Disartrias

a continuación, comparto un material que alude a las Disartrias que corresponde a otro trastorno del lenguaje.

Las disartrias son trastornos complejos del habla que afectan la articulación y que frecuentemente se acompañan de trastornos de la voz, de la respiración fonatoria y en los casos mas severos la deglución de alimentos debido a lesiones de las vías motoras endocerebrales, centros subcorticales, cerebelo y áreas relacionadas con la producción del habla, debido a alteraciones de la motricidad

de los órganos fonoarticulatorios, originadas en las lesiones neurológicas antes mencionadas.

El término anartria indica incapacidad de emisión de habla y el término disartria la dificultad para realizar los mecanismos fonoarticulatorios de la expresión oral, a causa de los trastornos motores debido al compromiso orgánico neurológico mencionado.

En estos cuadros los trastornos del habla se producen por alteraciones del control muscular de los órganos fonoarticulatorios por las lesiones del sistema nervioso central o periférico centrífugo ocasionando en la expresión oral: debilidad, lentitud, incoordinación o alteración del tono muscular.

Según el tipo de funciones fonoarticulatorias afectadas se distinguen tres tipos de trastornos:

  • Apraxia o dispraxia del habla, cuando se encuentran afectados exclusivamente los movimientos articulatorios.
  • Anartrofonía o disartrofonía (según el grado de severidad), cuando está afectada la fonación además de la articulación.

  • Anartroneumofonía o Disartroneumofonía (según el grado de severidad), cuando además de la articulación y fonación está afectada la respiración.

Según el tipo de alteración de la motricidad se distinguen los siguientes tipos de disartria:

  • Fláccida, caracterizada por hipotonía muscular de los órganos fonoarticulatorios.
  • Espástica, en la que se observa gran tensión muscular en los órganos fonoarticulatorios.

  • Atáxica, cuya característica principal es la notable incoordinación de los movimientos de los órganos articulatorios.

  • Hipocinética, caracterizada por la lentificación de los movimientos articulatorios. (habla bradilálica)

  • Hipercinética, en la cual se observa aceleración de los movimientos de la articulación (habla taquilálica)

  • Mixtas, cuando se combinan causas y sintomatología de los casos precedentes.

  • Los trastornos disártricos dependen, en cuanto a su severidad y pronóstico, de la magnitud y evolución del compromiso neurológico.

    Su atención es responsabilidad profesional de un equipo interdisciplinario en el que se incluyen: neurólogos, kinesiólogos y fonoaudiólogos.

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: