Diseño Universal Concepto previo al DUA

Hoy en día, el Diseño Universal (DU) aplicado a la educación se ha extendido y ha permeado la política pública en muchos países del mundo.

Sin embargo, es preciso tener en consideración que no es un concepto original del ámbito educativo, sino que surgió en el campo de la arquitectura.
Fue en la década de 1950 que Ron Mace, en la Universidad de North Carolina, en Estados Unidos, acuñó el término Diseño Universal para referirse al diseño de “todos los productos y entornos que cualquier persona pueda utilizar, en la mayor medida posible, sin necesidad de una adaptación posterior destinada a un público específico” (Center for an Accessible Society, 2013).
Mace contrajo la Polio cuando era niño. Como usuario de silla de ruedas encontró muchas barreras para estudiar en la universidad. Sin embargo, logró su objetivo y se convirtió en arquitecto. Después de practicar convencionalmente por un corto tiempo, se convirtió en un líder en arquitectura accesible. Ayudó a desarrollar el primer código de construcción accesible en los Estados Unidos, que fue promulgado por Carolina del Norte. Esto condujo a otras políticas y cambios legislativos, incluida la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA). En 1989 creó el Centro de Vivienda Accesible, que luego se convirtió en el Centro de Diseño Universal en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.
El DU no se focaliza en el estilo, sino en la premisa tras la creación y construcción para que todos los individuos tengan acceso a las edificaciones. En otras palabras, se busca asegurar el acceso, comunicación y uso a todos y especialmente a las personas con discapacidades, a quienes tradicionalmente se les ha negado.
Hasta la adopción del DU, la mayoría de los edificios resultaban inaccesibles a las personas con algún tipo de discapacidad. Pensemos en un edificio cono la Biblioteca Nacional de Chile, cuyo diseño inicial consideraba unas magníficas escaleras como única forma de acceso, las que eran un obstáculo insalvable (al menos, de forma autónoma) para un usuario que necesitara silla de ruedas para desplazarse.
Según Rose y Meyer (2002), la proliferación de políticas públicas y la conciencia social sobre igualdad y discapacidad, permitieron enfrentar este problema haciendo adaptaciones de edificios ya construidos; pero esta solución se aleja mucho de ser la más adecuada por tres razones principales:

A) Las adaptaciones realizadas a posteriori resultan económicamente muy costosas. Por ejemplo, instalar un ascensor en un edificio ya existente resulta más oneroso que construir desde el principio el edificio con ascensor.

B) Es común que las adaptaciones no sean totalmente adecuadas desde un punto de vista funcional. Por ejemplo, hay muchos lugares que carecen del espacio físico necesario para construir una rampa y algunas adaptaciones utilizan tal grado de inclinación que a los usuarios les resultaría imposible subir autónomamente o bajar sin riesgo de caer.

C) Desde un punto de vista estético, son deslucidas, pues tienden a no armonizar con el estilo del edificio.

El DU surgió, en consecuencia, como un movimiento arquitectónico que defiende tener en cuenta las necesidades de las personas con discapacidades en la fase del diseño de los edificios, para evitar tener que llevar a cabo adaptaciones posteriores.

beneficios del DU:
El movimiento del DU contribuyó a que se mejoraran las condiciones de acceso y uso de los edificios y entornos para las personas con discapacidades. Pero la aplicación de sus principios reveló un efecto impensado: los diseños destinados original y específicamente para que los usaran personas con algún tipo de discapacidad, no solo eran utilizados por estas, sino también por otras muchas que también se beneficiaban de las prestaciones de tales diseños.
Aspectos de la arquitectura atribuida típicamente al DU incluye cortes en las esquinas de las veredas y rampas en la entrada de los edificios. Sin embargo, estas son solo formas simples de incluir el diseño para todos; una estructura realmente diseñada universalmente incluye señalética, sonidos y otros apoyos. Por ejemplo, en un cruce de calles, implica proveer de un corte en la vereda, una luz de tránsito indicando cuando es o no seguro avanzar, una señal auditiva indicando el paso de peatones y un suelo texturizado para indicar el inicio o el fin del paso de peatones. Estos apoyos permiten a varios tipos de peatones acceder a la información necesaria para cruzar la calle en forma segura.

Estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario, tu opinión es importante para seguir creciendo

A %d blogueros les gusta esto: