Dislexias Centrales

Como se dijo anteriormente, la presencia de graves dificultades de lectura se origina por un trastorno en el normal funcionamiento de las rutas que hacen posible el acceso al léxico interno,

y por tal razón su clasificación serializa en base al aspecto (o aspectos) concreto que se encuentre alterado o dañado.

  • Dislexia Fonológica. Como su nombre lo indica, este tipo de dislexia central se caracteriza por la presencia de un daño de carácter grave en la ruta fonológica de acceso al léxico, lo que impide la lectura de aquellas palabras que nunca se han visto antes, por carecer éstas de una representación en el léxico visual del sujeto. No obstante, el niño(a) tiene la capacidad de leer aquellas palabras que integraban su léxico desde antes de sufrir la lesión cerebral, aunque presenta numerosas dificultades con las palabras funcionales y con los derivados.
  • La presencia de esta dificultad se hace en ausencia de problemas articulatorios y de problemas perceptivos subyacentes o asociados; tales como dificultades práxicas (los movimientos articulatorios de los órganos del habla son deficientes), dislalias, hipoacusias (pérdidas auditivas), etc.
  • Cabe destacar que no todos los disléxicos fonológicos presentarán los mismos signos, lo cual dependerá del componente de la ruta indirecta de lectura que se encuentre dañado.
  • Por ejemplo, cuando el componente que se deteriora es el análisis grafémico, se producirán errores al agrupar las letras que componen un solo grafema (leer elelama por llama); mientras que si existen fallas en el proceso de asignación de fonemas a los grafemas, el niño(a) disléxico no tendrá la capacidad para leer letras, incluso si se mantienen intactas las habilidades para escribirlas al dictado y nombrarlas (se puede decir que una letra es la zeta, pero no se puede leer /z/). Finalmente, si están dañados los procesos que permiten unir fonemas, la lectura de palabras se realizará letra a letra (ele-o-ele-a), pero a diferencia de la dislexia letra a letra, las letras no serán combinadas para formar la palabra global.

  • Dislexia Superficial. Se caracteriza por la presencia de un deterioro en la ruta visual o directa de acceso al léxico, lo cual no impide que el disléxico superficial lea correctamente cualquier tipo de combinación que emplee las reglas de conversión grafema-fonema6; sílabas, palabras o pseudopalabras; sin embargo, dicha lectura se efectuará siempre por medio de la vía indirecta.
    En lengua española, el disléxico superficial no tendrá problemas para leer las palabras, pues todas ellas son regulares, y por ende, cumplen con las reglas de conversión grafema-fonema. No obstante, las dificultades tienden a aparecer con palabras homófonas, como “hola” y “ola”, ya que para el lector ambas son la misma (/óla/), al no poder procesar adecuadamente la forma ortográfica.
    Sin embargo, el problema se acentúa más ante palabras extranjeras, sobre todo de procedencia inglesa, cuyo vocabulario se compone de muchas palabras irregulares; caso en el cual se ve afectado el ritmo de la lectura, la cual tiende a ser lenta y poco fluida.

  • Dislexia Semántica. En este caso, el daño se encuentra localizado en la ruta que conecta el léxico visual y el sistema semántico, aunque también está deteriorada la ruta fonológica.
    El daño en la conexión léxico visual y sistema semántico provoca que el disléxico semántico no tenga la capacidad de comprender el significado de lo leído, aun cuando no tenga problemas para leer; esto debido a que el léxico visual no presenta daño7, y ambos léxicos ––léxico visual y léxico fonológico–– se conectan por una ruta directa.
    Por lo tanto, la incapacidad para comprender el significado de la lectura, es consecuencia de la falla en la conexión entre el léxico visual y el sistema semántico, pasando directamente desde el léxico visual al fonológico (no se produce el siguiente enlace: léxico visual ® sistema semántico ® léxico fonológico; sino que se ejecuta de manera directa la conexión entre el primero y el último).
    Como consecuencia de los problemas de la ruta fonológica, el sujeto no puede leer palabras que no hubiera visto con anterioridad y almacenado en el léxico visual.

  • Dislexia Profunda. Fue propuesta formalmente por Marshall y Newcombe, en 1973; como su nombre lo indica, esta dificultad es mucho más intensa que las anteriores, producto de un daño en la ruta visual y fonológica de acceso alléxico.
    Los principales problemas surgen con palabras abstractas, funcionales y verbos, sin embargo, el principal error que cometen los disléxicos profundos es la sustitución por asociación semántica, aun cuando la palabra sustituta y la sustituida no presenten la menor similitud visual y fonológica; lo cual se explica por la presencia de un daño simultáneo en la ruta que conecta el léxico visual y el léxico fonológico, y la ruta fonológica.
    Por Ejemplo, Bajo esta situación, el niño(a) con dislexia profunda leerá mar en vez de océano; sustituirá la palabra rico por dinero; al leer cambiará casa por hogar; etc.
    Además de los errores anteriores, también se presen tan usualmente los errores de tipo morfológico y derivativo, así como la sustitución de palabras visualmente similares; aunque más que la frecuencia de los vocablos, una de las variables clave para entender los errores que cometen estas personas es el grado de imaginación respecto al significado de las palabras; por lo tanto, independiente de otros factores, mientras más abstracto sea el significado, más le costará al niño(a) disléxico leer la palabra.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: