El Lenguaje en las Matemáticas

Al parecer una de las características diferenciales del ser humano es el lenguaje, capacidad que es adquirida primero de forma oral alrededor de los cinco años de edad,

tanto desde el punto de vista sintáctico como fonológico.
En esta área han sido muchas las dimensiones y cla sificaciones que han reconocido los especialistas. Sin embargo, lo que interesa para este estudio es su relación con el aprendizaje matemático. De este modo, se puede part ir señalando que la precisión del lenguaje en el área del cálculo es definitivamente importante, ya que la recepción y comprensión del lenguaje oral se torna vital cuando, por ejemplo, en el área de geometría se utilizan todas aquellas nociones espaciales a través de términos como: entre, sobre, con, desde, hasta, alrededor, debajo, encima, en, etc.
También se puede ejemplificar su importancia en la resolución de problemas matemáticos de enunciado verbal, donde el alumno de be comprender las diferencias importantes que se dan entre términos como: agregó, quitó, triplicó, perdió, ganó, fraccionó, le quedó, gastó, entre otros; los cuales aluden a alguna de las cuatro operaciones matemáticas básicas que tendrá que proceder a aplicar el estudiante para resolver dicho problema.
De este modo, se puede afirmar que el vocabulario matemático parece tan importante que una alteración en la comprensión y/o uso de éste puede provocar grandes problemas en el aprendizaje y rendimiento matemático. En este se ntido Gastón Mialaret8 (1985) menciona ciertas investigaciones realizadas en Bélgica, que muestran la progresión que sigue el aprendizaje y dominio de ciertos cuantificadores numéricos y no numéricos.
En los profesores recae la función de controlar en forma constante en los alumnos la adquisición del vocabulario matemático; ya que de lo contrario éste se arriesga a hablar un lenguaje que los alumnos no entienden. En este sentido, cabe tener presente que, en muchas ocasiones las dificultades que se producen en el área de las matemáticas no son de or den intelectual o matemático, sino que más bien de orden lingüístico. Es por esto que el l enguaje matemático es adquirido de forma lenta, siendo necesario que el profesor lo trabaje de forma sistemática, ya que es un aprendizaje que cumple con todas las leyes psicológicas de cualquier aprendizaje: la necesidad de repetición y confirmación.
En síntesis, la adición, sustracción, multiplicación y división, se constituyen en conceptos matemáticos de operación claves para los alumnos en el posterior dominio de los procedimientos operatorios o algoritmos.
Para concluir, cabe hacer mención a una investigación que se hizo en torno a esta materia en el año 1991, donde se pudo observar la existencia de una alta correlación entre el manejo del concepto de las cuatro operaciones matemáticas básicas y el rendimiento en el manejo de los algoritmos9. Además, se pudo establecer en forma estática, que el manejo conceptual era predictivo para el rendimiento en la operatoria.
De este modo, se asevera aun más la importancia qu e tiene para el aprendizaje matemático, y particularmente en lo que se refiere a la precisión necesaria para el cálculo, el manejo de las dimensiones del lenguaje receptivo, comprensivo y expresivo.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: