mundo exterior y en el primer canal de comunicación. Estos niños/as necesitan apoyos específicos para comunicarse.
La diferencia existente entre las personas en situación de discapacidad auditiva radica en el grado de pérdida auditiva. En función de esta pérdida existirá mayor o menor capacidad para poder captar sonidos, desarrollar el habla interna, adquirir habilidades como la lectura labio facial, entre otros.

Valoración en Contexto Escolares:
Es importante determinar en qué medida las condiciones del proceso de enseñanza y la respuesta educativa compensan o acentúan las dificultades de su propia problemática, para poder tomar decisiones respectos a los ajustes y adaptaciones que el estudiante precisa. A través de la observación se debe evaluar organización de mobiliario y recursos didácticos, organización de espacios y aspectos físicos y o tecnológicos a implementar.
La autoestima, la relación con sus compañeros, la motivación por el aprendizaje. Si un estudiante tiene un historial de fracaso académico, sentirá desventaja frente a las situaciones de enseñanza aprendizaje respecto a sus compañeros oyentes, desarrollando un autoconcepto escolar negativo.

Valoración del Nivel de Competencia Curricular y Estilo de Aprendizaje:
El objetivo es determinar la situación de desarrollo actual del estudiante en las distintas áreas del currículo, para así establecer lo que el estudiante puede realizar solo, con un adulto o con un compañero.
Hace referencia a las características individuales con que un estudiante afronta y responde a las tareas escolares y, en general, a las situaciones de aprendizaje.

Sugerencias:
*Se deben realizar modificaciones en lo que se refiere a la comunicación oral. Apoyar con material visual en las paredes, especialmente de aquellos que guían los horarios y actividades de trabajo. Buscar una situación comunicativa didáctica.

*Se deben disminuir los ruidos externos: construcción de paredes sólidas o implementar barreras acústicas.

*Se deben disminuir los ruidos internos dentro de lo posible: cerrar la puerta del salón de clases, cubrir las patas de las sillas con cinta para amortiguar el ruido, etc.

*Asignarle al estudiante un lugar cerca del profesor y lejos de las fuentes de ruido.
*La persona que habla con el estudiante debe situarse en un lugar visible y asegurarse de que la luz le dé de frente y no por detrás, con el objeto de que el estudiante pueda verle los labios.

*Instalar timbre de luz que informe acerca de los cambios de actividades diarias y situaciones de emergencia como complemento a las señales acústicas que generalmente se usan.

*Anticiparse a los contenidos de la clase proporcionando, de manera previa, los contenidos en un documento escrito.

*Utilizar las Tics como elemento de accesibilidad, ejemplo; ppt con texto escrito, imágenes, dibujos o pictogramas a la hora de desarrollar la clase.

*En el caso de mostrar un video durante la clase, éste debe tener subtítulo o traducción de lengua de señas.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: