Dificultades en el Reconocimiento de las Palabras

Los sujetos con problemas en el reconocimiento

de las palabras muestran un déficit que tiene poca relación con la capacidad intelectual general, tal y como lo expresan los resultados en pruebas de inteligencia. De ahí, que pueda haber sujetos con pobre capacidad intelectual que puedan leer bien, aunque no sean capaces de comprender lo que leen, y, al contrario, que haya alumnos con un coeficiente intelectual alto con problemas en estas operaciones.
Habitualmente, se entiende que para poder hablar de un retraso específico en el aprendizaje de la lectura es necesario reunir varias condiciones, las cuales se exponen a continuación:

  • Que la capacidad intelectual de los sujetos sea normal (un coeficiente intelectual no inferior a 85).
  • Que se aprecie un retraso de al menos dos años entre la capacidad general (evaluada a través del CI) y el rendimiento en la lectura (evaluada a través de una prueba estandarizada).

  • Que haya contado con la oportunidad de aprender, lo que quiere decir, que ha recibo una enseñanza convencional: asistencia regular a las aulas con una formación adecuada.

  • Que no haya una causa que por sí misma pueda explicar el retraso, sean problemas sensoriales importantes o problemas emocionales que hayan impedido la participación del alumno en las experiencias de aprendizaje y enseñanza.

Al analizar los problemas relacionados con la lectura se debe señalar una primera idea relacionada con que dentro de los problemas en el reconocimiento de las palabras cabe diferenciar distintos subtipos de problemas. Así, hay alumnos con problemas especialmente relacionados con la vía fonológica y sujetos con problemas especialmente afectados en la vía léxica. Los primeros son denominados disléxicos fonológicos o con problemas en la vía fonológica. Los segundos se denominan disléxicos de superficie o con problemas en la vía léxica. Además, es posible encontrar alumnos con problemas en ambas vías.
Un problema en la vía fonológica se manifiesta sobre todo en la lectura de palabras no familiares, como es el caso de la palabra “cuerla”, ante las que pueden surgir dos tipos de comportamientos:

  • Detenerse en una lectura fonológica, en cuyo caso y dadas sus dificultades al respecto se presentarán abundantes errores: “cu, cur, curio” .
  • Evitar esas dificultades leyendo por analogía. En este caso, los alumnos se basarían en el parecido visual y ortográfico de esa palabra con otras familiares, lo que les puede llevar a leer “cuerda” o “cuarta”.

  • Para las personas que presentan este tipo de problemas la lectura de las palabras familiares puede ser más fluida y acertada. En definitiva, los disléxicos fonológicos leen las palabras familiares mucho mejor que las no familiares.
    Un problema en la vía léxica (dislexia de superficie) apenas reportaría errores en la lectura, pues todas las palabras castellanas pueden ser leídas correctamente mediante la vía fonológica. Tan sólo en el caso de palabras extranjeras, como Renault, se apreciarían “errores”: en vez de pronunciar “renol” las persona s con este tipo de problema emitirían secuencias de sonidos extrañas como “re-nault”. Una segunda manifestación es que tardarían lo mismo en leer una no-palabra, como “sema”, que una palabra con los mismos constituyentes: mesa. Y ello simplemente porque tenderían a tratar las dos expresiones como si fueran igualmente desconocidas. También, cabe esperar una lectura lenta, silabeante, por lo que es probable que se presenten problemas de comprensión.

    Estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario, tu opinión es importante para seguir creciendo

    A %d blogueros les gusta esto: