El Lenguaje como Sistema de Signos

El hombre en la vida cotidiana, utiliza distintos tipos de códigos, estímulos, señales, símbolos

que son capaces de transmitir contenidos con significados.
La ciencia que estudia los signos y los símbolos, como sistemas organizados y estructurados, al servicio del hombre se denomina Semiología o Semiótica.

Nociones Generales de Semiótica:
La denominación de signo, es un concepto muy complejo y abarca fenómenos sumamente heterogéneos, sin embargo, todos tienen algo en común; son portadores de información y de un valor significativo.
Pese a la ambigüedad del término signo, tanto en el lenguaje ordinario como en los estudios específicos de la comunicación humana, es necesario llegar a una definición básica de este término.
El signo es el vehículo de un significado, es decir, el soporte de una determinada información con respecto al objeto que representa. Existe una relación entre el signo y el objeto a la cual designa, la que es relativamente constante y puede ser completamente arbitraria.
El signo es un objeto, fenómeno o acción material que es percibido sensorialmente, e interviene en los procesos cognitivos y sociales, representando a otros objetos, ideas o conceptos.
Se utiliza para percibir, conservar, transformar y retransmitir información de un emisor a un receptor, por lo tanto, un signo siempre es algo material, aunque esté almacenado en nuestra memoria en forma inmaterial; es decir, su carácter material es primario mientras que su imagen, es siempre secundaria.
El hombre, al establecer la comunicación, y el intercambio de la información a través del lenguaje oral o escrito, utiliza signos, por lo tanto, se puede decir que el pensamiento humano no se puede formalizar sin objetivarse en la utilización de códigos simbólicos, entre ellos, el lenguaje.
Todo intento de formalizar un pensamiento sin el empleo de los signos, sería una tarea imposible de realizar; de esta forma, el signo es el elemento mediador entre la realidad y el hombre, y de los hombres entre sí. Es un instrumento producto de una cultura y de una civilización, por lo tanto, los sistemas simbólicos son consecuencias de acuerdos sociales determinados.
Humberto Eco, uno de los semiólogos más relevantes en la actualidad, señala dos ideas importantes en torno al concepto de signo. En primer lugar, refiere que toda cultura debe ser estudiada como un fenómeno de comunicación, y en segundo lugar, que todos los aspectos de una cultura pueden ser estudiados como contenidos de la comunicación.
De esta manera establece diferentes campos de estudio, en cuanto a los sistemas de comunicación, partiendo desde los más naturales o espontáneos, hasta llegar a los procesos de comunicación más elaborados en las culturas de mayor complejidad. Dentro de éstos, se puede mencionar:

Semiología táctil: se define como el sistema de comunicación afectiva en animales, y también es utilizado por el hombre, especialmente en el mundo infantil, por ejemplo, la conocida costumbre que tienen los niños pequeños dellevarse los objetos a la boca, ya que para ellos el mundo que los rodea es una realidad que se saborea, se degusta, es decir, todo pasa por la oralidad, volviéndose convencional y determinando mensajes táctiles codificados: el beso, el abrazo, el tomars e las manos y otros, que ya en los adultos, conforman signos externos sociales de cortesía.

Semiología del gesto: también denominada kinésica, es la disciplina que estudia los gestos y movimientos corporales con valor significativo. El lenguaje gestual es importante para aquellas personas con deprivaciones sensoriales, como los sordos; y en determinadas comunidades donde se valora el silencio, como puede apreciarse entre los monjes de claustro. Cada grupo social tiene un modo peculiar de comportamiento al utilizar el movimiento corporal, la risa, los actos de cortesía y otros.

Semiología paralingüística: corresponde al estudio de los rasgos vocales y sonoros que acompañan las emisiones lingüísticas y que se desarrollan evolutivamente, previos al sistema de la lengua, pero que la acompañan permanentemente una vez que se instala el sistema convencional de signos lingüísticos. Entre los elementos de la paralingüística, se pueden incluir el tono y el timbre de la voz, las vocalizaciones, los sistemas onomatopéyicos y las interjecciones.

Semiología icónica: corresponde a la imagen visual de los signos que pueden ser de carácter estrictamente icónico (el signo tiene semejanza natural con lo representado, por ejemplo, una silueta de mujer en la puerta del baño de un restaurante). Incluye los sistemas de comunicación masivos para la transmisión de comunicación de importancia, las señales del tránsito, las banderas navales de tráfico, el valor connotativo de los colores en las sociedades occidentales, por ejemplo: el negro-luto; blanco-boda; rojo-revolución y otros. Esta correlación es de valor contextual, es decir, se da en los hábitos, las modas, las formas de vestir, y expresan un contenido cultural y social.

Para algunos autores, semiótica y semiología son términos prácticamente sinónimos. Actualmente, el término semiótica se utiliza en un sentido más amplio, mientras que el de semiología continúa asociado a sus usos más antiguos, es decir, los signos o síntomas de las enfermedades, tanto en medicina como en lenguaje.
Charles Morris, deriva de la semiótica tres ramas o dimensiones, que son comunes a los diferentes sistemas de signos: la sintaxis, la semántica y la pragmática; sin embargo, deja fuera de este esquema a la fonología, ya qué ésta es exclusiva de la lingüística como sistema de signos.
Todos los sistemas de signos creados por el hombre, desempeñan un papel relevante en la historia de la cultura y en la civilización de los diferentes pueblos.
Todos los sistemas de signos comparten una característica en común, su número relativamente limitado, pero que, combinados entre sí, son capaces de expresar o representar una infinita cantidad de objetos, ideas, propiedades, características, situaciones y relaciones.
De esta forma, se comprende que una de las características más importantes de los signos, es su capacidad de combinación; por ejemplo, en el lenguaje humano, la combinación de un número determinado de fonemas o sonidos de las lenguas, es posible representar por medio de su combinación, infinitos conceptos a través de las distintas palabras.
Un sistema de signos para ser eficiente, debe ser capaz de transmitir la mayor cantidad de información con un mínimo de unidades, esto es lo que en la semiótica se denomina “la Economía del Sistema de Signos”.

El Signo Lingüístico:
La lengua es un sistema de signos; sin embargo, no todo sistema de signos es una lengua.
En el lenguaje humano, el hombre, puede emitir sonidos articulados que combinados forman las palabras. De esta forma, la palabra es un signo, es una cosa que está en lugar de otra para comunicar algo. Al combinar estos signos en unidades más amplias de comunicación, se conforman los mensajes.
Al utilizar cualquier método o forma de comunicación, ya sea verbal o no verbal, se hace funcionar algún sistema de signos que permite la comunicación.
Existen tantos lenguajes como sistemas de signos, por ejemplo, el lenguaje gestual, el cual en la actualidad es un sistema auxiliar en la comunicación oral, la matemática o lenguaje numérico, en el cual se basa la comunicación de conceptos medidos rigurosamente, la expresión plástica o lenguaje de las imágenes, el cual se utiliza en la comunicación artística o intuitiva específicamente. A modo de ejemplo, se puede mencionar el lenguaje de la pintura, el lenguaje fotográfico o el lenguaje del cine; por otra parte, se encuentra la música o lenguaje de los sonidos rítmicos, el cual contiene un mensaje y una intención comunicativa, que puede evocar en el oyente distintas emociones y sensaciones.
Sea cual sea el sistema de signos o código que se utilice para construir mensajes, éste debe ser compartido y acordado convencionalmente por los miembros de una comunidad.
La actividad humana del lenguaje, permite expresar y comprender mensajes para comunicarse y relacionarse. Desde el punto de vista lingüístico, es la capacidad que posee toda persona para conectarse con los demás, a travé s del uso de signos orales o escritos.
El lenguaje, es la facultad humana de emplear un código lingüístico, constituido por signos verbales.

Componentes del Signo Lingüístico:
El aprendizaje del uso de la comunicación humana y de los signos, se inicia tempranamente cuando el niño es capaz de percibir sonidos, desarrollándose paulatinamente, una vez que es capaz de imitarlos y repetirlos. Este desarrollo evolutivo le permitirá seguidamente aplicar esos sonidos que oye a las personas y los objetos de su entorno.
Esta es la formación del lenguaje oral, en la cual la influencia de la presencia materna es básica y decisiva.
En etapas sucesivas, el niño aprende a utilizar sustantivos, adjetivos y verbos, llegando a combinarlos, distinguir los tiempos verbales (comenzando por el presente, luego el pretérito y en último lugar, el futuro), siendo capaz de formar y elaborar frases cada vez más complejas, a través de la utilización del sistema de signos orales, propios de su lengua.
El lenguaje oral es una facultad humana independiente de la lengua o idioma que se aprende o se utiliza.
El lenguaje oral está formado por signos lingüístic os.
El proceso de aprendizaje del lenguaje oral y de los signos lingüísticos orales, se aprende de forma espontánea a través de la imitación y la repetición de los sonidos.
La función del signo lingüístico, es comunicar contenidos o ideas por medio de mensajes. Los signos lingüísticos deben ser compren didos tanto por el emisor como por el receptor, el cual debe ser capaz de descifrar correctamente el mensaje recibido.
Todas las palabras son signos, y por lo tanto, se denominan signos lingüísticos, ya que sustituyen o representan objetos, conceptos o ideas, para ser transmitidos.
En el signo lingüístico, como en todo signo, hay dos aspectos que son inseparables y que lo determinan: el significante y el significado, y la relación que se establece entre estos dos componentes.
El significante, es la expresión o imagen acústica, por ejemplo, la palabra /casa/ está formada por los elementos fónicos /c/a/s/a, que combinados representan al objeto y al concepto designado.
El significado, es el contenido, la idea, es decir, la representación mental y cognitiva de lo que se quiere comunicar, en el caso de la palabra /casa/, la idea o el concepto que hemos aprendido e integrado en nuestra memoria del objeto real.
A modo de ejemplo: el signo lingüístico árbol está formado por un significante que sería /árbol/ es decir, por la suma de los elemento s fónicos: (a/-/r/-/b/-/o/-/l/) y a su vez, por el significado, que es la idea o concepto que los hablantes de esa lengua poseen acerca de lo que es un “árbol”.
Estos dos elementos son inseparables y se requieren recíprocamente, de tal forma, que en nuestra lengua no se pueden concebir el uno sin el otro, para expresar esa idea o concepto específico.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: