Disfemias estrategias para Trabajarlas

La disfemia es una dificultad en el flujo normal del habla, se observan repeticiones de silabas o palabras, o paros espasmódicos que interrumpen la fluidez verbal. También se pueden manifestar tensiones musculares tales como, movimientos de manos, cierre de ojos, gesticulación facial y movimientos corporales. La disfemia suele aparecer en su mayoría antes de los 7 años y es más común en hombres.
Existen diferentes tipos de disfemia:
• Clónica: Repeticiones de sílabas y/o de elementos fónicos mínimos, producidos antes de que se inicie o continúe la emisión de una frase, y los ligeros espasmos repetitivos.
• Tónica: Caracterizada por bloqueos iniciales y fuertes espasmos, la persona se muestra incapaz de emitir sonidos cuando empieza a hablar y luego lo hace de forma entrecortada y con un ritmo rápido. La tensión muscular es prolongada.
• Mixta: combinación entre disfemia Tónico y clónica.

Algunas formas de intervención para un niño con disfemia pueden ser:
• Potenciar situaciones para conversar y hablar en un ambiente relajado y tranquilo, sin prestar demasiada atención a los fallos.
• Procurar conservar el contacto visual natural cuando estés hablando, reforzando la conversación con el lenguaje gestual movimientos de cabeza, sonrisas, etc.
• Trabajar con los padres para que transmitan conductas adecuadas por imitación ante el tartamudeo y eviten las correcciones explícitas e implícitas que originan en el niño maniobras de evitación de la tartamudez.
• Modificar la respuesta emocional de los padres ante el tartamudeo. Sustituir la visión del niño-sufriente-tartamudo por la de persona que puede realizar en su vida un proyecto pleno superando las dificultades propias del crecimiento personal.

– La intervención debe abarcar el área de la comunicación-habla, de las emociones y los pensamientos y también el área social.
– Presentar Reglas de la conversación: esperar turno, escuchar, tema.
– -Ejercicios de vocabulario.-
Con la ayuda de imágenes sin texto: enumerar los objetos, describir su forma, color… e indicar las acciones que en ellas se están realizando.
– -Ejercicios de evocación.-
Hacer palabras fáciles con dibujitos como: pato, casa, entre otros.
Hacer que el niño encuentre palabras, una por cada golpe rítmico (de metrónomo)
– -Ejercicios de frases sencillas.-
Hacer una frase corta con una palabra propuesta. Después pronunciará esa frase lentamente.
Construcción de sus propias frases (sin proponer palabras). Deberá decirla calmadamente.
Hacer frases, proponiéndole dos palabras, la frase deberá pronunciarse con una sola espiración de aire pero haciendo una pausa en medio de la frase.
Descripción de imágenes sin texto.
Conversaciones
-Actividades colectivas: Reconstrucción de una narración fácil, invención de una historieta sobre tema escogido de antemano.
– -Ejercicios de lectura.-
El niño sigue una lectura paralela a un patrón marcado por el logopeda, para continuar sólo con el mismo patrón sin apoyo.
– -Relajación (favorece la coordinación motora)
Trabajar la relajación global para pasar posteriormente a puntos concretos (órganos fono- articulatorios).
A medida que el niño se relaje, la respiración será más regular y profunda, favoreciendo la automatización de esta respuesta.
Una vez conseguido un control de la respiración se tratará de que lo coordine con el habla (tomar aire al iniciar la emisión y expulsarlo suavemente).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: