El Subrayado (estrategia)

El objetivo del subrayado es destacar las ideas esenciales de un texto. Posteriormente, al leer únicamente lo subrayado se puede recordar el contenido de dicho texto.

Su fundamento consiste en resaltar con color (se recomiendan colores vivos como el rojo, verde o los colores fluorescentes, aunque estos últimos cansan más) aquellas series de palabras que tienen sentido y contenido semántico propio, con el objeto de que en una posterior lectura de lo subrayado, éste tenga sentido y se entienda, reflejados los datos más relevantes. Por ello no es necesario subrayar artículos, conjunciones (sólo en caso de engarces) y preposiciones. Sin embargo lo principal es subrayar sustantivos, verbos, adjetivos, fechas, nombres propios, etc.
Para subrayar no se recomiendan más de dos colores. También es posible sustituir el subrayado por recuadros o corchetes para señalar párrafos enteros o frases considerados de suma importancia.
Se debe permitir a los alumnos subrayar los libros de clases, ya que éstos están para cumplir la función de apoyar el proceso de aprendizaje y no para servir de adornos.
Es recomendable que el subrayado se realice a lo largo de la segunda lectura del texto o tema de estudio.
También es conveniente acostumbrarse a escribir notas al margen, en aquellos momentos en que no queden claras algunas ideas o para completar con otros datos. Estas notas luego son muy beneficiosas ya que facilitan la comprensión y amplían conocimientos.
En la segunda lectura, reposada, comprensiva y analítica, es cuando se deben hacer las operaciones de subrayado, así también es el momento oportuno para detenerse a comprender las gráficas, tablas, mapas o recuadros; los que en muchas ocasiones aportan gran cantidad de información de una manera reducida y clara; portanto, ayudan a comprender mejor lo que se esta leyendo y de una forma más directa.
Ejemplo:
En la segunda lectura, reposada, comprensiva y analítica, es cuando se deben hacer las operaciones de subrayado, así también es el momento oportuno para detenerse a comprender las gráficas, tablas, mapas o recuadros; los que en muchas ocasiones aportan gran cantidad de información de una manera reducida y clara, por tanto, ayuda a comprender mejor lo que se esta leyendo y de una forma más directa.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: