El Currículum Nacional como Herramienta para Equiparar Oportunidades (artículo)

En los altos niveles de desigualdad económica y cultural que caracterizan a las sociedades latinoamericanas supone a los sistemas educativos un enorme desafío de educar a niños, niñas y jóvenes con condiciones de entrada muy diversas, y lamentablemente, las investigaciones y mediciones constatan permanentemente que la educación no está preparada y, en consecuencia, no ha conseguido reducir estas desigualdades de origen. Al contrario, las prácticas de

segregación y exclusión, sumado a la implementación homogénea del currículum que observamos día a día en las Escuelas se han reconocido como factores de gran influencia en la reproducción y sostenimiento de la desigualdad social.
Al respecto, la UNESCO (2007) señala que “la igualdad de oportunidades en los procesos educativos exige un trato diferenciado, pero no discriminatorio o excluyente, en lo que se refiere a los recursos financieros, materiales, humanos, tecnológicos y pedagógicos, según las distintas necesidades de personas o grupos, con el fin de lograr resultados de aprendizaje equiparables” (OREALC/UNESCO, 2007:35). Esto supone asegurar igualdad de oportunidades de aprendizaje para todos/as, aunque no necesariamente de los mismos aprendizajes.
Para que haya pertinencia, la educación tiene que ser flexible y adaptarse a las necesidades y características de los estudiantes y de los diversos contextos sociales y culturales. En el plano curricular, la pertinencia requiere diseños abiertos y flexibles que puedan ser adaptados en los diferentes niveles de toma de decisiones en función de las necesidades educativas, aptitudes e intereses del alumnado y de las características y exigencias de los contextos en los que se desarrollan y aprenden (Arnaiz, P., 2008). Es decir, el currículo común con las adaptaciones y diversificaciones necesarias, debe ser el referente para la educación de todos los niños y niñas.
Para abordar este desafío, el currículum nacional debe diseñarse bajo dos principios: relevancia y pertinencia. Un currículum es Relevante si está pensado para promover la construcción de aprendizajes significativos y desarrollar las competencias que permiten a las personas insertarse y participar en la sociedad de referencias. Y se considera Pertinente si, además, es capaz de adaptarse a realidades muy diversas desde el punto de vista de los contextos socioculturales y las necesidades y características de los estudiantes (OREALC/UNESCO, 2007).
El diseño y desarrollo de un currículo relevante y significativo para todos enfrenta el dilema de lograr un equilibrio entre lo común y lo diverso. Son necesarios unos aprendizajes básicos comunes para todos, que asegure la igualdad de oportunidades, y al mismo tiempo, aprendizajes pertinentes a las necesidades de determinados estudiantes y para diversos contextos y culturas. (UNESCO/OREALC, 2007:35).

Lograr que este equilibrio supone que la educación ha de ser más diversificada; es decir hacer diverso y múltiple lo único y uniforme.

Hacia la definición de currículos más relevantes y pertinentes
La definición de un currículo que sea relevante y significativo para toda la población enfrenta una serie de dilemas y las decisiones que se adopten estarán mediatizadas por una multiplicidad de factores presentes en los sistemas educativos de cada país. A continuación se señalan muy sucintamente algunos de los dilemas más frecuentes, que debieran más bien considerarse como equilibrios necesarios a alcanzar.

  1. El equilibrio entre lo mundial y lo local, o, lo universal y lo singular, es decir convertirse en ciudadano del mundo sin perder de vista las propias raíces y participando activamente en la vida de la nación y en las comunidades de base (UNESCO, 1996). Una educación relevante, desde este punto de vista, es aquella que considera de forma equilibrada las necesidades de aprendizaje derivadas del entorno social y cultural cercano y las relacionadas con el ejercicio de una ciudadanía mundial.
  2. El equilibrio entre las necesidades del mercado del trabajo y las del desarrollo personal. Es preciso ofrecer una formación que prepare tanto para continuar estudios como para insertarse en el mundo laboral asegurando una educación secundaria para todos y a lo largo de la vida, ya que este nivel educativo es imprescindible hoy en día para acceder a ocupaciones más productivas.
  3. El equilibrio ente lo común y lo diverso. Son necesarios unos aprendizajes básicos, comunes para todos, que aseguren la igualdad de oportunidades y, al mismo tiempo, aprendizajes pertinentes a las necesidades de determinados grupos, individuos, contextos y culturas.
    lista de 1 elementos

  4. El equilibrio entre lo disciplinar y la integración de contenidos. Cómo organizar un conocimiento de carácter crecientemente interdisciplinario y en permanente cambio.
    Fuente: OREALC/UNESCO Santiago (2007) Educación de Calidad Para Todos Un asunto de Derechos Humanos. Documento de discusión sobre políticas educativas

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: