Enfoque Conductual en la Orientación (documento)

El precursor en la orientación escolar, bajo el enfoque Conductista, ha sido Krumboltz con su obra “revolution in Counseling”.

Para Krumboltz “la orientación consiste en cualquier actividad ética que un orientador emprenda en un esfuerzo por ayudar al cliente a comprometerse con tipos de conducta que le llevarán a la resolución de sus problemas”. Se trata de capacitar a la persona para solucionar los problemas concretos que en ese momento tiene. Es también un objetivo la capacidad de solucionar, de un modo más eficaz e independiente, todos los que en el futuro le pueden presentar.
El orientador debe conceptualizar las dificultades de un cliente de modo en que se piense un problema determinado, en un grado bastante elevado, el modo que será tratado. Es necesario, por tanto, conceptualizar los problemas de modo que sugieran los posibles procedimientos de resolverlos.
Los orientadores deberían concebir los problemas del cliente como problemas de aprendizaje, El orientador debería pensar que su misión es ayudar a sus clientes a aprender medios más eficaces de solucionar sus problemas. El mismo debería considerarse como una ayuda en el proceso de aprendizaje”. Además debe poner las condiciones que permitan al alumno solucionar sus problemas.
Entender la orientación como parte de un proceso de aprendizaje no es nuevo; otros muchos autores la han concebido así. Lo que Krumboltz aporta que “muchas conceptualizaciones que son útiles Pata explicar la adquisición de conductas intelectuales y de habilidades físicas son igualmente útiles para explicar la adquisición de las conductas de toma de decisiones y también de las conductas emocionales y sociales”, y más adelante dice: “un tipo adecuado de instrucción puede ser el medio terapéutico más eficaz”.
Considera la comprensión como una condición esencial en el orientador pero no cree que sea suficiente por sí sola. El cliente debe aprender a resolver su dificultad. La comprensión por ambas partes es sólo el punto de arranque en este proceso de aprendizaje.
Las ventajas de entender los problemas de los clientes como problemas de aprendizaje son, entre otras la posibilidad de definir mejor los objetivos para que así puedan ser alcanzados. Poner más atención en la eficacia de la acción, en lograr que los clientes se comprometan en actividades constructivas de resolución de problemas, que en analizar y definir los problemas. Los clientes más responsables de sus propias acciones.
Muchas de las definiciones de objetivos en orientación tienen estas características: ser muy generales y considerados apropiados para todos los clientes. Para Krumboltz los objetivos de la orientación “deben ser definidos en términos de cambios concretos de conducta deseados por cada cliente individual y aceptados por su orientador”. Deben ser, por tanto, 1 diferentes para cada cliente, 2 compatibles pero no necesariamente idénticos con los valores del orientador, y 3 observables, para que puedan ser evaluados. Distingue como hemos visto al hablar de los distintos objetivos tres categorías: alteración de la conducta inadaptada; aprendizaje del proceso de toma de decisiones; y prevención de problemas.
Para lograr tales objetivos es necesario revisar las técnicas o procedimientos que plantea el autor:

1.- Aprendizaje operativo: de este enfoque procede el conocimiento de que la oportunidad del refuerzo del orientador puede ser útil para producir en el cliente la conducta deseada. El hombre aprende a hacer cosas que le Producen ciertas condiciones deseables. La atención y la aprobación de las personas que de algún modo se valoran, tienen efectos de refuerzo en la conducta. Así la atención y la aprobación del orientador pueden tener efectos reforzantes en el cliente. Los refuerzos deben ser realizados para promover los objetivos deseados por el cliente; lo cual enlaza con el problema de la oportunidad o momentos adecuados en que el orientador debe reforzar la conducta del cliente. Esta responsabilidad no es sólo del orientador de ella participan también los padres, psicopedagogos, profesores y demás miembros directivos del centro, ya que el refuerzo ocurre dentro y fuera de la entrevista. Lo que realmente importa es hacerlo del modo que mejor se adecúe a los intereses del cliente.

2.- Aprendizaje por imitación: surge al poder el orientador presentar ante la observación del cliente modelos de una conducta más positiva. Los medios pueden ser cintad grabadas, películas, biografías, autobiografías, instrucción programada, etc. La finalidad es presentar maneras de realizar o de llevar a la práctica una conducta que se desea.

3.- Aprendizaje intelectual: además de las instrucciones verbales convenientes, puede incorporarse la información necesaria por medio de contratos entre orientador y orientado, y “dramatizaciones”.
El contrato es útil en casos de acciones destructivas, agresivas o rebeldes de niños en la escuela, Es realizado y firmado por cada una de las partes que se compromete a actuar de un determinado modo durante cierto tiempo. De esta forma, la conducta deseada por el niño es explícitamente manifestada.

4.- Aprendizaje emocional: aplicable en cuanto que los individuos ansiosos, pueden quedar sistemáticamente relajados al ser puesto junto al estímulo que produce ansiedad otro más agradable. Los trabajos realizados por Wolpe y Lazarus van en esta línea (procedimientos de desensibilización e inhibición recíproca basados en la teoría del condicionamiento de Pavlov). Cuando se ha logrado que el cliente esté relajado se le van presentando, gradualmente los motivos que han producido su ansiedad.

Para Krumboltz la orientación en su totalidad no puede ser evaluada. Su eficacia está comprobada, siempre será mejor la orientación que la ausencia de orientación. Lo que es preciso conocer es qué procedimientos y técnicas para lograr ciertos objetivos de cambio de conducta son más eficaces con distintos clientes y aplicadas por distintos orientadores.
Para valorar el éxito de la orientación habría que aplicar diferentes criterios a los distintos clientes. Es necesario especificar el tipo de problema, el cambio deseado por el cliente, el procedimiento concreto de orientación usado, y las circunstancias en las que se ha usado.
La consideración de los objetivos propios de cada sujeto y su comportamiento anterior es una base necesaria para estimar si ocurren o no cambios en la dirección deseada. La investigación experimental debe ser un medio para evaluar la orientación, y esto se logra especificando en objetivos de cambios de conducta las metas generales que el cliente y el orientador quieren alcanzar.
Por su parte, el autor Bijou ha sintetizado en cuatro puntos las implicaciones del enfoque conductista en relación a la orientación:

A) Los procedimientos de la orientación deberían ser planeados para modificar directamente el problema de conducta presentado, y en la situación en que ocurre.
B) Los procedimientos de la orientación deberían ser designados para tratar un problema concreto de conducta, y preferiblemente un solo problema de conducta en cada momento.
C) Los procedimientos de la orientación deberían incluir el registro de los problemas de la conducta en términos objetivos y sobre la base de la frecuencia con que ocurren.
D) Los procedimientos de la orientación deberían planearse para cambiar la conducta en la dirección deseada, a pasos cortos y progresivos.

Las consecuencias que se derivan de estas implicaciones son: la consideración del orientador como un “ingeniero de la conducta” cuya función es formar y reformar el entorno para provocar los cambios de conducta deseados. La psicología experimental es la base de este desarrollo de la orientación como una tecnología educacional y terapéutica. La segunda consecuencia se refiere al papel del diagnóstico que debe servir para aportar una información funcional, respecto a lo que cada individuo puede hacer de acuerdo con su personalidad y circunstancias.
Generalizando, las tesis conductistas se basan en los siguientes principios:

1.- Su idea del hombre es fundamentalmente mecanicista. El mundo determina la conducta del hombre y no le permite actuar libremente en la elección del destino.
2.- El individuo es visto como un conjunto de conductas que responden a las leyes básicas de estímulo y respuesta y del condicionamiento psicológico.
3.- El papel del orientador conductista es manipular las condiciones que rodean la conducta del cliente para lograr que, a través de diferentes experiencias, se efectúe un cambio en ella.
4.- Han hecho avanzar la orientación como ciencia al introducirse en el campo de la investigación y aplicar conocimientos científicos al proceso de la orientación.

La crítica más fundamental se refiere a su concepción mecanicista del hombre y al papel manipulador que otorgan al orientador. Aunque se concede al cliente la determinación del tipo de cambio que desea obtener, la responsabilidad de la operación queda en el orientador. La realidad es lo que el orientador percibe, no lo que el cliente cree percibir.
La relación y las actitudes personales del orientador no cuentan en este enfoque. Su humanidad es minimizada, es más bien un ser frío e impersonal. “El orientador, en cierto modo, se convierte en una máquina condicionante, que, a su vez, ha sido condicionada para hacer lo que la investigación ha demostrado que es eficaz”.
En este enfoque importan más las técnicas que los objetivos. Las metas a las que tiende es la solución de cualquier tipo de problemas que el cliente presente. Eysénck realizó un trabajo comparativo entre los resultados obtenidos en una terapia de conducta (conductismo) y un tratamiento psicoterapéutico. Comprobó que la terapia de conducta al final del tratamiento superaba en proporción los efectos de la psicoterapia, siendo éstos aún mayores al cabo de 10 meses. Por otro lado, la diferencia en la duración del tratamiento favorecía también a la teoría conductista.
La Teoría Conductista se incluye dentro de la teoría del aprendizaje, siendo ésta más amplia que aquélla. Las construcciones del aprendizaje desarrolladas y adoptadas por los orientadores conductistas no son lo suficientemente comprehensivas para explicar el aprendizaje; deberían ser consideradas sólo como hipótesis que deben ser probadas.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: