El Currículum Nacional como Herramienta para Equiparar Oportunidades (artículo)

En los altos niveles de desigualdad económica y cultural que caracterizan a las sociedades latinoamericanas supone a los sistemas educativos un enorme desafío de educar a niños, niñas y jóvenes con condiciones de entrada muy diversas, y lamentablemente, las investigaciones y mediciones constatan permanentemente que la educación no está preparada y, en consecuencia, no ha conseguido reducir estas desigualdades de origen. Al contrario, las prácticas de

segregación y exclusión, sumado a la implementación homogénea del currículum que observamos día a día en las Escuelas se han reconocido como factores de gran influencia en la reproducción y sostenimiento de la desigualdad social.
Al respecto, la UNESCO (2007) señala que “la igualdad de oportunidades en los procesos educativos exige un trato diferenciado, pero no discriminatorio o excluyente, en lo que se refiere a los recursos financieros, materiales, humanos, tecnológicos y pedagógicos, según las distintas necesidades de personas o grupos, con el fin de lograr resultados de aprendizaje equiparables” (OREALC/UNESCO, 2007:35). Esto supone asegurar igualdad de oportunidades de aprendizaje para todos/as, aunque no necesariamente de los mismos aprendizajes.
Para que haya pertinencia, la educación tiene que ser flexible y adaptarse a las necesidades y características de los estudiantes y de los diversos contextos sociales y culturales. En el plano curricular, la pertinencia requiere diseños abiertos y flexibles que puedan ser adaptados en los diferentes niveles de toma de decisiones en función de las necesidades educativas, aptitudes e intereses del alumnado y de las características y exigencias de los contextos en los que se desarrollan y aprenden (Arnaiz, P., 2008). Es decir, el currículo común con las adaptaciones y diversificaciones necesarias, debe ser el referente para la educación de todos los niños y niñas.
Para abordar este desafío, el currículum nacional debe diseñarse bajo dos principios: relevancia y pertinencia. Un currículum es Relevante si está pensado para promover la construcción de aprendizajes significativos y desarrollar las competencias que permiten a las personas insertarse y participar en la sociedad de referencias. Y se considera Pertinente si, además, es capaz de adaptarse a realidades muy diversas desde el punto de vista de los contextos socioculturales y las necesidades y características de los estudiantes (OREALC/UNESCO, 2007).
El diseño y desarrollo de un currículo relevante y significativo para todos enfrenta el dilema de lograr un equilibrio entre lo común y lo diverso. Son necesarios unos aprendizajes básicos comunes para todos, que asegure la igualdad de oportunidades, y al mismo tiempo, aprendizajes pertinentes a las necesidades de determinados estudiantes y para diversos contextos y culturas. (UNESCO/OREALC, 2007:35).

Lograr que este equilibrio supone que la educación ha de ser más diversificada; es decir hacer diverso y múltiple lo único y uniforme.

Hacia la definición de currículos más relevantes y pertinentes
La definición de un currículo que sea relevante y significativo para toda la población enfrenta una serie de dilemas y las decisiones que se adopten estarán mediatizadas por una multiplicidad de factores presentes en los sistemas educativos de cada país. A continuación se señalan muy sucintamente algunos de los dilemas más frecuentes, que debieran más bien considerarse como equilibrios necesarios a alcanzar.

  1. El equilibrio entre lo mundial y lo local, o, lo universal y lo singular, es decir convertirse en ciudadano del mundo sin perder de vista las propias raíces y participando activamente en la vida de la nación y en las comunidades de base (UNESCO, 1996). Una educación relevante, desde este punto de vista, es aquella que considera de forma equilibrada las necesidades de aprendizaje derivadas del entorno social y cultural cercano y las relacionadas con el ejercicio de una ciudadanía mundial.
  2. El equilibrio entre las necesidades del mercado del trabajo y las del desarrollo personal. Es preciso ofrecer una formación que prepare tanto para continuar estudios como para insertarse en el mundo laboral asegurando una educación secundaria para todos y a lo largo de la vida, ya que este nivel educativo es imprescindible hoy en día para acceder a ocupaciones más productivas.
  3. El equilibrio ente lo común y lo diverso. Son necesarios unos aprendizajes básicos, comunes para todos, que aseguren la igualdad de oportunidades y, al mismo tiempo, aprendizajes pertinentes a las necesidades de determinados grupos, individuos, contextos y culturas.
    lista de 1 elementos

  4. El equilibrio entre lo disciplinar y la integración de contenidos. Cómo organizar un conocimiento de carácter crecientemente interdisciplinario y en permanente cambio.
    Fuente: OREALC/UNESCO Santiago (2007) Educación de Calidad Para Todos Un asunto de Derechos Humanos. Documento de discusión sobre políticas educativas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: